Facebook Twitter Google +1     Admin

SEÑORA DE SU DESTINO

20070510034747-images-37-.jpg

Realidad, no novela, es la de una mujer enigmática que diariamente barre las calles de mi ciudad.

MAYDELIS GÓMEZ SAMÓN,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación de la

Universidad de La Habana.

La veo todos los días barriendo abnegadamente las calles de esta vetusta ciudad. Su nombre es Nieves Argudín Izaguirre y nació en La Habana en 1947.

Conocía muy poco sobre ella hasta ese jueves cuando inyectó como una experta al nieto de Georgina. Entonces supe que esta sencilla mujer, que hoy limpiaba mi cuadra, había sido enfermera por más de 29 años. Quedé atónita.

Sin percatarme que se encontraba cerca de mí pregunté: ¿Por qué después de ser enfermera por casi tres décadas y jubilarse, ahora decidió ser barrendera?

“Estoy trabajando en la limpieza de calles porque el techo de mi casa está en muy malas condiciones y, aunque mis hijos están vinculados laboralmente, yo tengo que aportar mi granito para resolver entre todos este problema, me respondió sonriente.

¿Le molesta su profesión actual?

“No, es un trabajo muy decente, aunque noto que muchas personas se asombran al verme hacer esta labor.”

Me dice que sus hijos la apoyan y, ¿su esposo no?

“No  he tenido suerte en el amor, soy una madre soltera que ha pasado muchas dificultades, pero sigo adelante porque mis tres hijos y mi nieta me llenan de felicidad, con ellos no necesito a nadie más.”

¿Y no tener a su padre ha repercutido en ellos?

“No...no, siempre lo añoran, pero su ausencia no ha repercutido en nada porque la comunicación que existe en mi familia es muy amplia. Ellos me consideran madre y padre a la vez.”

¿Cómo se las ingenió en la etapa más difícil del período especial?

“¡Fue durísimo! Era la casa, la luz, el agua, la ropa, la comida y, para colmo, mi salario nunca era completo porque siempre tenía a uno de mis hijos ingresados en el hospital con asma. Imagínate, vendí el anillo de oro de mi graduación de enfermera y le compré un par de zapatos a mi hijo que estudiaba en la CUJAE; desgraciadamente no pudo terminar la carrera, no por bruto, sino para ayudarme. Se sacrificó por mí y por sus hermanas.”

¿Qué hizo para educar tan bien a sus hijos?

“Siempre les puse mi ejemplo. A pesar de los inconvenientes, negativas y tropiezos, salí adelante; si no era por un camino, cogía por otro. Nunca me quedé estancada y eso fue lo que traté de inculcarles.”

¿Le teme a algo?

“El miedo más grande que tuve fue cuando me quedé huérfana con solo siete años. Despertar y no ver a mi mamá, pero ahora no tengo miedo porque, gracias a la Revolución, mi familia ha logrado sus propósitos, tiene un futuro.”

Si pudiese virar el tiempo, ¿qué cambiaría?

“No puedo devolverle la vida a mi madre, pero me hubiese gustado  tener una niñez más feliz. También me hubiera gustado darles una vida mejor a mis hijos, que no pasaran tanto trabajo”.

Y ¿cómo ve su futuro?

“Garantizado. ¿Quieres un ejemplo?”

Sí.

“Mi nietecita me dice: ‘Abuelita, cuando yo sea grande voy a trabajar, te voy a cargar, te voy a dar la papita’. Parece que me ve en la lucha esta todos los días y hasta ella ya piensa cómo me va a cuidar. El esfuerzo no ha sido en vano”.

¿Se siente dueña de su destino? ¿Por qué?

“Sí, porque aunque la vida me ha puesto muchas pruebas, las he logrado vencer. Uno no se puede amilanar ante las dificultades, hay que crecerse, y eso es lo que yo he hecho: crecer.”

FICHA TÉCNICA:

OBJETIVO CENTRAL: Descubrir la historia de una sencilla mujer.

OBJETIVO COLATERAL: Mostrar un ejemplo a todas las personas acerca de lo que es luchar ante las dificultades y salir adelante.

Tipo de entrevista: De personalidad.

Tipo de Título: Llamativo

Tipo de Entrada: De resumen.

Tipo de Cuerpo: Clásico. De preguntas y respuestas.




Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris