Facebook Twitter Google +1     Admin

NO AL ENEMIGO DE LA MUJER

La visita al ginecólogo es vital para la detección del cáncer del cérvix.

MAYDELIS GÓMEZ SAMÓN,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación de la

Universidad de La Habana. 

Con el Programa de Diagnóstico Precoz, realizado por el Ministerio de Salud Pública desde 1968, ha disminuido un 65 por ciento la mortalidad por cáncer cervicouterino en Cuba.

El máximo pilar del programa es la prueba citológica, realizada a las mujeres sexualmente activas con edades entre los 25 y 59 años, para detectar cualquier alteración o cambio a escala celular que conlleve a una lesión cancerosa.

El aumento de menores de 25 años con afecciones premalignas en el cuello uterino propició la creación de las consultas infanto-juveniles para dar atención especializada a ese grupo de pacientes, explicó la ginecóloga Mayda Samón, jefa del Programa Provincial de Patología de Cuello.

La doctora señaló que las mujeres con mayor riesgo de padecer la enfermedad son las que comenzaron sus relaciones sexuales antes de los 18 años, las que mantienen una conducta promiscua y las que han padecido alguna infección de transmisión sexual.

"No basta con la prueba citológica", manifestó la especialista, y además alertó sobre la necesidad de asistir a las consultas de Patología Benigna de Cuello ante la presencia de cualquier síntoma. En estas consultas las pacientes son sometidas a una exploración colposcópica consistente en la observación, mediante lentes de aumento, de la superficie epitelial del cérvix.

"El cáncer cervicouterino se puede prevenir, hay que trabajar con los factores de riesgo y educar a la población en la importancia de una sexualidad segura", concluyó.


FICHA TÉCNICA:

Tipo de título: Llamativo

Tipo de lead: De Cómo

Tipo de construcción  de cuerpo: Pirámide invertida



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris