Facebook Twitter Google +1     Admin

REHABILITACIÓN A GALOPE

20070627010027-caballos.jpg

Equinoterapia. Un grupo de niños con autismo y otras discapacidades se beneficia de los efectos terapéuticos de la monta a caballo, en una singular experiencia que integra a especialistas, padres y entrenadores.

DARGIS HERRERA BUENO,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación de la

Universidad de La Habana.

Adorados por algunas culturas de la antigüedad, los caballos exhiben un excelente aval para disputar a los perros el calificativo de ser los mejores amigos del hombre.

Se dice que son muy leales a sus dueños y capaces de auxiliarlos en situaciones de peligro, pueden alertar de la presencia de intrusos, y a través de la historia sobran ejemplos acerca del papel de los equinos en las contiendas bélicas de siglos pasados y en el traslado masivo de personas.

Pero tal vez sea menos conocido el uso de estos animales con fines terapéuticos en diferentes tipos de patologías y disfunciones, si bien ya en el año 460 antes de nuestra era, el célebre sabio griego Hipócrates hablaba del “saludable ritmo del caballo”, mientras en la medicina europea de los siglos XVI, XVII y XVIII, se recomendaba montar como medida preventiva para mantener la salud.

Fue precisamente en el Viejo Continente donde surge la llamada equinoterapia después de la Segunda Guerra Mundial, en particular en países escandinavos y Alemania.

Todos para uno

Bajo la guía de un colectivo integrado por la defectóloga Elaime Maciques, directora del Centro Nacional de Equinoterapia, la licenciada Idida Rigual, el fisioterapeuta Iván Cabrera, y el entrenador de equitación y ex atleta del equipo nacional de esa disciplina deportiva, Raúl Losas, diez niños con autismo, síndrome de Down, síndrome de Rett y otras discapacidades, reciben dos sesiones semanales de equinoterapia o hipoterapia, como también se le denomina por derivarse de la palabra griega Hippos (caballo).

Aunque en el grupo hay varios menores de cinco años y otros que por presentar determinada afectación no asisten a la escuela, los padres acordaron realizar las terapias cada martes y miércoles después de finalizar el horario de clases, para no perjudicar a los que sí están incorporados centros de la enseñanza especial.

Según refiere la profesora Elaime, hay un gran espíritu de solidaridad y compañerismo entre padres, especialistas y entrenadores lo cuál le hizo aseverar que “somos una gran familia, nos apoyamos mutuamente, y de una forma u otra todos participan en las terapias de sus niños, y remueven cielo y tierra para resolver cualquier problema que pueda limitar el trabajo con los muchachos;  incluso, los papás que tienen automóvil u otros vehículos, ayudan a transportar a los otros hasta la finca, ubicada en Capdevila, en las afueras de la capital”.

Salir de la oscuridad

Carlos Llera es licenciado en Defectología y trabaja desde hace 34 años con niños con necesidades educativas especiales. En la escuela especial Abel Santamaría, de la capital, ocho menores privados de los sentidos de la vista, el oído y el habla son ahora el centro de su tarea.

“Durante años busqué información sobre el tema, y comencé a reunir todo lo que llegaba del exterior. La equinoterapia la estoy aplicando desde el 4 de diciembre del 2002, y yo mismo estoy asombrado de los resultados.

“No vemos esta técnica como un remedio de rehabilitación, sino como parte de una clase de conceptos en un medio natural. Por ejemplo, montan a caballo y, además, conocen cómo son los animales con pelo como el perro, el gato; otro día aprenden qué cosa es una guayaba o un coco, porque los tocan y los prueban. Nos apoyamos en el lenguaje de señas, que  realizamos con nuestras manos entre las suyas”.

-¿Cómo se realiza la terapia?

“La hipoterapia se aplica de manera individualizada en dependencia del tipo de limitación a tratar, e incluye la monta pasiva en la que el niño se adapta al movimiento del caballo sin hacer ninguna acción; y la modalidad activa, donde se añade la realización de ejercicios neuromusculares sobre el animal para estimular en mayor grado la normalización del tono muscular, la coordinación psicomotriz y la simetría corporal.

“También se utiliza la variante terapéutica, que se basa en la enseñanza de la equitación como deporte, en combinación con ejercicios neuromusculares y gimnásticos, la práctica de juegos, y música.”

Llera recuerda que al principio no fue fácil asociar a los niños con los caballos: “Como los pequeños tienen confianza en su maestro, cogimos sus manos y las pusimos sobre el pelo del profesor, luego sobre su propia cabeza y sobre la del compañero guía del caballo.

“Así les explicamos que las personas que los quieren ayudar tienen pelos, por lo tanto, el caballo también es su amigo.

"En la monta mejoramos la posición de sentado y la bípeda. Corregimos la columna vertebral, la acción del cuello y la barbilla. Ellos sienten satisfacción, porque les ayuda a entender las cosas”.

-¿No es peligroso utilizar caballos para estos fines?

-“Solo si no reúnen los requisitos necesarios. Tienen que ser de raza y mayores de siete años. Además, hay que entrenarlos antes de que monten los niños, para que estén cansados”.

En el mundo una terapia con equinos cuesta como promedio 1 500 dólares al mes. En España, por ejemplo, existe un proyecto con niños autistas de dos sesiones a la semana por el precio de 4 475 dólares.

Aún quedan insatisfacciones. Dificultades con el petróleo le impiden a veces trasladar los niños desde la escuela, ubicada en Ciudad Libertad, hasta Boyeros, donde los animales los aguardan.

Se abre una puerta

“No podíamos negarnos a algo tan humano”, expresó Luis Alfonso Cruz, el dueño de los caballos que cada semana, gratuitamente, cede su casa y sus animales para el proyecto de la Equinoterapia.

“Esta es una labor que impresiona mucho. Al principio pensamos que no iba a ser posible, pero el tiempo demostró su validez”.

-Como ser humano, ¿qué le ha aportado esta experiencia?

“Nos hemos sensibilizado mucho, no solo nosotros, sino los muchachos del barrio, que vienen y ayudan. La gente del barrio se ha conmovido con ellos, y lo que desean es ayudarlos”.

Luis tiene diez caballos de pura raza. Muchos han hecho acrobacia y rodeo en la Feria, como Nevado, por ejemplo, que es campeón nacional de acrobacia: “Son de mucha sangre, mucho temperamento, pero están acostumbrados a trabajar con las personas, y transmiten su seguridad y energía positiva a los muchachos”.

Este hombre cría jamelgos hace nueve años, y tiene un círculo de interés con niños de la comunidad. En el 2001 fundó la Sociedad Amigos del Caballo, que cuenta con 30 miembros. Algunos son criadores, otros simplemente sienten un gusto especial por estos animales.

“Nuestro objetivo es crear una sociedad protectora de los caballos y realizar una labor comunitaria, sobre todo con niños y jóvenes, para que dominen al animal, conozcan sus partes, su alimentación, limpieza y cuidado”.

Ampliar la experiencia

La práctica con estos niños ha motivado a otros especialistas. Así lo expresa, el doctor Humberto Martínez, vicedirector del Hospital Psiquiátrico de La Habana, interesado en trasladar la experiencia.

“Tenemos referencia de que este tipo de tratamiento se aplica en el mundo a enfermos mentales, y queremos llevar a nuestros pacientes a un mejor funcionamiento psicosocial y una calidad de vida superior”.

Con el objetivo de concretar la posible realización del proyecto, Martínez explicó que "nuestros pacientes tienen dificultades en sus relaciones interpersonales, y las que pueden establecer con los animales es muy positiva, porque es un ser vivo que no critica, no censura, y con el cual pueden desarrollar sentimientos y afectos positivos, de solidaridad. Al desplegarlos con el animal, luego los pueden desplazar a sus relaciones con personas.

“Pensamos que en el caso de nuestros pacientes la relación no sea solo la equitación, sino el cuidado general  del animal”.

Montada saludable

Hace ocho meses eran necesarias cuatro personas para que Lázaro Felipe subiera a un caballo. El miedo lo vencía. Hoy, el problema no es montarlo, sino bajarlo.

Afirma Llera que "hay que correrle la bestia, porque si no, se niega a bajar. Siente un gran amor por él y hasta lo abraza y lo besa".

Para Yanet el concepto grande y chiquito fue descubierto a partir de su encuentro con Caprichosa. Con los brazos en alto, ella la busca por el patio.

Alguien puede pensar que eso no tiene gran importancia, pero Llera asegura que es un elemento fundamental para que la niña se ubique en el espacio.

Así, poco a poco, con ternura y dedicación, con desmedida paciencia, los especialistas avanzan en la rehabilitación de estos niños.

Cae la tarde y el cansancio de Sonia, Heidy, Katerine, Déborah, Ángel, Tatiana y los demás padres es compensado por el alborozo de sus hijos.

En pocos minutos la finca quedará en completo silencio. Sobre el lomo de Centella y Palmiche parece irradiar un rayo de esperanza. 

Ficha Técnica:

Tipo de reportaje: Interpretativo. Porque expone los beneficios y avances de la equinoterapia desde los entrevistados, datos, cifras y repercusión para que sea el lector sea el que saque sus conclusiones.

Objetivos: Beneficios de la equinoterapia en pacientes que padecen múltiples enfermedades o discapacidad. Repercusión y futuro de esta práctica.   

Tipo de título: Llamativo

Tipo de entrada: Simbólica

Tipo de cuerpo: De bloques temáticos

Tipo de cierre: De caso

Fuentes consultadas:

-Activas

Defectóloga Elaime Maciques, directora del Centro Nacional de Equinoterapia.

Licenciada Idida Rigual, especialista en equinos.

Iván Cabrera, fisioterapeuta del programa.

Raúl Losas, ex atleta del equipo nacional y entrenador de equitación.

Doctor Humberto Martínez, Vicedirector del Hospital Psiquiátrico de La Habana.

Carlos Llera, profesor de la escuela especial Abel Santamaría y Licenciado en Defectología.

Luis Alfonso Cruz, dueño de los caballos.

Padres y familiares de los niños afectados 

Vecinos del municipio de Boyeros

-Pasivas:   

Reportajes televisivos, artículos y documentos sobre los beneficios de la equinoterapia en el mundo.

Transiciones:

Todos para uno
Salir de la oscuridad
Se abre una puerta
Ampliar la experiencia
Montada saludable

Planos temáticos: El reportaje comienza en pasado relatando a modo de historia una breve introducción sobre el papel del caballo en contiendas bélicas y en el traslado masivo de personas para después caer en el tema que concierne, su uso para mejorar la salud. Luego a lo largo del trabajo predomina el presente a través de las entrevistas a las diversas fuentes. Con el subtítulo: Ampliar la experiencia, se introduce las proyecciones futuras del reportaje, para retomar después el presente.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris