Facebook Twitter Google +1     Admin

FISICULTURISMO, ¿ARTE O DEPORTE?

20070721150616-fisw.jpg

El fisiculturismo, como opción de ejercicio físico, salud y estética, gana cada día más adeptos en la sociedad cubana. Múltiples polémicas se ciñen alrededor de esta disciplina que lucha por ser considerada como deporte a nivel internacional.

RAFAEL IVÁN CONCEPCIÓN MENENCIA,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación de la

Universidad de La Habana.

Felo sale de la Universidad a las seis de la tarde. En su cabeza solo tiene un pensamiento: "Debo llegar rápido a la parada, con la situación del transporte no es fácil trasladarse desde el Vedado hasta la Víbora; pero no importa, con un poco de suerte me dará tiempo de llegar al teatro de Santa Catalina antes de las siete".

Yusmer permanece el día entero parado en la puerta del Banco, las piernas le duelen y el cuello lo tiene rígido, su profesión de custodio no le permite sentarse, pero a él no le afecta, su preocupación, ahora, es otra: "Ya casi dan las seis, piensa, hace falta que el relevo no se atrase, a ver si me dará tiempo a estar en el teatro antes de las siete".

"Creo que este es el último ultrasonido del día", reflexiona Mayra, médica durante más de quince años, y a quien en estos momentos el tiempo le juega una mala pasada: "Ojalá me de tiempo a llegar al teatro de la Víbora, a las siete de la noche".

7:00 PM

El público se aglomera frente a la entrada del teatro Rita Montaner de la Víbora. En el tropel se encuentran Felo, Yusmer y Mayra, quienes habían acordado en el lugar: "Entremos rápido que ya va a empezar", apresura Mayra.

Entre los espectadores el flash de las cámaras no para, los comentarios y críticas se suceden, todo el mundo quiere opinar y se cree experto en la materia: "Yordán es el que seguro gana", dice uno. "Hay que tener cuidado, este año la gente de las provincias está muy bien", expresa otro.

Se habían enterado de la competencia por los mensajes que iban de boca en boca por los lugares que tenían en común, los gimnasios.

En el escenario, la tensión aumenta, quince competidores se alinean, tratando de ganar la vista de los jueces. Entre bastidores, los demás participantes se dan ánimo y se untan grasa en el cuerpo; atrás quedan meses de preparación física, dietas y entrenamiento intensivo.

Sus vestimentas se resumen en trusas y bikinis, de fuerte color, para llamar la atención.

El certamen comienza con una primera rutina de cuatro poses: doble bíceps de frente, pectoral lateral, doble bíceps de espalda y abdomen con pierna de frente. Iniciaba de esta manera el campeonato nacional de fisiculturismo "Mister Cuba 2006".

Un poco de historia

"La historia del fisiculturismo se remonta a la antigua Grecia, donde un hombre llamado Milón de Cretona trasladaba diariamente por un estadio a un ternero sobre sus hombros, a medida que el animal ganaba peso aumentaba la sobrecarga física de Milón, estimulando así el umbral de su desarrollo muscular. Acababa de nacer, de esta manera, el principio de la sistematicidad de entrenamiento y progresión por sobrecarga, norma vigente hasta nuestros días", ilustra Roberto Figueredo, licenciado en Cultura Física y Presidente de la Asociación Cubana de Fisiculturismo (ACFC).

"En Cuba empieza la difusión de la disciplina desde antes del triunfo de la Revolución, realizándose el primer certamen competitivo en el año 1954, hasta el año 1959. Estos concursos eran convocados por la Federación Nacional de Levantamiento de Pesas y eran auspiciados por la Comisión Nacional de Deporte", amplia el licenciado.

"Después del triunfo del Primero de Enero el culturismo cubano entró en crisis, pues, quienes asistían mayoritariamente a los gimnasios eran personas de la alta burguesía, convirtiéndose por esto en lugares de contrarrevolución. Sin embargo, mucho tiempo ha pasado de esto, y en la actualidad, solamente en Ciudad de La Habana, hay más de trescientos gimnasios, donde practican esta actividad una gran cantidad de jóvenes formados con la Revolución", agrega.

¿Deporte o no?

Según los estatutos de la Federación Internacional de Fisiculturismo (IFBB), a la cual la ACFC se encuentra asociada, el fisiculturismo es una práctica destinada a crear, perfeccionar y desarrollar el físico de forma escultural, la cual tiene sus bases en una dieta y entrenamiento científico, y donde se valora simetría, proporción y masa muscular.

Por lo antes expuesto, las personas que lo practican lo consideran un deporte, aunque para el Comité Olímpico Internacional (COI), no lo sea, porque sus competiciones son más artísticas que deportivas. Otra razón consiste en que en dicha práctica es muy común el uso de anabólicos, sustancias sintéticas que suministran hormonas y que en esta actividad son utilizadas para el crecimiento muscular.

Por otra parte, en estos últimos años el fisiculturismo ha sido reconocido por varias organizaciones deportivas como la de juegos centroamericanos (ORDECA) y la sudamericana (ODESU), participando sus competiciones como juego colateral, el cual no es oficial pero se le otorga medallas. También participó en las Olimpiadas de Sydney 2000 y Atenas 2004, reconocida por el COI como juego de exhibición.

Para Julio Arambarry Ortiz, licenciado en Cultura Física y profesor de la Universidad de la Habana, el fisiculturismo puede considerarse como un deporte porque se ajusta a las normas de una base en la preparación física, y es, además, una disciplina de carácter competitivo donde median capacidades y habilidades en un espectáculo recreativo para el público.

Deporte para todos

"Algunas personas piensan que este deporte está dedicado al culto del cuerpo; pero, más que un atributo físico es una decisión de cada persona", afirma Francisco Ramírez, ganador del título Señor Colombia e impulsor de esta disciplina en su país. "También se plantea que en este tipo de competencia es muy importante el factor genético, teniendo razón, pero igualmente se premia el esfuerzo y la perseverancia por superarse", agrega.

El fisiculturismo entra dentro de la rama de los deportes de apreciación, como la gimnasia y el clavado, donde un jurado tiene en cuenta los aspectos de: masa muscular (el atleta busca la mayor cantidad de masa magra acore a su esqueleto óseo), definición (se mide la separación en las inserciones musculares) y proporción (se considera el equilibrio de brazos con respecto a la caja toráxico y pantorrilla con respecto a los músculos del muslo).

"La competencia es un arte que incorpora la danza, a la misma vez que los contendientes enseñan las formas de sus músculos al ritmo de la música, en ese preciso momento es que se convierte en un deporte, porque hay un movimiento y una tensión de la musculatura", asegura Francisco Ramírez.

Dopaje, estigma del fisiculturismo

Por otra parte, el dopaje es uno de los flagelos que atentan contra esta práctica, ya que, en su afán de lograr resultados en un corto período de tiempo, los participantes consumen hormonas como la testosterona y anabólicos como el nerobol, sustancias perjudiciales para la salud por sus efectos secundarios.

"Es verdad que muchos atletas se dopan, -afirma el  licenciado Figueredo,- pero esto se debe en gran parte por la falta de conocimiento, porque no les llega la información correcta. La utilización de esteroides anabolizantes está terminantemente prohibida en la IFBB y ACFC. Mundialmente se acude a la industria de suplementos nutritivos, donde se obtienen sustancias de base proteica reconocidas por el COI como elemento primordial para elevar el rendimiento en todos los deportes".

Cuerpo sano, mente sana

"El fisiculturismo impone, ya que el mismo entrenamiento lo exige, un estilo de vida alejado del tabaquismo y el alcohol, -asevera el doctor Francisco Montesinos, Jefe del Departamento de Control  Médico y Entrenamiento del Instituto de Medicina Deportiva (IMD).

Disminuyendo, además, la osteoporosis, la grasa corporal, y aumenta los triglicéridos en sangre, eleva el metabolismo y ofrece mejoras para las enfermedades cardiovasculares".

¿Fisiculturismo = Narcisismo?

Desde su nacimiento, esta práctica ha estado relacionada con la figura de la mitología griega Narciso, personaje que  se miraba todo el tiempo en las aguas de un lago, y que llegó al punto de enamorarse de sí mismo, siendo por eso condenado por los dioses del Olimpo a convertirse en flor.

Sobre el tema, Figueredo responde: "Esta creencia tiende a confundir a la gente, si bien es cierto que un fisiculturista se mira mucho en los espejos, no lo hace como Narciso, sino que utiliza éste como herramienta para poder darse cuenta de las imperfecciones de su cuerpo".

Asimismo, el doctor Montesinos señala que para la persona afectada mentalmente, mirarse en el espejo puede llegar a ser una afección patológica.

Una reflexión necesaria

Para Luis Ortega, licenciado en Cultura Física y practicante de fisiculturismo, el tema del cuerpo y la mente ha sido fuente de polémicas filosóficas desde la antigua Grecia, donde se reprobaba el cuerpo como algo corrupto y mortal, el cual había que desechar para buscar el mundo superior de las ideas. Esa filosofía, asumida por la iglesia y la escolástica medieval, que condenaban al cuerpo, por ser, para ellos, fuente de pecado.

Para discrepar con este pensamiento se remite a un artículo del periodista Rafael Acosta, publicado en La Jiribilla, con el título: El cuerpo, ese texto tan antiguo, en el que plantea: "Sólo un puritano podría estar en desacuerdo con la concepción del cuerpo humano como un enigmático teatro donde se produce todo tipo de intercambios (de materia, pensamiento y sensaciones) entre el mundo exterior e interior".

"El fisiculturismo es una manera de buscar armonía con nosotros mismos", señala Luis. "Es una unión de mente y cuerpo que enriquece el espíritu y nos hace mejores seres humanos".

Ficha técnica:

Tesis: El fisiculturismo como opción de ejercicio físico, salud y estética, y su consideración como deporte.

Tipo de reportaje: Interpretativo.

Tipo de título: Llamativo.

Tipo de entrada: Descriptiva.

Tipo de cuerpo: De bloques temáticos.

Tipo de cierre: De conclusión o resumen.

Estrategia de fuentes:

Activas:

  • Roberto Figueredo, licenciado en Cultura Física y presidente de la ACFC.
  • Francisco Montesinos, doctor y jefe del departamento de control médico y entrenamiento de IMD.
  • Julio Arambarry Ortiz, licenciado en Cultura Física y profesor de Preparación Física en la Universidad de La Habana.

Pasivas:

  • Documentación de la ACFC
  • Martí y el Deporte
  • Publicación La Jiribilla, periódico Vanguardia
  • Internet



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris