Facebook Twitter Google +1     Admin

MÚSICA PIRATA, ¿LA OPCIÓN?

20070801225348-discow.jpg

La piratería musical, entendida como reproducción ilegal de canciones con ánimo de lucro, se ha convertido en uno de los más rentables negocios ilícitos. Hoy mueve un capital superior a los mil millones de dólares. Cuba no escapa a este creciente fenómeno.

WALDO FERNÁNDEZ CUENCA,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación de la

Universidad de La Habana.

Al caminar por la céntrica calle Infanta no podemos dejar de observar la avalancha de discos que casi en plena calle tocan a curiosos y compradores. Hay de todo, desde la Década Prodigiosa hasta el pegajoso reggaetón. El vendedor da garantías y asegura calidad en su producto.

Cualquiera pudiera pensar que solo tienen la tan demanda música internacional, pero también poseen los muy gustados salseros y trovadores cubanos. Es música ilegítima, pirateada.

¿De donde proviene?

Con la aparición de la tecnología digital, copiar música en gran escala puede realizarse hoy en pequeños espacios y sin grandes recursos. Esto ha posibilitado la aparición de vendedores ilegales en cualquier punto de la ciudad, señala Lucía Cañas, especialista en marketing de la disquera Lusáfrica.

‘'La piratería musical en Cuba es un fenómeno relativamente nuevo, mas tiene causas multifactoriales. Por ejemplo, una de ellas es la política de doble moneda que hay en el país. Crear un disco es un proceso caro y solo se realiza en divisas por lo cual su presentación necesariamente es en esta moneda. El consumidor busca los mejores precios y donde los encuentra es en el mercado negro'', afirma Reynaldo Hernández, gerente de comercio internacional de la disquera BIS MUSIC.

Otra de las causas es la nula oferta discográfica de renombrados cantantes de talla internacional en los establecimientos acreditados para ello. Por ahí se ‘'cuela'' parte de la demanda de discos piratas.   

Por los altos costos de importación y un mercado interno limitado en la adquisición de divisas, estos discos no encuentran salida, por lo cual la política del país ha sido no adquirir tales productos, señala Hernández, comercial de BIS MUSIC, cuya disquera es la única autorizada en la adquisición de música internacional.

Al no existir un mercado en moneda nacional que responda a los gustos de la población, la piratería se convierte en la opción, en la vía que tiene el cubano medio para obtener la música de su preferencia, comenta Lucía Cañas, experta también en marketing para productos de ocio. 

Pirateando la economía

A Carlos Hierrezuelo le fascina las canciones de Ricardo Arjona, posee toda su discografía, pero ninguno de sus CD los compró en la red de establecimientos que ofertan música en la ciudad.

‘'Este cantante, como muchos otros de fama internacional, no los encuentras en ninguna tienda, aparte de los elevados precios para adquirir compactos originales, todos los discos se los he comprado a particulares'', comenta este trabajador de ETECSA.

‘'Yo no te puedo asegurar una cifra, pero vendo bastante mis discos y me compran de todo, solo los turistas pueden con la música original que hay en las tiendas'', asegura Pablo Rodríguez vendedor de discos ‘'quemados'' en Infanta y San Miguel.

Aquí yo siempre encuentro los artistas que me gustan, eso no lo puedo ver en otro lugar, ni mucho menos a estos precios, dice Mileydis Suárez, trabajadora de Copextel. 

Un dato que refleja hasta dónde puede estar afectando el comercio pirata a las compañías disqueras, es la venta anual en la Isla. Según BIS MUSIC se venden más de 100 mil discos vírgenes, volumen superior a lo facturado por todas las casas discográficas cubanas y foráneas acreditadas en nuestro país.

En Cuba no se han realizado estudios profundos sobre esta problemática, mas una simple comparación de las ganancias en los últimos años de la mayor disquera del país, la EGREM, da cuenta de una baja en sus ingresos. ‘'Nuestras ventas minoristas han bajado en los últimos tiempos'', afirma Luis Kedir Moreno, gerente de Comercio Nacional de la casa disquera EGREM.

La piratería es un acto de robo a disqueras, cantantes y productores, una plaga que corroe al mercado internacional del disco, provocándole millonarias pérdidas. Nosotros debemos combatir este negocio, asevera el trovador Samuel Águila. 

Corsarios legales

Gonzalo se muestra tranquilo, le enseña sus CD a cientos de transeúntes que pasan por la concurrida esquina de 42 y 19 en Playa. Increíblemente, posee un permiso legal para su venta.

La legislación cubana actual no contempla este acto como un delito, factor que ha favorecido también el auge de la práctica.

Estamos reelaborando todas las disposiciones actuales en materia jurídica respecto a estos problemas, pero todavía tenemos baches, comenta Yoelis Díaz, asesora legal del Instituto Cubano de la Música (ICM).  

Otro de los problemas que favorece el desarrollo de la reproducción ilegal de discos es la actual política de precios establecida para la venta de los mismos.

‘'Es rígida y estática, no nos permiten rebajar precios a medida que pasa el tiempo y el disco pierde actualidad, no se vende igual un disco acabado de salir al mercado que uno de hace 10 años, esto afecta una mejor venta'', asegura Ernesto Domínguez, jefe económico de la casa discográfica BIS MUSIC.

Aunque a diferencia de otros países, la piratería musical en Cuba no reporta pérdidas millonarias, pero la industria discográfica antillana no puede darse el lujo de permitir semejantes actos ‘'ilícitos''. Es necesaria una revisión de precios, ajustarlos un poco más al nivel adquisitivo del pueblo. Debe aumentar la oferta en moneda nacional, escasa y a veces de baja calidad. Solo así podremos mantener el bien ganado prestigio de la música cubana.

Nota: Algunos nombres han sido cambiados a solicitud de las fuentes.

Ficha Técnica:

Tipo de Reportaje: Interpretativo: porque se basa en la contraposición de fuentes, da una visión lo más abarcadora posible del tema, desde diferentes ángulos. Analiza la situación, perspectivas, origen y consecuencias. 

Tesis del Reportaje: Mostrar la afectación y causas de la piratería musical en Cuba.

Tipo de Entrada: De Sumario

Tipo de Cuerpo: De bloques temáticos

Tipo de Cierre: De conclusión

Estrategia de Fuentes:

Activas:

Especialistas en ventas de las casas discográficas EGREM, BIS MUSIC, LUSAFRICA.

Vendedores de discos piratas.

Compradores de estos compactos.

Especialista Legal del Instituto Cubano de la Música.

Pasivas:

Informe sobre Piratería en el Mundo del Centro de Investigación y Desarrollo de la Música.

Consulta en Internet.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris