Facebook Twitter Google +1     Admin

DÍAS DE CERTEZAS CHIQUITAS

20071018060633-rd.jpg

MERCEDES ALONSO,

desde República Dominicana,

cortesía para Isla al Sur.

Más de 850 millones de personas pasan hambre en el mundo, en tanto que la Declaración Universal de los Derechos Humanos establece:"El derecho a la alimentación es el que tiene toda persona a contar con un acceso regular a alimentos suficientes, adecuados en el aspecto nutricional y culturalmente aceptables para llevar una vida sana y activa".

Los días 16 y 17 de octubre, la humanidad conmemora el Día Mundial de la Alimentación y el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, respectivamente.

Desde 1993, la declaración de la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 47/196 llama a "promover mayor conciencia sobre las necesidades para erradicar la pobreza y la indigencia en todos los países, en particular en los países en desarrollo - necesidad que se ha convertido en una de las prioridades del desarrollo".

Nada resulta tan triste como la pobreza sin dignidad. Traigo a la luz aquellas voces de los abuelos en tiempos difíciles cuando sentenciaban: "Se puede ser pobre, pero nunca dejar de ser dignos".

Hay un sentimiento elemental que involucra a los humanos. Da igual la clase social de la cual proceda. Pero, cuando las necesidades primordiales no son cubiertas surgen fisuras indeseables para satisfacerlas.

Nada incrementa más la tasa de la violencia como el número de desempleos, o el tiempo carente de enseñanzas o programas educativos que alimenten el alma y el ser.

En República Dominicana, las familias más ricas concentran el 56% del ingreso nacional, mientras que el 20% más pobre recibe sólo el 4%. La rentabilidad de la educación en esta nación es de las más bajas en América Latina y el Caribe, según estudios del Banco Mundial.

En la Cumbre del Milenio, los jefes de Estado y de Gobierno, se comprometieron a reducir a la mitad, hasta el año 2015, el porcentaje de las personas que viven en la indigencia - cuyos ingresos sean inferiores a dólar por día.

Dominicanas y dominicanos se preguntan, ¿quién liderará el futuro del país? ¿Quién o quiénes replantearán, en el decir de Galiano, este " Tiempo de derrumbamiento y perplejidad; tiempo de grandes dudas y certezas chiquitas".

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris