Facebook Twitter Google +1     Admin

QUINO SE PREGUNTA: ¿Y EL FUTURO?

20071022024803-justo1w.jpg

JUSTO PLANAS CABREJA,

estudiante de cuarto año de Periodismo,

Facultad de Comunicación de la

Universidad de La Habana.

Quino pasará a la historia gracias a ese personaje mágico que ha hecho reír tanto, muchas veces para no llorar. Me refiero a Mafalda, aunque también los cubanos lo conocen por aquellos Quinoscopios que hiciera para el audiovisual con Juan Padrón por director. Este año, ni Mafaldas ni Quinoscopios, llega a nosotros gracias a la editorial José Martí con un libro de caricaturas que lo retrata argentino de pies a cabeza: ¡Qué presente impresentable!

Si alguien cree que la carcajada y la caricatura son sinónimos, ese no es Quino. ¡Qué presente impresentable! es una lágrima hecha puño. Así dice: "Para dibujar el cielo, no hace falta dibujar el cielo. Dibujamos un ave volando y... ¡El papel es el cielo! Para dibujar nuestro planeta hoy, no hace falta dibujar nuestro planeta hoy: tiramos el papel a la basura... ¡El papel es nuestro pobre planeta hoy!"

Las caras tristes sobran en el libro y los finales son una cara triste. Pero Quino se rebela ante este el final. Es tanta la fuerza de sus ideas que a veces sobran las palabras, las caricaturas desnudan el mensaje de un solo flechazo.

Un psicólogo diría: "Quino se siente viejo", pero a esta idea podemos llegar todos. No se encuentra en la revolución tecnológica que sufre el  mundo. Una mujer se horroriza de la comida transgénica. Un niño pela un pescado como si fuera un plátano con la mayor naturalidad del mundo. Un mendigo pide limosna con las siguientes palabras: "¡Señor, un BIT, por amor de clon!" Los perros ladran: "¡Scanner! ¡Scanner!"

La crisis económica que ha golpeado a Argentina los últimos años se ve reflejada también en sus historietas. Quino es respetuoso, no quiere reírse porque sufre, sufre mucho por su país. Una mano apabullante, un micrófono, y una gran boca someten multitudes sorprendidas con las siguientes palabras: "¡El Estado solo debe ocuparse de resolver problemas del estado, no de la gente!"

¡Qué presente impresentable!, así con signos de exclamación y todo, resume la indignación de Quino, un hombre que no se encuentra ya en el planeta en que vive. ¿Y usted qué piensa?

Por ahora busque este libro de caricaturas que bien podría ser un periódico, o un ensayo sobre este mundo postmoderno. ¡Qué presente impresentable!, así grita este libo de la editorial José Martí que podemos adquirir por ocho pesos en cualquier librería del país.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris