Facebook Twitter Google +1     Admin

CICATRICES EN LA MEMORIA

20071231135428-cr.jpg

Ciro Redondo García murió el 29 de noviembre de 1957 en la Sierra Maestra. Hoy, su hermana cuenta detalles de la vida del combatiente.

MARÍA CARIDAD GUINDO GUTIÉRREZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Zobeida Redondo sonríe de  forma especial. Todavía se resiente de una operación de vesícula. Me escucha con mucha dificultad y apenas puede corresponder a mi saludo. Pero sus 82 abriles le conservan aún alegre y dicharachera. Sobresale en ella  la  energía contagiosa y las ansias de vivir. Los diminutos ojos son el reflejo de la tenacidad, aunque en ocasiones se nublen o extravíen en el vacío ante el recuerdo del hermano querido: ’’noble, maravilloso y, eso sí..., muy enamorado”.

Es esa la  definición de una mujer sencilla, la  de mayor valor si se trata de recordar a Ciro Redondo  en el  aniversario 50  de su caída en combate. 

Apenas puede disimular la emoción. Es difícil permanecer impasible. Zobeida conoce del dolor inmenso que provoca la pérdida de un ser querido. Aún así, accede a conversar.

‘’Soy la mayor de tres hermanos. En la casa se reunían Julito Díaz, Ramiro Valdés, entre otros, y jugaban alegremente en el patio con los pantalones rotos. Ciro era un niño como otro cualquiera, juguetón y travieso.Todos ellos eran magníficos muchachos y muy respetuosos”.

En su memoria se dispersa el momento de la partida hacia el Moncada: ’’Nunca hizo comentarios sobre los preparativos de la acción. El hecho fue una sorpresa para todos. La noticia llegó por la radio, recuerdo que nuestra madre sufrió mucho con lo que se decía. Temíamos por la muerte de mi hermano”.

Después narra la etapa en la prisión fecunda. Está muy presente en ella la expresión en el rostro de Ciro “que no se borrará jamás de mi vida. Fuimos a verlo esposo y yo  a Isla de Pinos gracias al cuñado que trabajaba allí. Nos amenazaron si contamos lo que habíamos visto. La familia de Julio Díaz  nos esperaba ansiosa de noticias. En ese momento no pudimos decirle nada. Después iba a verlo dos veces en el mes”. 

La vida de aquella familia cambió para siempre: ’’La policía registraba la casa frecuentemente y nos mantenía vigilados. Aquellos eran tiempos muy difíciles, marcados por la represión y persecución del gobierno de turno. Pero las dificultades no pudieron doblegar el carácter de Ciro, él estaba convencido de la importancia del sacrificio para conquistar la soberanía de la patria, jamás hubo en él arrepentimiento alguno”.

Después de la amnistía de mayo de 1955, los jóvenes del Movimiento 26 de Julio marcharon a México para consolidar los preparativos de la última etapa de las luchas por la independencia: “Lo despedí en el puerto. Iba a bordo del barco Covadonga. Recuerdo sus palabras antes de partir: ‘Mi hermana, vuelvo pronto’”. Zobeida hace  silencio, una pausa, y después: ’’No volví a verle’’

También en las paredes están presentes las huellas de aquella época. En el  comedor, una foto  desde México, sonriente: ’’A mis padres con todo el cariño de su hijo Ciro Redondo. 6-11-1955’’.

Las manos, inquietas por la amargura, y las pupilas se humedecen. En el momento de la conversación, la voz se resquebraja: ’’Conocimos de su muerte por las noticias... Conservo con mucho cariño su guayabera, un pulóver de estambre y la libreta de notas con su firma. Esos objetos tienen para mi un valor inapreciable’’.

Zobeida estuvo en marzo junto a su familia en Mar Verde, corazón de la Sierra Maestra. Afirma que todavía se aprecian los impactos de balas en los árboles. Su mayor anhelo era, antes de morir, visitar el lugar donde cayera el hermano poco antes de cumplir 26 años. Pero ella sabe de todo lo que puede aportar aún a la conciencia histórica de las nuevas generaciones.

La picardía regresa a las pupilas, ellas expresan, además, el inmenso orgullo que siente por la obra de la revolución: ’’Mi hermano pagó un precio muy alto por sus ideales.Tengo la satisfacción de que no ha sido en vano”.

FICHA TÉCNICA:

Objetivo Central: Obtener información sobre la vida  de Ciro Redondo.

Objetivos colaterales: Acercarnos a algunos detalles de su quehacer revolucionario y recordarlo desde la perspectiva de su hermana.

Tipo de entrevista:

Por su forma: De citas
Por su contenido: Biográfica
Por  el canal que se obtuvo: Encuentro directo

Tipo de título: Literario
Tipo de entrada: De retrato
Tipo de cuerpo: De citas
Tipo de conclusión: De opinión o comentario del entrevistado

Fuentes consultadas:

Guevara Ernesto: Pasajes de la guerra revolucionaria. Fuente documental.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris