Facebook Twitter Google +1     Admin

“EL ARTE ES IMPREDECIBLE”

20080312195555-caballete.jpg

Hacer del arte una especie de medicina natural, para estimular la creatividad y la belleza que puede producir el ser humano, es el principal propósito del pintor Armando Rodríguez.

GRETEL HERNÁNDEZ IGLESIAS,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Armando Rodríguez puede preciarse de una extensa obra avalada por una exitosa carrera. Poesía, sensualidad, erotismo, son los temas de sus lienzos. Gracias a una sólida formación académica, es dueño absoluto de los recursos expresivos. El talento y la inspiración son las razones por las cuales está incluido entre aquellos que enriquecen la plástica cubana contemporánea

Pintor, dibujante y grabador, ha transitado por diferentes temáticas, y la más reconocida es la que trata el erotismo, pero sus códigos y su lenguaje conforman una identidad que ofrece una visión personal del universo.

Cerca de 40 exposiciones personales han permitido al público acercarse a ese mundo sugerente de flores y desnudos de mujer,  tanto en Cuba como en Argentina, Portugal, Puerto Rico, Suiza, Mónaco, España, Japón, Estados Unidos, México y Costa Rica.

Nacido en un pueblecito de la provincia cubana de Villa Clara, Armando Rodríguez transitó por escuelas  e institutos superiores de arte, y con esas armas buscó sus propios códigos.

-¿Qué es el arte para usted? 

Habría tal vez que buscar palabras bien pensadas, inteligentes, para hacer honor al significado del arte en cualquier parte del mundo, o para cualquier persona en este planeta. Para mí es algo grande, este oficio es una especie de medicina natural, un don que el propio hombre ha desarrollado, y estimo mucho su capacidad de estimular la creatividad y la belleza producida por el ser humano.

-¿Considera que el arte en sí mismo persigue un objetivo?

El arte es impredecible. El arte alcanza su categoría a partir de que es algo nuevo, que no se puede planificar, que brota de manera especial en cada persona, en cada generación, en cada estilo. No podría decir si pudiera existir una predeterminación.

-Siempre comenta que sus orígenes lo llevaron a esta profesión. ¿Podría hablarnos acerca de ello?

Fui favorecido por mi familia, por el entorno, por las relaciones de mis padres, por la poesía campesina, por la música y las danzas populares. Eso me estimuló a que yo apreciara la posibilidad de incorporarme a estudiar artes plásticas. Me presenté a las pruebas y fui aceptado.

-Hablemos de sus temas esenciales, sus diferentes etapas, lo épico, lo campesino, el erotismo.

Pienso que caracteriza mi trabajo, en lo técnico, un toque distinto en cada momento, el sentido de la sutileza, la sensualidad. Eso, aunque abordara cualquier asunto. He tenido varias series o etapas a las que he dedicado mucho tiempo y han concluido con alguna exposición. En mis inicios expuse en el Museo Nacional obras dedicadas a la niñez.  Le dediqué mucho tiempo a esa serie. Casi la vida me ha llevado a reflejar la niñez. A veces es un elemento que aparece como un asunto dentro de otro gran tema que ha podido ser la épica mambisa o el erotismo.

Otro tema que mantengo es el del embarazo, a la maternidad me interesaría dedicarle más tiempo, hacer una exposición sobre ese momento tan importante para la mujer y en la vida familiar.

-¿Por qué el predominio del color azul en sus pinturas?

Es un color que me atrajo, pero en los últimos tiempos no está. Hice una exposición sobre ballet en verdes y azules oscuros. Ahora una serie con fondo negro. Se puede conseguir el sentimiento, la pasión, la entrega, contrastado con la ternura, con los ocres. 

-¿Ha hecho retratos alguna vez?

Sí, he hecho unos cuantos retratos, por oficio y por solicitud, entre ellos hecho a José Martí, al Che y a muchos otros mártires. 

-¿Qué se propone destacar en ellos? 

Primero, no son retratos que intentan ser elogiados por el brillo del ojo o la pestaña precisa. Busco comunicar la personalidad de quién  he retratado. Se me hace difícil porque cualquier obra está marcada por una manera, un estilo, una forma, entonces hay que buscar la solución para que tenga la fuerza, el contraste, la energía, la expresividad que pide el que es pintado.

-Una exposición es el momento en que el artista y el público se encuentran. ¿Cómo prepara una muestra? 

Lo ideal es que una exposición se pueda planificar, conformarla con  el tiempo que ella reclame para que salga bien. No solo para lograr un buen catálogo, sino lo principal, la curaduría, elegir el tema. Ahora bien, no se puede pintar para un muestra, ese es el asunto. Cuando tú trabajas bajo presión te estás auto provocando a equivocarte, porque vas a llevar alguna obra que no dice nada. Una exposición es para alcanzar en su conjunto lo que quieres con una sola obra. Estás buscando un hecho artístico. Necesita tiempo. Por eso a veces me proponen exhibir y no acepto, hay que trabajar. Este año estoy trabajando para una presentación personal.

-¿Cuántos cuadros ha pintado?

Realmente llevo muchos años pintando y nunca me he detenido a contarlos. Solo como referencia puedo comentar que en el 2006, considerado como uno de los períodos más productivos, realicé más de 50 obras.

-¿A qué se debió tanta creatividad?

A proposiciones que no podía dejar pasar. También fue una etapa de estabilidad, inspiración y buenas oportunidades, entre ellas, exposiciones en Estados Unidos, y en Lisboa, Portugal.

-¿Cómo proyecta su labor profesional?

Lo que me ocupa más tiempo es la concepción de la idea. Luego su plasmación  transcurre rápidamente, de manera natural y fluida. Mi trabajo es un proceso a veces sencillo y a veces complejo.

-¿De cuáles de sus obras no se desprendería nunca?

Hay un grupo de ellas que me acompañarán por siempre. Algunas las guardo en mi casa y otras en casa de familiares y amigos. Desde hace algún tiempo, y lamento no haberlo hecho desde el principio,  conservo de cada exposición un ejemplar. Cada uno es un escalón importante en mi trayectoria profesional.

-¿Ha trabajado alguna vez la cerámica o la escultura?

Sí, además, pienso incursionar en la integración de diferentes tipos de soportes.

-¿Qué significa para su obra la figura humana?

Es muy importante y ha llenado una gran parte de mi obra, cuando opté por el estudio de artes plásticas, lo que más me interesaba era el movimiento. Después me fui percatando de que en mis cuadros, sin quererlo yo, aparecía siempre la figura humana, y esto ya es parte de mí.

-¿Emprende la realización de varios cuadros a la vez?

Sí, siempre tengo ideas que se van madurando hasta que llega el momento de plasmarlas, de recrearlas, de ir al detalle.

-¿Alguien más de su familia se dedica a la pintura?

Mi sobrino, que tiene 15 años, se está preparando para las pruebas de la academia San Alejandro. Yo lo llevo muy recio, pero considero que posee condiciones.

-¿Tiene algún nuevo proyecto?

Seguir pintando, pues para mi es una necesidad. Continuar con muestras personales dentro y fuera del país.

-¿Qué cree de la recurrencia de los temas en algunos artistas?

Pienso que cada artista debe tratar de renovar siempre sus trabajos, porque precisamente eso es lo que nos mantiene vivos y hace que nuestra labor sea más interesante, que tenga un mayor número de seguidores. El desarrollo de nuevas ideas y tendencias puede ser agradable tanto para el creador como para el público que lo recibe.

Ficha Técnica:

Objetivos Centrales: Conocer sobre la vida y obra de este artista de la plástica.

Objetivos Colaterales: Conocer los proyectos que desarrolla en este momento y   en qué consisten.

Tipo de entrevista:

Por su tipo: Clásica
Por su contenido: De personalidad.
Por el canal que se obtuvo: Vía directa

Tipo de Título: De cita textual.
Tipo de entrada: Biográfica.
Tipo de Cuerpo: Clásico de preguntas y respuestas.
Tipo de Cierre: De opinión.

Fuentes Consultadas:

Armando Rodríguez (pintor), familiares y amigos del artista. No documentales.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris