Facebook Twitter Google +1     Admin

ROCK EN 23

20080316173919-roquero.jpg
Durante décadas los seguidores del rock en Cuba se han visto casi sin espacios donde poder disfrutar su música. Últimamente la situación tiende a variar.

PAULA COMPANIONI REYES,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Uno de los mayores problemas que enfrentan los roqueros en Cuba actualmente son las pocas posibilidades de disfrutar la música de su preferencia por la falta de espacios que defienden ese género.

A solo unos días de que el año 2007 llegara a su fin, la Unión de Jóvenes Comunistas comenzó una nueva iniciativa en cuatro puntos diferentes a lo largo de todo el Vedado citadino.  El propósito era que los jóvenes pudieran celebrar el aniversario 49 de la Revolución con una recreación sana, promoviendo diversos estilos musicales.

Con sede en el parque de la calle 23 y la avenida G, radica uno de esos puntos, el cual cuenta también con el apoyo de la Agencia Cubana de Rock (ACR).
 
“Es una idea para hacer conciertos en el propio lugar donde se reúnen los roqueros habitualmente, nosotros habíamos tenido reuniones con la Juventud para no sacar a los muchachos de aquel lugar, sino trabajar con ellos desde allí mismo”, comentó Yuri Ávila Campo, directora de la ACR.

Más que un capricho, un motivo

Muchos seguidores del rock desdeñan su historia en Cuba, pero su futuro podría cambiar. Juan Camacho, locutor del programa radial Disco Ciudad e investigador de dicha música, lo interpreta de esta manera.

“Creo que actualmente hay mucha más conciencia de qué es el rock y no se ve como un fenómeno dañino, que socialmente pueda hacer algo perjudicial para las generaciones que estén interesadas en ese tipo de música.

“Pero mientras no sea apreciado en la medida de que puede brindar altos resultados si se le promueve bien y se le apoya, seguirá mal. Si se le permite desenvolverse ampliamente, creo que podríamos tener efectos maravillosos.”

La Asociación Hermanos Saíz (AHS), en representación de la UJC, lleva varios años desarrollando actividades con el fin de promocionar el tan controvertido género, un punto a su favor es la creación de la Agencia Cubana de Rock.

“Nació en julio del 2007 –explica su directora- y es apoyada en primer lugar por la AHS, que es de donde sale toda esta idea y por el Instituto Cubano de la Música y el Ministerio de Cultura.

“Tenemos, además, apoyo del gobierno, que nos ha escuchado bastante. Siempre con el propósito de atender las agrupaciones de rock, tratar de comercializarlas y estabilizar los conciertos.

“Situar una política coherente a la hora de enfrentar este género, con la misma seriedad y calidad que pueda tener otro en el país, es nuestra meta. Algo que nunca se ha hecho.”

Luis Ramón Pérez, quien asiste habitualmente a los conciertos que en G se ofrecen, mantiene que la promoción del rock cubano más que un capricho de los roqueros, debería ser un motivo de orgullo.

“Llevo más de 20 años de roquero y estoy viendo que el país se ha dado cuenta que el género no es malo. La música se siente y no hay que ser un delincuente o antisocial para disfrutarla.

“Casi siempre que los cubanos nos proponemos hacer algo lo hacemos bien. Debería ser un orgullo que pese a todas las dificultades y diferencias, hayan bandas de rock cubanas, porque nos gusta ese estilo y no porque sea un capricho.

Diferencias en la acogida


Los viernes y sábados por la noche muchos roqueros pueden estar en el parque G sin que la policía los requiera como en tiempos atrás. Su estilo, música y «forma de vida» es defendida en ese espacio.

Yoel de la Rosa, de 36 años y quien desde los 16 es asiduo visitante del parque, piensa que “en Cuba no había promotores del rock hasta los años 90, luego la situación cambió con la aparición de la Agencia (Cubana de Rock); ahora tenemos quien nos defienda.

“El trabajo que está haciendo significa mucho para nosotros. Yo vivo en Quivicán y como allí no hay lugares donde pueda ir a disfrutar de la música que me gusta, desde que tengo 16 vengo todos los fines de semana que puedo.

“Ahora es distinto, porque los viernes y sábados podemos venir y «rockandrollear» sin que la policía nos moleste y con el apoyo del gobierno. Esto es un paso de avance, por ese lado la Agencia está teniendo buenos resultados.”

Por otra parte, la ACR también tiene su opinión en la voz de Yuri Ávila, la directora: “Yo creo que ha sido una experiencia  muy exitosa, y se lo debemos a la política que está llevando la UJC de practicar una recreación sana.

“El 28 de diciembre hicimos un concierto con tres agrupaciones. Estuvieron Tendencia, Hipnosis y Escape, y a partir de esto tuvimos la feliz noticia de que la Juventud pretendía apoyar la iniciativa por más tiempo, pues quiere hacer una revitalización de todo lo que es la feria de 23 para los jóvenes y adultos.
 
“Es un trabajo serio que se está realizando para todos los que no tienen un nivel adquisitivo importante. La mayoría de los clubes son en divisa y no todos pueden ir. Ahora estos jóvenes tienen una manera de recrearse en el mismo 23.”

Sin embargo, no todos echan culpas a las autoridades por el poco desarrollo del rock en Cuba. Estéfani González, de 16 años y también fanática del rock y del parque G, sostiene que “el rock, como movimiento, en Cuba está muerto.

“Esto se debe a la mala calidad de las bandas nacionales. Una oye las extranjeras y queda encantada, en cambio cuando escuchas las cubanas te dan ganas de quedarte sorda.

“Creo que más que nuevos espacios, lo que en realidad debería es haber escuelas donde se les enseñara cómo se toca un buen rock, sin ánimos de ofender a nadie.”

Trabajar para el desarrollo

Pero Juan Camacho, quien se ha dedicado al estudio de ese género musical, no adopta la misma actitud que Estéfani.

“Hay algunas bandas de rock en la actualidad que van por buen camino. Creo que sí hay gente que está llegando a lo que musicalmente quiere, asumiendo diferentes posturas importantes.

“Así, rápidamente, puedo citar algunos nombres como Tesis de Menta, Hipnosis y Aria, en quienes confío. También me atrevería a decir algunos más que vienen bastante cerca, como Odisea y Bouquet.     

“Pero lo más importante es que haya promoción. Amplitud de criterios en cuanto a asumir determinadas posturas por parte de los grupos, que «no se crean cosas».

“Hay que estudiar el instrumento, dejar llegar diversas influencias, otro nivel de conocimiento, investigar en diferentes músicas que pudieran ser hermanas del fenómeno rock (jazz, clásica, electrónica), vertientes del mismo (blues, punk) y no creer que lo que ya tú tienes es como un credo y con eso vas a seguir hasta el final, porque así se niega el desarrollo.”       
En Cuba se tocan diversos géneros como el heavy metal, el death metal, el hardcore, el black metal, el rock alternativo y el punk. Hay muchos grupos que incursionan en las variantes más gustadas del momento. Dentro de ellos se encuentra el new metal, destacándose la banda Rice and Beans, que a pesar de que canta en idioma inglés, su trabajo rítmico y melódico con la fuerza del sonido de sus guitarras la hacen original. Motivan, incluso, a los que no son amantes del estilo ni del Rock.
En aras del porvenir

A pesar de que haya una paulatina difusión y aceptación del rock en Cuba, queda una interrogante acerca de su futuro.

Yuri Ávila, directora de la ACR, comenta: “Creo que la ayuda para este género ha llegado un poco tardía. También, que se cercenó la historia del rockandroll cerrando El Patio de María (Casa de Cultura Roberto Brandly), donde había un ambiente muy interesante cimentado por más de quince años.

“Hubo un tiempo en que los conciertos en la ciudad eran algo muy esporádico, esto la nueva generación lo refleja diluyéndose en otras tendencias como es la música electrónica o el reguetón.

“Hoy hay un nuevo reclamo, se trabaja otra vez  para ganar a esos muchachos. Hay muchos retos para la Agencia. Creo, además, que tiene que haber mucha más apertura, más visitas de agrupaciones de rock internacionales. Poner este género en un lugar que pueda comercializarse, como cualquier otro.

“Cuba es un hervidero de talentos en cualquier cosa que se proponga. No se le ha prestado atención a este género, por eso es tan relegado y lleva muchos años de atraso en relación a otros países donde si hay un fuerte desarrollo del rock.”      


 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris