Facebook Twitter Google +1     Admin

LA DESCONOCIDA VOZ

20080418185446-voz.jpg

Profesores Generales Integrales ignoran en qué consiste la educación vocal.

LIVHY BARCELÓ VÁZQUEZ Y PATRICIA ROSALES MORENO,
estudiantes de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Caminado por entre las limpias y rectas calles de Ciudad Libertad, llegamos al Edificio Central del Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona, la construcción más alta de este centro formador de docentes. Nuestro objetivo: conocer si en los planes de estudio se incluye una asignatura dedicada a la educación vocal de estos futuros profesionales que requerirán de toda atención para preservar la voz, una de sus imprescindibles herramientas de trabajo.

Tras nuestro afán por saber sobre esta cuestión, localizamos a la vicedecana docente de la Facultad de los Profesores Generales Integrales (PGI), Deisy Fraga Cederé, quien declaró que en los planes de estudio no hay ninguna asignatura que aborde la educación vocal de manera directa. Consideró, además, que no existe una comprensión real del tema por parte de los profesores.

“El desconocimiento se debe, en mi opinión, a que centramos nuestro trabajo en problemas de contenido, dando menor importancia a las competencias profesionales”, afirmó la master Fraga Cedré.

En la búsqueda de opiniones contactamos con la profesora Marilín Artiles: “Sí, el tema se imparte, pero no como asignatura. Se le brinda importancia, incluso, hay un médico que hizo un trabajo aquí sobre las implicaciones que trae para la salud el incorrecto uso de la voz”, manifestó.

Por otra parte, Angelina Romeu, profesora Titular de la Facultad Media Superior, comentó que el tema no constituye contenido independiente, pero que en algunas asignaturas de la carrera se aborda someramente, más bien por interés personal del profesor.

No podíamos pensar en la educación vocal como un tema sin importancia en una carrera en la que el proceso de aprendizaje y de comunicación fundamentalmente recae en el empleo de la voz. Su uso incorrecto por parte de los docentes no solo turba el proceso comunicativo, sino que también ocasiona serias afecciones para su salud. Incluso, puede provocar enfermedades de tipo profesional.

El doctor Luis Álvarez Lami, jefe del Grupo Nacional de Logopedia y Foniatría y del servicio de esa especialidad en el hospital Hermanos Ameijeiras, en entrevista concedida al periódico Granma, bajo el título Afecciones Laríngeas, definió que las afecciones más frecuentes por el mal uso de la voz son las diafonías funcionales crónicas y diafonías por nódulos vocales, puntualizando que estos desórdenes de la voz son más frecuentes en maestros, cantantes y actores.

“… el buen uso de la voz está referido a una adecuada cuantía de trabajo vocal diario, a la utilización de una intensidad baja o media, a hablar con un tono medio (ni muy agudo, ni muy grave), a no hacer realizaciones vocales por encima de nuestras posibilidades…”, consideró el especialista.

La información obtenida hasta ese momento era insuficiente. El contacto directo con profesores generales integrales del municipio de 10 de Octubre, nos ayudó a esclarecer algunas dudas.

Al acercarnos a Yaniel Rodríguez, quien además es estudiante de cuarto año, pudimos constatar cierto asombro en su rostro: “Pienso que el buen uso de la voz radica en no gritar en el aula”, pero alegó no poder argumentar más, por falta de conocimientos.

“Durante mi etapa de estudiante no recibí orientación relacionada con la educación vocal, por lo cual desconozco las técnicas para lograr una correcta modulación de la voz. Creo que es importante, pues su imperfecta utilización puede provocar amigdalitis”, expresó Yordanis Vázquez Segura, profesor de la secundaria básica 28 de Septiembre.

La profesora Enna Bravo Rodríguez, formadora de varias generaciones de estudiantes, comentó que la educación vocal es sumamente necesaria en la formación pedagógica del profesor.

“La afabilidad del tono, la correcta modulación y la expresividad de la voz como componente indispensable en la trasmisión de estados de ánimo, son alguno de los elementos que no deben ser olvidados por el profesor durante el proceso comunicativo.

“Creo importante puntualizar que la preparación vocal debe estar insertada dentro del sistema de habilidades profesionales y no como unidad aislada. Su integración va a influir en la efectividad del proceso de enseñanza-aprendizaje. El profesor es un comunicador y es mediante la voz que ejerce su influencia durante las etapas de la actividad docente: orientación, ejecución, control y ajuste”.

Esta idea integradora nos sirvió de base  en la conversación que sostuvimos con la máster Maritza Rodríguez Álvarez, pedagoga del Instituto Superior de Cultura Física y Deporte Ramón Piti Fajardo, de la capital, quien realizó puntuales definiciones acerca del cuidado de la voz desde una perspectiva pedagógica.

Ella opinó que la utilización de corrientes pedagógicas contemporáneas como el enfoque histórico-cultural puede ayudar al cuidado de la voz de los profesores, partiendo de su tratamiento metodológico, en el cual el  rol del profesor varía.

Bajo ese enfoque, el papel más activo en el proceso de enseñanza y aprendizaje es asumido por el estudiante, lo que significa que el alumno es sujeto y objeto de su propia enseñanza. El maestro deja de ser expositor para convertirse en mediador, por tanto, no tendrá necesidad de forzar la voz, pues sus intervenciones serán más puntuales.

“Si se parte de un buen trabajo pedagógico y se utilizan adecuadamente las reglas de comunicación, o sea, dirigirse correctamente al alumno, saber escuchar, respetar la opinión y pedir la palabra, el profesor no se verá obligado a alzar la voz por encima de sus reales posibilidades”, puntualizó la especialista.

Tanto un buen trabajo formativo como las nuevas corrientes pedagógicas son importantes elementos a tener en cuenta a la hora de analizar el cuidado de la voz, pero no podemos descargar toda la responsabilidad del problema sobre ellos. Todo profesional debe ser capaz de dominar totalmente su principal instrumento de trabajo, por consiguiente, no se concibe un profesor que no conozca como utilizar la voz en la consolidación de sus objetivos.

Clasificación: Reportaje estándar.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris