Facebook Twitter Google +1     Admin

CUBA: SIN BANDERAS BLANCAS ANTE EL TERROR

20080624230000-band.jpg

ALEJANDRO RUIZ CHANG,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Diplomáticos de la Sección de Intereses  Norteamericanos (SINA) en La Habana se vieron involucrados recientemente en el trasiego de dinero del terrorista Santiago Álvarez, radicado en Estados Unidos, a mercenarios de la política estadounidense en Cuba.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Felipe Pérez Roque, anunció en conferencia de prensa que no solo esos funcionarios sirvieron de correo, sino que han sido prestamistas en caso de apuro, como es el caso del Jefe de la SINA.

A pesar de las denuncias que realiza el estado cubano, el gobierno de Washington, por su parte, no reacciona de manera alguna para eliminar tales acciones terroristas contra Cuba y el mundo.

Año tras año el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba (MINREX) presenta ante la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) una resolución bajo el tema “Medidas para eliminar el terrorismo internacional”, y se redacta un informe general sobre las contribuciones de los estados y se adopta una resolución por consenso sobre el tema.

La especialista en temas sobre terrorismo del MINREX, Juana Elena Ramos, refirió que “además, se crea un Comité Especial establecido en virtud de la resolución 51/210, donde Cuba ha negociado varios convenios, se ha firmado el Proyecto de convención general sobre terrorismo internacional y se convoca a una Conferencia Internacional sobre el terrorismo”.

Explicó que, con esta última, Cuba, como miembro del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) y actual Presidente del mismo, pretende promover una definición clara y precisa de ese delito, que no excluya los actos de terrorismo cometidos por Estados.

También, La Habana pretende, mediante mencionados encuentros, coordinar la cooperación internacional en el enfrentamiento de ese flagelo.

“Cuba condena todos los actos, métodos y prácticas de terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, en cualquier espacio que pudiera ser utilizado con este fin”, afirmó Ramos.

Sin embargo, el gobierno de los Estados Unidos de América (EUA) no deja de acechar la isla. Hasta el momento, ha cometido 713 actos de terrorismo contra la isla caribeña, según anunció el presidente cubano, Raúl Castro.

El mandatario apuntó que “56 de ellos han sido a partir de 1990 y han estado organizados y financiados desde territorio norteamericano, con un saldo de 3 478 muertos y 2 099 incapacitados”.

La licenciada Ramos, manifestó que para esto también se adoptó por la Asamblea General, el 8 de septiembre de 2006, la Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el terrorismo.

“Esta estrategia, apuntó, reafirma que los Estados deben asegurarse de que cualquier medida que tomen debe ser compatible con sus obligaciones a tenor del derecho internacional”.

En octubre del 2001, Cuba había suscrito los doce Instrumentos Internacionales existentes en materia de terrorismo, como contribución al enfrentamiento internacional a actos de esta naturaleza.

Con esta acción, Cuba fue uno de los primeros estados en cumplir los acuerdos convocados por el Secretario General de las Naciones Unidas.

El gobierno norteamericano, a su vez, rechaza la firma de los tratados internacionales  que están a favor del derecho de los niños, del medio ambiente, en contra de las minas antipersonales y el del Tribunal Penal Internacional.

A pesar de todos los convenios que se firman para luchar y denunciar el terrorismo, no se toman medidas visibles con quienes cometen tales sucesos.

Esto es visible en la última acción de los funcionarios norteamericanos contra Cuba, que según aseguró el canciller cubano, Felipe Pérez Roque, las autoridades correspondientes aún no han dado por concluida la investigación sobre el terrorismo y su conexión con la subversión interna.

Pero, afirmó que “el gobierno de los Estados Unidos tendrá que decir si está de acuerdo o si investigará estos hechos, en los que se cometen delitos que violan las leyes norteamericanas y cubanas y donde se viola también el derecho internacional”.

Asimismo, la Agencia Central de Inteligencia norteamericana sigue realizando vuelos clandestinos con cargamentos de detenidos hacia distintos centros de tortura, violando de esa forma las leyes mundiales contra el terrorismo.

De igual manera, mientras en EUA se encuentran fuera de prisión Luis Posada Carriles, Orlando Bosh y otros tantos presuntos terroristas, los cinco cubanos siguen encarcelados injustamente en ese mismo territorio por luchar contra el terrorismo.

Olga Salanueva, esposa de René González, afirmó en entrevista concedida a Prensa Latina que “los Cinco han servido como símbolos ante el mundo de lo que es la juventud cubana, el proceso revolucionario y de cuáles son las verdaderas ideas por las que se defiende la paz, la dignidad, la soberanía del país y la fidelidad a Fidel Castro.

“Si de algo ha servido que ellos estén presos es para que se conozca poco a poco las causas del porqué les tienen tanto odio a cinco cubanos; realmente ellos representan a la Revolución y luchan contra el terrorismo”.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris