Facebook Twitter Google +1     Admin

DESDE LO PROFUNDO DE DEBORAH ANDOLLO

20080821025821-deb.jpg

Hace cerca de una década, la campeona cubana se convirtió en la mujer del mundo que más se sumergió en el mar con apenas un respiro de sus pulmones, dotados de una capacidad de seis litros, que le permiten mantenerse sin inhalar durante algo más de cuatro minutos.

 

 

ALEJANDRO RUIZ CHANG,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.
 

Como emergida del mar, la sirena de Cuba no pierde un instante para contemplar las tranquilas aguas de cualquier paisaje de la Isla. La dueña del océano baja a las profundidades, se deleita con sus tesoros y explora el maravilloso mundo que le depara Neptuno a diario.

Pero, ¿es verdaderamente sirena? Quizás solo ella puede saberlo, es única y como tal, admirada por todos. Deborah Andollo López es a la vez ejemplo de belleza y virtud femenina. Día tras día se expone a los peligros de las aguas del Caribe, pone su vida en manos de un equipo que más que amigos representan hermanos, y de él se hace acompañar en todas sus peripecias marinas. Baja a lo profundo y permite que el dios de los siete mares la acoja entre sus brazos. Asoma a la superficie y con un último respiro se sumerge de golpe en ese mundo de sombras y silencio.

-¿Cómo comenzó la práctica de la apnea?

Soy cubana y como buena isleña, los mejores momentos de mi vida los he pasado en el mar desde que era niña. Mis padres me inscribieron en un curso de natación a los cuatro años y desde entonces nado y nado siempre que puedo. Soy habanera, el mar está muy cerca de mi casa, así que cuando me pierdo quien me conoce sabe que estoy en el mar. Desde muy joven disfrute de él de manera muy particular, me atraía inmensamente ese mundo lleno de misterios y bondades. Cuando tenía 23 años, un buen amigo, instructor de buceo, me propuso servirle de modelo submarina y fue cuando conocí la inmersión autónoma o con botellas de aire comprimido.
 
Recién había concluido una larga carrera como nadadora sincronizada de alto rendimiento, pertenecí al equipo nacional de nado sincronizado por 12 años y participé en muchísimos eventos nacionales e internacionales. En 1992, cuando decidí separarme del equipo para dedicarme entonces  a la práctica seria de la apnea profunda, comencé a conocer el mar de manera mucho más cercana. Los apneistas de aquella época vivíamos enternecidos por las hazañas de los protagonistas de la película El Gran Azul. Practicar la apnea profunda era la única manera de estar cada día en el océano, conocer sobre las especies que lo pueblan y los fenómenos maravillosos que lo caracterizan.

-¿Qué sintió en sus primeras inmersiones?
 
Las primeras inmersiones me impactaron mucho, eran muy intensas. Me fascinó tanta paz, silencio, armonía, serenidad y majestuosidad. La perfección del océano nos hace sentir pequeños e indefensos. Luego, cuando comprendí lo que sucede con los órganos internos del humano, con la sangre, pulmones y tímpanos, todos a merced de las leyes físicas aplicadas por las presiones parciales o hidrostática, me percaté que no solo me resultaba placentero permanecer debajo del agua, sino que estamos orgánicamente diseñados para sumergirnos por apenas unos minutos. Entonces no solo admiré el mar como la inagotable belleza que es, sino como una fuente reveladora de fenómenos insospechados para mí .

-Ha realizado la práctica de buceo en varios mares del mundo y sobre todo en la Isla. ¿Cuáles son sus preferidos en ambos casos?

He visitado varios mares en el mundo, todos encierran mucha belleza, aún cuando algunos han sido maltratados por el hombre y sobreexplotados, como es el Mediterráneo, pero incluso allá  también hay sitios espectaculares para admirar. Me encantó sumergirme en Cozumel, por sus aguas cálidas y cristalinas, pero sobre todo por la gran población marina que posee. Es un sitio que se protege mucho y es admirable la cantidad de especies marinas que conviven con un mercado vertiginosamente creciente. La industria del buceo en Cozumel es muy desarrollada y ello ayuda también a preservar las zonas marinos-costeras. Las Islas Medas, en España, son un espectáculo de biodiversidad marina y sus centros de buceo e instructores son muy profesionales.

Cuba tiene sitios de lujo para la inmersión en apnea: Los Jardines de la Reina (Ciego de Ávila), Maria la Gorda (Pinar del Río), Cayo Largo del Sur. Cuando no tengo la posibilidad de desplazarme tan lejos para realizar inmersiones de ensueño, me complace mucho sumergirme en un sitio muy hermoso que está cerca de casa .Lo que importa es estar en el agua y sentir la música del silencio del océano.

-Toda su trayectoria en las actividades subacuáticas demuestra, entre otros aspectos, que es fiel amante y conservadora del mar. ¿Cómo lleva esto a la práctica en el país?

Hoy vivo un período de entrega con el mar. No descanso en mi lucha por protegerlo y sensibilizar voluntades para preservarlo de la voracidad del hombre. Trabajo cada día en la realización de proyectos comunitarios sobre protección medio ambientalista, especies marinas amenazadas, impacto ambiental humano, etc.

-Tiene una gran capacidad pulmonar para almacenar aire. ¿Piensa que es un regalo sobrenatural o esa capacidad se debe a su ejercicio y preparación física?

Poseo seis litros de capacidad vital. Según los médicos que me atendieron en mi etapa de apneista profesional, una buena cantidad de esos litros forman parte de mi naturaleza anatómica, pero otra parte la he incrementado con la práctica de la respiración panayama o yoga. Es la respiración profunda y es la base de la relajación y la meditación. La apnea de alto nivel  tiene un fuerte componente mental y la preparación psicológica supone gran importancia. Por ello en los entrenamientos que hacía, se planificaban muchas sesiones de respiración yoga. 

-Minutos antes de sumergirse, ¿en qué piensa? ¿Cómo se prepara?

Voy muy concentrada en los pensamientos útiles que ayudarán a mejorar mis presentaciones. Antes de cada inmersión profunda realizo varios minutos de respiración completa o panayama para serenar la mente, disminuir el ritmo cardíaco y concentrarme en los movimientos que debo realizar. Estoy atenta para tratar de realizar la menor cantidad de movimientos debajo del agua, para economizar energía y dioxígeno. Lo que más me preocupa es la compensación timpánica a grandes profundidades (-100 metros), es lo más difícil para los apneístas profundos. La adecuada realización de la misma requiere de mucha concentración y sincronía. Pero en lo que más pienso es en fusionarme con el elemento agua. Quiero mezclarme, diluirme y formar parte de él.

-¿Cuál ha sido una de sus más recordadas experiencias con algún animal en las profundidades del mar?

Cuando filmaba un documental con NHK Japón, tuve la oportunidad de bucear con tiburones jaquetones sedosos y con caribbean reef shark, ellos interactúan en muy buenos términos con el humano. Consideré que tratándose de una televisora japonesa y que parte de esa población conserva hábitos culinarios (sopa de aletas de esta especie) que comprometen cada año la vida de miles de escualos, sería bueno sensibilizarlos para que se sumen en la conservación y salvación de los tiburones en el mundo.

El momento del rodaje fue de una emoción inmensa, eran más de 30 animales de la especie alrededor de mí y aunque no sentí miedo, sí sabía que debía andar con extrema cautela. Pero el mar nuevamente me premió con ese momento inolvidable: atrapar a un jaquetón sedoso por su aleta caudal y luego de un suave masaje abdominal, se durmió y nadamos juntos durante mucho tiempo.

-¿Qué considera usted de los apneístas de alto nivel? ¿Guardarán alguna relación genética con los mamíferos marinos?

Los apneístas de alto nivel no somos superdotados, somos simplemente atletas entregados a una disciplina de alto riesgo, pero que respetando las medidas de seguridad y los límites físicos y mentales individuales conseguimos hacer marcas trascendentales para la historia de la apnea. El entrenamiento físico diario nos permite optimizar las bondades físicas que la naturaleza pone a disposición del hombre. Aún no hemos conseguido respirar debajo del agua, cuando eso suceda entonces ya no tendrá mérito retener el aire contenido en los pulmones y explorar las profundidades marinas. El hombre es un mamífero terrestre marcado con una huella genética de mamífero marino.

FICHA TÉCNICA:

Objetivo Central: Conocer cómo ha sido la trayectoria deportiva de Deborah Andollo López desde sus inicios.

Objetivos Colaterales: Informar sobre alguna experiencia especial que haya tenido la entrevistada en el mar. Tener conocimiento sobre las actividades de protección medioambiental que realiza. Cómo considera a los apneístas de alto nivel. Conocer cómo es su preparación física para la práctica de este deporte.

Tipo de Entrevista:
Por su forma: De preguntas y respuestas.
Por su contenido: De personalidad
Por el canal: Vía correo electrónico

Tipo de Título: De  referencia al entrevistado.
Tipo de Entrada: Descriptiva
Tipo de Cuerpo: De preguntas y respuestas.
Tipo de Conclusión: De opinión o comentario del entrevistado.

Fuentes consultadas:

La página Web personal de la entrevistada: (www.deborahandollo.com)

Página (www.wikipedia.com)

Información titulada: Satisfecha Deborah Andollo con resultados de apneístas cubanos, del día 27 de abril de 2006, por Prensa Latina.

Fuentes documentales.

Amigos de la familia y otras personas que mantienen relación con la entrevistada. Fuentes no documentales. Directas 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris