Facebook Twitter Google +1     Admin

GESTIÓN EN LA BIBLIOTECA

20080905021638-fot.jpg

Teresa Pérez Galán, trabajadora de la biblioteca José Martí, de la Facultad de Historia, Filosofía y Socilogía de la Universidad de La Habana, afirma que esta constituye un sistema de información imprescindible en el desarrollo de la enseñanza superior.

FATOUMATA TRAORE,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

La biblioteca es uno de los sistemas de información más antiguos  que existe. Su razón de ser desde un principio ha estado en correspondencia con la satisfacción de la comunidad usuaria en la cual se encuentra inmersa. Existen diversos tipos de bibliotecas, en dependencia del nivel de la especialización que posea la colección  y la  posición en que se encuentre el público respecto a la  misma.

La Biblioteca José Martí, de la Facultad de Historia, Filosofía y Sociología de la Universidad de La Habana fue fundada en 1976 y en sus inicios perteneció a la Facultad  de Ciencias Sociales. La misma es atendida  por la especialista Teresa Pérez Galán, a quien acudimos para conocer detalles de su funcionamiento.

-¿Cuántos años lleva trabajando aquí?

20 años.

-¿Cómo se realiza la prestación de servicios a los estudiantes y usuarios en general que acuden al centro?

El servicio se realiza cuando las personas, mediante una boleta de solicitud, piden una búsqueda bibliográfica en los catálogos de materia, autor y título. Así comienza la atención. 

-¿Se corresponde el fondo de la biblioteca con las necesidades de información de quienes vienen a ella?

Sí, se corresponde el fondo que existe en la biblioteca con los tipos de usuarios que la visita. Nuestra biblioteca posee fondos bibliográficos especializados sobre temas de Filosofía, Historia y Sociología. A veces contamos con ejemplares únicos, lo que no tenemos es soporte digital.       

-¿Qué tipo de documentos tiene la biblioteca?

La biblioteca posee los libros específicos de cada carrera y tenemos también referencias bibliográficas y documentos especializados, trabajos de diplomas, maestrías y doctorados, además, cuenta con un fondo único de libros que no existen en otros centros de su tipo.

También es importante añadir que trabajamos en conjunto con los profesores para una mejor orientación a los estudiantes y que los docentes facilitan libros y documentos que son de su propiedad, todo lo cual contribuye al fondo. Otra forma de proporcionar documentos que no posee la biblioteca es remitir a las personas a centros donde puedan localizar sus búsquedas.

-¿Qué medidas toman para la conservación de los documentos?

Como no tenemos taller de restauración, elaboramos carpetas para proteger los documentos. De los ejemplares únicos no se hacen préstamos externos y somos muy cuidadosas con los documentos.

-¿De qué forma adquieren los documentos?

Mediante donativos hecho por los mismos profesores o estudiantes de la Facultad y a través de la Biblioteca Central de la Universidad de La Habana y la Facultad de Historia, Filosofía y Sociología.  

-¿Hacen a menudo inventarios en la institución? ¿Encuentran problemas?

Sí, se realizan inventarios y hemos encontrado dificultades, por ejemplo, la falta de algunos documentos, o que otros de ellos se encuentren en mal estado de conservación. También, cuando hacemos esos trabajos aprovechamos para descartar libros ya no útiles y recuperar espacios y colocar nuevos.        

-¿Cómo realizan las actividades de procesamiento?

Tenemos un sistema de clasificación decimal, el índice de epígrafe de materia, las fichas. Hacemos registros, apuntes de libros y después procesamos todo. Si tuviéramos una computadora el trabajo sería más fácil, pero es manual.

-¿Se han hecho estudios de usuarios? 

Todos los meses hacemos estudios estadísticos, pues viene un público muy heterogéneo (estudiantes universitarios, investigadores de otros organismos, profesores) por las características que tiene la misma; por ejemplo, Filosofía se imparte en todas las carreras y, además, se atienden a quienes cursan  maestrías, doctorados, y a todas las personas que necesitan consultar materiales y son de otras provincias y de distintas universidades. Con la estadística que se realiza diariamente se lleva a cabo el control de la cantidad y el tipo de usuarios a los se ofrece servicio. Los préstamos se dan a casi todos los estudiantes.

-¿Cómo se han preparado los trabajadores en los conocimientos necesarios para la implementación de bases de datos que permitan brindar mejores servicios?

Hemos pasado cursos sobre bases de datos para el mejoramiento del servicio, pero tenemos como dificultad la no existencia de una computadora, hoy tan necesaria, pues ahora en todas las bibliotecas las informaciones son digitalizadas y podernos conectarnos a través de la red de información.  

-¿Garantiza la dirección de la Facultad de Historia cursos a los trabajadores de este centro para fomentar una cultura de la información que genere mejores desempeños como bibliotecarios?

Sí, hay preocupación y voluntad para capacitar al trabajador, de manera que éste desempeñe mejor su función laboral como bibliotecario.

-¿Cómo es el servicio de préstamo? ¿Poseen reglas de seguridad para la extracción de documentos?

Existe servicio de préstamo y como regla de seguridad exigimos el carné de identidad a la hora de extraer los documentos. Una de las medidas de seguridad para el préstamo de los trabajos de diploma a estudiantes de otras facultades es la exigencia de una carta autorizada por el decano o vicedecano de su institución para la consulta de los documentos. Está establecido un horario, los martes y miércoles para mantener el control sobre los mismos.

-¿Qué acciones realiza el centro a favor de la promoción de la lectura?

Se debe trabajar más en el aspecto de promoción de la lectura, ya que la mayoría del público viene a realizar los trabajos de clases y se limita al tema, sin profundizar más. Una de las acciones que también realizamos es que cuando llegan materiales nuevos hacemos un listado y se envían a los departamentos.

-¿Considera que los jóvenes que se forman como bibliotecarios deben realizar su período de práctica laboral en lugares como este?

Sí, pues les ayuda a ganar en experiencia y a poner en práctica los conocimientos que adquieren en su formación como futuros profesionales.

-Necesita reparación el centro, ¿por qué no se ha sometido a ella?

La biblioteca está en el plan de reparación que tiene la Universidad para los años próximos.

Esta entrevista forma parte del libro en preparación Nosotros, los del 280, escrito como examen final del género por alumnos de Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, a propósito del aniversario de la casa de altos estudios cubana.

04/09/2008 19:16 islalsur #. Nosotros, los del 280


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris