Facebook Twitter Google +1     Admin

DEL COLISEO A LA MTV

20090216051201-g-40.jpg

LUIS ALEJANDRO YERO MONTEAGUDO,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Pan y circo eran los ingredientes utilizados por los emperadores romanos para controlar al vulgo. Aunque el imperio estuviese al borde del cataclismo, aunque sus hijos muriesen en los rincones para mantener la riqueza de la aristocracia, aunque miles de mendigos y vagabundos andasen por las calles de Roma, la plebe vivía feliz como rebaño, cegada por el espectáculo y el artificio de la magnificencia.

El Coliseo constituía escenario de lucha, muerte y sangre; desde las gradas, la euforia de los gritos constituía el placer de los césares. “El populacho está entretenido”, debían decir desde su palco imperial, y entonces, satisfechos, se entregaban al goce de la fiesta.

Miles de años han transcurrido y con una u otra variación, la máxima sigue siendo la misma: mientras las ovejas tengan hierba para comer, permanecerán tranquilas y el pastor, junto a los siempre indispensables ladridos del perro, podrá conducir al rebaño sin muchos problemas. El recuerdo del lobo desvanece cualquier intento de fuga. El bosque no es lugar para ovejas.

Ahora, en medio de la postmodernidad, dominada por la televisión, conectada por la Internet, náufraga en el océano de la información, con la paranoia del consumismo, confundida, ciega, temerosa, esa masa que, con uno u otro sentido, algunos llaman pueblo, sigue siendo marioneta de los poderosos del mundo a través del placer y el miedo.

Quienes inventaron a Dios para mantener su poder mediante el respeto a la palabra divina, ante el súbito descrédito al Cielo, no tardaron en crear las revistas rosas, las telenovelas, Hollywood, el “american way of life”, los supermercados, y muchísimos artificios más, camuflados por el brillo, el glamour y el deleite.

Lo que una vez se inventó para el mejoramiento de la humanidad, ahora ha sido convertido en instrumento de dominio y manipulación. Gutemberg nunca imaginó su creación como vehículo de frivolidad y atontamiento. Los hermanos Lumiere no sospecharon que su aparato sería la pieza fundamental de la fábrica de sueños.

¿Y qué ha hecho la humanidad ante los horrores de la guerra? Mirarlos por la televisión en los noticieros. ¿Qué pasa cuando la miseria impide comprar el auto del año que promociona el comercial del momento? Los más decentes, pedir horas extras en el trabajo; los más impacientes, robar o matar para obtenerlo. ¿Qué hace quien ve en películas una y otra vez a un árabe tratando de volar un edificio? Tomar a todos los árabes por terroristas.

La manipulación ha vuelto sutiles sus métodos. Si antes bastaba con pan y circo, ahora es necesario la Mtv, la televisión por cable, los programas que muestren a Madonna a la entrada de una tienda, el filme donde el siempre elegante James Bond acabe con cuanto ruso o árabe se le atraviese, el canal de noticias que convierte casi en una película de acción el bombardeo sobre Palestina.

Si antes las cruzadas se hacían para devolver el cristianismo a la Tierra Santa, ahora se realizan para atrapar terroristas, devolver “la democracia” o encontrar armas de destrucción masiva. En el fondo, son las mismas voces compulsivas: “compra, compra, compra…”, “teme, teme, teme…”, “no pienses, no pienses, no pienses…”. El mundo sigue desmoronándose y muchos lo contemplan por la televisión, sentados en un sofá mientras comen el postre de la comida.

A pesar del paso milenario de la civilización humana, el placer y el miedo no han dejado de ser los somníferos de la sociedad. Las marionetas siguen bailando al compás de la música, los hilos se han vuelto más invisibles y quienes los mueven, se empeñan en hacer creer que los titiriteros no existen. Los gritos de las gradas aún continúan, y los césares repiten: “El populacho está entretenido”. Solo que se equivocan: todo el “populacho” no está adormecido. Que se cuiden quienes así creen.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris