Facebook Twitter Google +1     Admin

ESCUELA CUBANA DE BALLET, PARADIGMA EN LATINOAMÉRICA

20090416044410-lauren.jpg

En las primeras semanas de abril, La Habana reunirá a estudiantes y profesores de más de 40 academias de danza clásica del mundo.

LAUREN CLETO HERRERA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Con el objetivo de propiciar el intercambio de experiencias, la reflexión y el diálogo en torno al universo danzario, desde 1993 la Escuela Nacional de Ballet (ENB) organiza en La Habana un Encuentro Internacional de Academias, único de su tipo en América Latina.

Como desde hace 16 años, las puertas de este XVI Encuentro Internacional de Ballet, previsto a realizarse del 5 al 18 de abril de 2009, están abiertas para profesores, danzantes y familiares, tanto del terruño como del exterior. En cada ocasión, a la cita asisten más de 40 academias de la región sudamericana para recibir orientación metodológica y ampliar su repertorio coreográfico.

Muchos de estos países, a pesar de tener mayor nivel económico con respecto de Cuba, no pueden desarrollar un intercambio similar. «Los gobiernos no ofrecen apoyo oficial, ni económico a la danza y casi ningún plan cultural nos tiene en cuenta», denunció Paula Castro, directora de la academia privada de homónimo nombre, una de las más reconocidas en Brasil.

«La mayoría de las actividades las realizamos por esfuerzo propio, o con el apoyo de algunas instituciones privadas. En nuestro país no hay escuelas estatales de danza, lo cual determina que la enseñanza esté un poco desorientada y cada centro instruya la técnica del ballet de disímiles modos», explicó la Castro.

En México, el panorama no varía mucho. Según Armando Yuvero, director de una academia estatal en Quintana Roo, además de un insuficiente respaldo económico por parte del gobierno, los prejuicios sociales hacia la profesión de bailarín atentan contra el reconocimiento del ballet a mayor escala.

En sus primeras ediciones, a inicios del período especial cubano, sólo participaban los amantes de la danza del centro y sur del continente americano. Pero hoy día, la Escuela Cubana de Ballet, una de las cinco mejores del mundo, ha llegado a Europa como genuina representante de este arte.

Personalidades de Francia, Inglaterra, España, Dinamarca, acuden a la Isla para conocer cómo se desenvuelve esta manifestación en Latinoamérica y los sujetos que por ella transitan.

«Todavía nos miran como un fenómeno. Algunos de ellos vienen por curiosidad, para comprobar con ojos propios nuestra existencia y explorar la metodología cubana, la más joven de las seis internacionalmente reconocidas», aseguró Ramona de Saá Bello, presidenta del evento y directora de la ENB.

«La ENB posee una cantera de varones única en el mundo en número y calidad. Es tan exclusiva que muchas estudiantes extranjeras asisten al evento para poder bailar con un partenaire (compañero) real», explicó la presidenta.

Las jóvenes participantes ratifican lo dicho por Ramona de Saá: «Del evento, me encantan las clases de Dúo Clásico (baile en pareja) porque en la academia donde estudio no hay varones», dijo Flavia Duarte, visitante brasileña.

«Es impresionante ver a los estudiantes cubanos, casi de nuestra misma edad, bailar como si fueran las estrellas de una compañía. Trabajan con rigor y dedican muchas horas al entrenamiento, algo que debiera trasladarse a la América Latina, para poder llegar a ser tan buenos como ellos», expresó Olivia Silveira, participante argentina.

Muchos de los jóvenes danzantes de la Isla se sienten privilegiados al ser el único país de América Latina que cuenta con el apoyo del gobierno y de determinados recursos para dedicar al ballet un espacio anualmente.

«Es placentero conocer a tantos jóvenes interesados en aprender de los cubanos. Al mismo tiempo, es un honor participar en los talleres opcionales del evento, impartidos por profesores foráneos que tienen un estilo de trabajo diferente al nuestro, pero atractivo», manifestó Alberto Terrero, estudiante de la ENB.

Según Sheila González, también alumna de esta escuela de arte, el evento debe mejorar en su organización: «Son muchos los participantes y, cada dos años, es aún mayor la cifra porque se celebra un Concurso Internacional de Ballet. En ocasiones, no tenemos suficientes barras para trabajar en los salones y la escuela está tan llena que una se siente aturdida».

«Los alumnos de la ENB son muy consagrados. Mis jimaguas estudian allí y en las dos semanas del encuentro llegan a la casa muertos de cansancio y cerca de las 11 de la noche. Al otro día se levantan bien temprano y para la escuela, a entregarlo todo», expresó Susana Grueiro, madre de dos estudiantes.

«Estoy muy contenta de que puedan participar en esos intercambios porque, en ellos, casi todos los alumnos tienen la oportunidad de bailar y una, como madre, el placer de verlos en el escenario», agregó Grueiro.

El Encuentro Internacional de Academias de Ballet se efectúa con el apoyo del Centro Nacional de Escuelas de Arte, la Agencia Paradiso S.A. y el gobierno cubano. El intercambio nunca ha sido suspendido, ni siquiera en momentos de huracanes.

Para su realización se invierte alrededor de un 30 por ciento del ingreso, cifra que oscila en más de 50 000 mil CUC en los casos de evento sin concurso internacional. Al asumir el compromiso de este último, los ingresos se multiplican.

A esta edición asistirán más de 300 participantes. Contará con la presencia de directores de compañías internacionales como Víctor Ullate, de España; Joseph Fontano, de Italia; Eduardo Wong, de México, entre otros grandes de la danza clásica.

«Nuestro principal objetivo es mantener el evento en pie, con el propósito de que las escuelas del Sur llenen los vacíos metodológicos y, con ello, elevar el nivel técnico-artístico de sus bailarines», explicó Ramona de Saá.

Luego agregó: «Queremos crear en la Isla la Escuela Latinoamericana de Ballet, como ha planteado el Maestro Fernando Alonso y, quizá de esta forma, logremos convertir a la América Latina en una potencia danzaria».

Ficha Técnica:

Tema: La celebración en Cuba del Encuentro Internacional de Academias para la enseñanza del ballet, único de su tipo en América Latina.

Propósito: Dar a conocer por qué no se realiza un evento igual en otros países de Latinoamérica que tienen un mayor desarrollo económico con respecto de Cuba.

Objetivos colaterales: Revelar por qué los países de la América Latina asisten cada año a este evento. Conocer las proyecciones de la Escuela Cubana de Ballet (ECB). Demostrar la importancia que tiene el encuentro para esta área geográfica.

Estrategia de fuentes:

Consultar los textos escritos sobre el tema o relacionados con el mismo.
Entrevistar a la directora de la Escuela Nacional de Ballet (ENB), Ramona de Saá Bello. La jefa de relaciones públicas de la ENB, Rita M. Vigoa Martínez. Al coordinador de actividades de la ENB, Enrique Ferrer Rubio. A la directora de la Academia Paula Castro de Brasil, Paula Castro. Al director de la Academia Estatal de Quintana Roo. Armando Yubero. A Celia Rosa Alonso coordinadora general del evento y persona encargada de atender los asuntos de la ENB en el Centro Nacional de Escuelas de Arte. A los participantes extranjeros y cubanos del evento y familiares de los mismos.

Soportes a emplear:

Hecho: Realización en Cuba del Encuentro Internacional de Academias para la enseñanza del ballet.

Contexto: Posibilidades cubanas de contar con excelentes profesores. Estudiantes varones. Situación de las escuelas de ballet en la región. Talleres que propicia el encuentro.

Antecedentes: Año 1993, inmersos en una situación económica precaria dado el período especial, se crea el evento.

Proyecciones: Crear en Cuba la Escuela Latinoamericana de Ballet y convertir a la América Latina en una potencia danzaria.

Fuentes: Documentales y No documentales.

Textos complementarios: Plegables de la Escuela Nacional de Ballet. Recuentos de eventos anteriores.

Tipo de juicios:

En el relato predominan los juicios analíticos, presentes para explicar e ilustrar, entre otros elementos, cómo, por qué y para qué se desarrolla el Encuentro Internacional de Academias de Ballet.

También está el juicio sintético y el hipotético visto en las proyecciones de la ENB así como, el juicio de valor en las opiniones de las participantes al evento y el de una madre de dos estudiantes de la ENB.

Tipo de título: Genérico.

Tipo de lead: Sumario de Para Qué.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris