Facebook Twitter Google +1     Admin

“CREO QUE MI VIDA HUBIERA SIDO MEJOR EN LAS CIENCIAS”

20090624032521-marcia.jpg

WALDO FERNÁNDEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana

Es muy conocida por ser polémica y franca, pero también por su honradez y sencillez. Entrevistar a Marcia Fernández, graduada de Literatura y Español en 1963 y actualmente profesora de Campos Lingüísticos Contemporáneos de la Facultad de Artes y Letras, además de prestar servicios en otras facultades de la Universidad de La Habana, es todo un reto por la sólida cultura que muestra esta mujer que con más de 45 años en el ejercicio del magisterio, es una institución. Conocer de su vocación y experiencia es nuestro objetivo.

-¿Cómo comienza su vocación por las Letras?

Desde pequeña tuve habilidades para redactar, a los 12 años escribía poemas, me gustaba mucho la música, estudié piano hasta los 14 años y tocaba guitarra. En aquella época eso era muy sui generis, solamente yo y otra muchacha lo hacíamos en mi natal Matanzas, asistí al colegio privado laico Arturo Echemendía, el mejor de la ciudad. Aunque creo que mi vida hubiera sido mejor en las ciencias.

-¿Por qué lo dice?

Creo que sí, porque yo tengo mucha avidez en llegar hasta la causa de las cosas, de todos los fenómenos. En las letras a veces se florea un poco, se escamotean muchas cosas, por eso prefiero la lingüística, sobre todo la teórica, particularmente de la segunda mitad del pasado siglo porque hay que analizar mucho, aplicar la lógica del razonamiento, hasta llegar a una lingüística donde se hacen operaciones.

-¿De ahí podemos entender por qué le atraen ciencias tan complejas como la Semántica y la Semiótica?

Sí, puesto que hay que utilizar mucho el análisis, la lógica, el razonamiento, tienes que llegar a resultados muy concretos. No es así en la literatura, ya que de una misma obra se hacen diferentes interpretaciones.

-¿Qué opinión le merece la literatura cubana actual?

No la conozco mucho, a veces me he puesto a leer algunos libros, cuentos, y hay bastante vulgaridad, ramplonería, el erotismo, por ejemplo, está muy de moda en estos momentos y del erotismo a la pornografía no hay nada más que un saltico. Yo he leído mucho realismo, el naturalismo de Emile Zola, y es fuerte, se dan personajes, situaciones donde hay bajas pasiones, inevitables en los seres humanos, que describe con una crudeza extraordinaria,  con una gran belleza del lenguaje.

-¿Sus escritores favoritos? 

Me gusta mucho la literatura griega, Homero en particular, una y otra vez releo la Iliada; también las obras de los primeros escritores españoles de los  siglos XV, XVI hasta el XVII; el teatro español en sentido general, sobre todo el de Calderón; la poesía renacentista francesa; Shakespeare, me fascina; también los libros de crítica literaria sobre buenos escritores.

-Sin duda es una voz autorizada en el campo de las Letras; sin embargo, su bibliografía no  es muy amplia, ¿a qué se debe?

Mis primeros años como profesora fueron en la enseñanza secundaria y preuniversitaria, ahí no suele publicarse. Después pasé a la Universidad donde he escrito artículos en revistas de esa casa de altos estudios. En 1996 terminé un Diccionario Semántico e Ideográfico, un libro muy especializado que acaba de ser publicado, aunque no ha llegado a las facultades. Tengo también un texto de Idioma Español para extranjeros y unos trabajos sobre Semiótica y Lingüística Hispánica que todavía necesitan ser aprobados para su edición y que son necesarios porque existe poco conocimiento de la Semiótica y sus modelos. En sentido general, se puede decir que no me he dedicado mucho a escribir.  

-Usted es conocida por ser muy franca y directa dentro de su círculo intelectual. ¿No le ha traído problemas?

Sí, soy franca, pero siempre con respeto y tampoco entro en discusiones insolubles. He tenido problemas, pero no me preocupa. Me molesta la doble moral.
 
-¿Qué le queda por hacer como profesional?

Por lo pronto, deseo que me publiquen los libros que mencioné y seguir enseñando, poder transmitir todo lo que sé a las nuevas generaciones: ese sería siempre mi proyecto inacabado.

-Después de dedicar la vida a enseñar, ¿cuál ha sido su mayor satisfacción?

La de encontrarme con estudiantes al cabo de uno, 10, 20 años y recordarme con cariño y también a mis clases, esos que me dicen: “Profe, se acuerda de la Canción del pirata, de la clase aquella, o yo escogí tal carrera por usted”. Eso me llena de una satisfacción tremenda y la mayoría de ellos, lo puedo asegurar, andan hoy por muy buen camino.

-¿Qué mensaje le envía a las nuevas generaciones?

Que se preparen bien, para que sean ciudadanos dignos; que sepan lo que tienen que hacer para defender la Patria, encaminar el país de la mejor forma por la vía del progreso; seguir elevando nuestra educación por lo que nos enseñó Martí: para que prevalezcan las mejores ideas, los mejores valores.

Ficha técnica:

Tipo de entrevista:

Por su contenido: De personalidad
Por su estructura: Clásica

Tipo de título: De cita textual
Tipo de Entrada: De presentación
Tipo de Cierre: De opinión del entrevistado



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris