Facebook Twitter Google +1     Admin

SOFISMA

20090715145049-mazorcas.jpg

FIDEL ÁLVAREZ,
Artista de la plástica,
Profesor de la Universidad Distrital, Bogotá.
Cortesía para Isla al Sur.

“El verbo leer tiene para los ancestros,

un significado que merece que recordemos y resaltemos.

Leer era también recoger, recolectar, espiar, coger, reconocer las huellas.

Leer denota en sí una actividad de apropiación;

escribir sería el leer convertido en producción.” Julia Kristeva

La identidad cultural que fue objeto de conservación en los museos de etnografía en los siglos XVII y XIX, hoy se exhibe como mecanismo de nomadismo cultural.  La globalización económica con sus sistemas de comunicación -satélites, redes ópticas- ubica en un lugar protagónico a la diferencia cultural, ostentada como marketing de la universalización. Muchas son las prebendas que nos presenta el discurso del multiculturalismo; bajo una abrumadora amplitud de ofertas y oportunidades para el libre consumo de una homogenización, que se concibe como complementaria de lo universal.

“SOFISMA”, título de la obra que presento a la Sala Alterna del Planetario de Bogotá, se asoma como un enunciado idóneo para hablar de la apariencia de cierto tipo de iconos, que operan como guías transculturales dentro de hábitos y costumbres locales. En este sentido, la obra se configura más específicamente desde la construcción de una objetualidad residual, la cual posibilita un diálogo de asociación-sustitución.

Para hablar sobre inéditas formas de alteridad -que implican también de algún modo nuevas relaciones de poder y segregaciones simbólicas-, la obra está conformada por cuatro círculos de mazorcas de las cuales brotan hojuelas de cereal, que sustituyen los granos de maíz de la planta. Tales círculos se localizan a una altura de treinta y cinco centímetros aproximadamente en relación con la altura promedio de una persona adulta.  De este modo, nos acercamos a la solemnidad de las ofrendas y al significado de supremacía y fertilidad del sol según nuestros ancestros.

La pieza estará acompañada de la traducción en una lengua nativa de los ingredientes y del valor nutricional de las hojuelas en un plotter de corte ubicado en el muro contiguo.  Este conserva estrecha relación tipográfica, iconográfica y morfológica con los textos presentes en las cajas de cereal. La  correspondencia de términos semejantes por asociación y sustitución,  permite visibilizar otro terreno del conflicto que conlleva el discurso multicultural en relación con los procesos de lectura y escritura que se confrontan mediante dos formas de lenguaje.

Lo que aquí está manifiesto es la posibilidad de los entrecruzamientos simbólicos, en un encadenamiento de narraciones que desde el discurso multicultural se evidencia y para ello es de vital importancia el contexto espacial en el cual se ubica.

De tal manera que la intención de relacionar la obra con la claraboya circular, que desde lo arquitectónico fue pensada para el ingreso de la luz cenital a este lugar, hace que se convierta en parte fundamental de la pieza; para traer al diálogo propuesto, en tanto cosmogonía, otra voz.  Con esto quiero decir, que el sujeto de la contemporaneidad se encuentra inmerso en una coexistencia con varios códigos de identidad.

“La conectividad y  la diferencia son advertidos como esenciales ante la discriminación que opera en lo global y cuya forma típica de exclusión se basa en la asimilación de lo distinto como parte de lo mismo.”  García Canclini.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris