Facebook Twitter Google +1     Admin

CUANDO LA TIERRA SE CONVIERTE EN ARTE

20090721081332-pintor.jpg

Ernesto González Valdivia es un paradigma dentro de la creación pictórica cubana, pues sus innovadores métodos cautivan hasta a los más indiferentes.

Texto y foto:
LIS L. MORALES SÁNCHEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Ernesto encontraba en las raíces de los árboles -como quienes descubren hermosísimas figuras estampadas en las nubes-, todo un hábitat imaginario de animales de madera. Y entre cabezas de venados  y caballos que trotaban se deleitaba, observando lo que otros niños no podían ver, pues él poseía un talento único que lo llevó a convertirse en lo que es hoy: el pintor de la tierra.

Este artista autodidacta pasó su infancia y adolescencia en las colonias del central Tuinucú, en Sancti Spiritus. Nació en el campo y se siente parte de él, aún hoy, cuando reside en La Habana. En sus obras refleja paisajes campestres, ambientes reales muy propios de su tierra natal, deidades afrocubanas, así como símbolos y emociones muy personales.

No pertenece a una corriente artística determinada, es sencillamente un pintor espontáneo, original y singular, pues desarrolla sus obras precisamente sin los materiales de pintura convencionales.

La técnica y el estilo utilizado en sus cuadros son únicos. Del suelo obtiene todos los colores que necesita. Utiliza la capa vegetal, roca, arcilla, mica y concha. Selecciona la tierra por su color y textura, luego la lava, la seca y si es muy arcillosa la tuesta; después la somete a procesos químicos ideados por él mismo, la mezcla con resinas de árbol y otros compuestos naturales y así obtiene el matiz deseado.

Su método es aplicable al papel, la cartulina, el lienzo, el yute, el cristal, la madera, el metal y el cemento. Los pinceles con los que trabaja son confeccionados con plumas de aves, por ser más resistentes al roce y a la humedad.

-¿Cada gama de colores se obtiene de alguna sustancia específica del suelo?

Los minerales ejercen sobre el suelo un proceso de oxidación que posibilita la obtención de diversos colores. Del carbón mineral obtengo negro; del carbonato de calcio, el blanco; de la azurita y la malaquita, que provienen del cobre, el azul y el verde, respectivamente. Estos son solo algunos ejemplos, pues la búsqueda de diversos tonos es un proceso infinito que merece mucho estudio y conocimiento de la tierra para poder dominarla y convertirla en arte.

-¿De qué regiones del país consigue mayor diversidad de pigmentos?

La Coloma, en Pinar del Río, es la zona donde más matices he encontrado. La superficie allí parece un arcoiris.

-¿Cuándo descubre que sería la tierra el material pictórico para desarrollar su profesión?

De muy pequeño, siempre me gustó modelar el fango amasado por las carretas que pasaban cuando mi papá trabajaba en el campo, en las zonas del central Tuinucú. Tenía que ayudarle, pero confieso que la tierra me cautivaba: sus colores, su forma. Creo que hay que nacer muy cerca de ella, como lo hice yo, para amarla así.

Ernesto sonríe, su mirada parece visualizar recuerdos de juventud. De nuevo interviene, ahora con la voz dominada por la emoción.

“Mire, yo no sabía si era arte lo que quería hacer, ni siquiera había visto un cuadro en mi vida, no estudié en una escuela hasta los once años y, siempre que me entretenía observando la naturaleza, en vez de trabajar o jugar como los demás niños de mi edad, mi papá me daba un cogotazo diciéndome que era bobo.

“Recuerdo una ocasión, cuando mi papá me mandó a buscar algo para cocinar a la casa de una vecina nuestra y, como en tantas otras oportunidades, me entretuve en el campo observando sus peculiaridades y dejé a un lado la vasija y hasta se me fue el tiempo. Cuando me acordé de la encomienda ya no tenía ni recipiente ni justificación alguna para mi demora.

“Aquella fue una de las barreras en el desarrollo de mi imaginación y en la búsqueda de la forma de satisfacerla. Pero, a fin de cuentas, hay que sobreponerse a los obstáculos en el anhelo de alcanzar un sueño y así fue que pude estudiar la tierra debidamente y dominarla para lograr mis fines”.

-Usted menciona la  incomprensión por parte de su padre hacia sus impulsos artísticos como un freno. ¿Qué otra circunstancia le fue adversa?

Por aquel tiempo los estudios de artes plásticas no aprobaban  esta técnica de pintura descubierta por  mí, por lo cual me fue difícil dar a conocer mi obra.

-¿Es por esa razón por la cual comienza a colaborar en la revista Signos, a cargo de Samuel Feijoo, pintando a plumilla?

Sí, allí en Santa Clara comencé con pinturas a plumilla, o sea, con tinta.

Ernesto González realizó su primera exposición con pinturas de la tierra en 1988, en la galería de cerámica del Parque Lenin y a partir de esa revelación, sus cuadros han tenido una extraordinaria acogida: 99 exposiciones personales  así lo demuestran, dentro de estas algunas realizadas en el extranjero.

En Lauzania, Suiza, en 1983, fueron llevadas 12 obras suyas por Samuel Feijoo, auspiciado este último por la revista Signos. Más tarde, en 1995, presentó la exposición La tierra del pintor, en el hotel Miguel Ángel, de Madrid, y un año después su obra fue exhibida en la Casa de la Cultura Villa Kessel, en Mar del Plata, Argentina.

Algunos de sus cuadros más famosos son el retrato sobre cartón Alicia, y el mural El pavo real, exhibido de forma permanente en el hotel Colina.

-El paisaje campesino a relieve Polito en el charco La Mariquita, es una especie de ícono en su obra, ¿por qué?

Polito era el nombre de mi padre y el charco La Mariquita formó parte de mi infancia. Es un paisaje hermoso que siempre llevo en la memoria.

-¿Imaginó el lugar cuando realizaba la obra?

No, no lo imaginé. Fui precisamente a aquel sitio luego de un largo período de tiempo de encontrarme viviendo en La Habana. En todos mis cuadros recreo la imaginación y es mi pensamiento quien dirige la mano sobre el lienzo. Pienso en los campos en los que viví y todo surge. Sin embargo, para realizar este cuadro necesitaba ver mi tierra, creo que la añoraba.

-¿En la actualidad qué nuevos proyectos le ocupan su dedicación?

Espero la aceptación de una exposición que quisiera realizar  en el Instituto Cubano de Arte e Industrias Cinematográfica (ICAIC) y la edición del libro Diez cuentos y 16 imágenes del pintor de la tierra, por la editorial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). 

Tengo, además, un proyecto en el cual trabajo desde hace algún tiempo sobre la técnica del exterior con pinturas y pastas de los suelos resistentes a la intemperie. Los cuadros efectuados con este método pueden ser colocados en patios o en cualquier otro lugar, sin la necesidad de ofrecerles cuidados especiales para su protección.

-¿Es este el primer libro que escribe?

Sí, fue como una necesidad redactarlo. Son cuentos cortos, reales, sobre mi vida.

-¿Siente la misma plenitud e inspiración en sus creaciones plásticas y literarias?

Son sensaciones muy diferentes. En la pintura es donde desarrollo mis habilidades artísticas, pero  escribir es un sentimiento más personal, plasmo sobre el papel todas mis emociones y sentimientos.

-Comentaba sobre la empresa en la cual se propone realizar cuadros resistentes a la intemperie. ¿Tiene resultados?

Sí, en el patio de mi casa tengo cuadros que están de forma permanente bajo la luz del sol, la lluvia, el viento y cualquier fenómeno meteorológico, sin que el clima afecte la coloración y composición, ellos son prueba de otra técnica de pintura, esta vez para exteriores, utilizando igualmente la tierra.

Ernesto es un artista innato, pues además, se ha iniciado en la música como compositor y cantante. Revela que la inspiración le vino en los sueños y cada noche veía en él la música, la letra. Así concluyó el primer demo titulado Soy del viento. Con este álbum obtuvo por la habanera Tráela frente al mar, el tercer premio en el concurso de composición del XV Festival de Habaneras en el año 2000.

Su segundo disco, denominado Tonadas del pintor de la tierra, es de cuartetas, y el tercero, Soy un quíquere en mi tierra, de décimas. Ambos, cantados en punto cubano, música campesina y grabados por la casa disquera Abdala.

Su última producción es Mi sombembé. Ahora trabaja en otro nombrado Rancheras cubanas.

-Es evidente su espíritu dinámico y la determinación e ímpetu que le funde a cada sueño por alcanzar. ¿Cómo se definiría entonces, pintor, cantautor o escritor?

No me designaría ninguna denominación. Soy sencillamente un hombre que responde a sus impulsos artísticos, y si con mis creaciones puedo también satisfacer  a otras personas, pues me siento muy  halagado y orgulloso de poder ofrecer  mi modesta contribución; pero es sin lugar a dudas en la obra pictórica donde más habilidades de producción e innovación he adquirido. Me debo a las artes plásticas.

-¿Reconoce que fue el haber sido campesino lo que le ayudó a encontrar ese artista en su interior?

Me siento orgulloso de mis raíces campesinas. Veo en el campo el sentido que le dio rumbo a mi vida. Toda mi obra está marcada por  tradiciones muy cubanas. Tengo fe en la tierra, ella fue mi origen, es quien me sostiene, será mi final. 

Ficha técnica:

Objetivo central: Profundizar acerca de la vida y obra del pintor de la tierra, Ernesto González Valdivia.

Objetivos colaterales: Conocer sobre su infancia y de cómo ésta influyó en su profesión. Indagar en su técnica de pintura, para explicarla. Saber acerca de sus inicios en esta rama del arte y las difíciles circunstancias contra las cuales se sobrepuso. Revelar sus nuevos proyectos. Descubrir sus otras inclinaciones artísticas como la literatura y la música.

Tipo de entrevista:

Por los participantes: individual.
Por su forma: mixta.
Por su contenido: de personalidad.
Por el canal que se obtuvo: encuentro directo (cara a cara).

Tipo de título: Genérico.
Tipo de entrada: Retrospectiva.
Tipo de cuerpo: Mixto.                                
Tipo de preguntas: 1-Directa y abierta. 2-Directa y abierta. 3-Abierta. 4-Directa y abierta. 5-Directa y cerrada. 6-Directa y abierta. 7-Cerrada. 8-Informativa. 9-Cerrada. 10-Abierta. 11-Informativa. 12-Abierta. 13-Abierta.
Tipo de conclusión: De opinión o comentario del entrevistado.

Fuentes consultadas:

Amigos del pintor. No documental.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris