Facebook Twitter Google +1     Admin

UNA MUJER DE LEY

20090802164226-arianna.jpg

Ser juez requiere de gran responsabilidad y sagacidad. Es una labor que debe distinguirse por la honestidad y modestia con que se enfrente, afirmó María Isabel González, Presidenta del Tribunal Provincial Popular de La Habana. 

Texto y foto:
ARIANNA CEBALLOS GONZÁLEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación.
Universidad de La Habana.

Cuando sube al estrado su figura adquiere la difícil dimensión de impartir justicia. María Isabel González Ponz es jueza y Presidenta de la Sala Cuarta de lo Penal del Tribunal Provincial Popular de La Habana, ubicado en el municipio habanero de Güines. Es una mujer de ley.

-¿Qué sintió al enfrentarse a un juicio por primera vez?

Fue una sensación inolvidable, por la alta responsabilidad y el compromiso social que implica la tarea de impartir justicia, y a su vez, por la juventud e inexperiencia que tenía.

Me puse muy nerviosa, memoricé durante varios días las prevenciones legales que en todo acto de justicia el juez debe hacer, me sentí tan tensa, que invertí los términos al dirigirme al acusado y a los testigos; por suerte, solo la secretaria judicial se percató de ello. 

Desde 1991 María Isabel se desempeña como Jueza Titular y Presidenta de la Sala Cuarta: “La Sala atiende delitos de conductas más graves y de mayor peligrosidad social que los tribunales municipales, las sanciones dictadas son más severas.

“Esto entraña un esfuerzo y compromiso superior, pues al elevarse el nivel de complejidad de los asuntos, es necesario poseer una mayor preparación técnica y profesional. Además de los programas de capacitación impartidos en el Tribunal Provincial y con independencia de las limitaciones del tiempo y del trabajo, debemos encontrar un espacio para elaborar ponencias y participar en eventos, cursos de postgrados, especialización, maestrías y doctorados.

“La actividad de administrar justicia necesita de mucha dedicación y constancia; en la mayoría de las ocasiones los jueces tenemos que disponer de nuestras horas de descanso y de atención a la familia para mantener actualizado el trabajo”.

-Una figura paradigmática en la vida de María Isabel.

Durante todos estos años he aprendido de magníficos profesionales del Derecho, pero hubo uno que fue para mi un ejemplo como persona, revolucionario, jurista y profesor: el Doctor Julio Fernández Bulté, recientemente fallecido.

Los que fuimos sus discípulos nunca podremos olvidar a ese maestro de generaciones, por su modo peculiar de transmitir los conocimientos, unido a una elegancia y autoridad que inspiraban gran respeto, cariño y admiración.

-Usted fue seleccionada en el 2004 para participar en los juicios

realizados a disidentes cubanos vinculados con

organizaciones contrarrevolucionarias financiadas

desde el exterior. ¿Qué significó en su carrera?

Los disidentes, así se autodenominan, son personas que no solo se manifiestan en desacuerdo con la política de nuestro país, sino que pertenecen a asociaciones contrarrevolucionarias existentes en Cuba. Los mismos eran alentados y equipados desde el exterior para divulgar informaciones falsas con el objetivo de desestabilizar y desacreditar la Revolución cubana.

Haber sido seleccionada dentro de los tres jueces de la provincia que participaron en ese proceso fue de gran repercusión en mi vida laboral, los juicios se celebraron con un alto nivel de profesionalidad por parte de las instituciones implicadas, se aportaron gran número de elementos con alto valor probatorio.

Fue un proceso justo y ágil, se veló por el respeto a los derechos y garantías de los acusados. Fueron juzgados en virtud de lo establecido en la Ley número 88 De protección de la Independencia Nacional y la economía de Cuba.

-¿Ha sentido alguna vez que se equivocó

al tomar una decisión en un juicio?

Intento siempre ser justa, valoro en todos los casos cada prueba aportada al proceso judicial, trato de que exista correspondencia entre la sanción a imponer con la peligrosidad social y consecuencia del hecho, sin olvidar las características personales del acusado, su edad, antecedentes de conducta y posibilidades de enmienda, pues la sanción no tiene solo la finalidad de reprimir por el delito cometido, sino también de reeducar a los acusados, así como la prevención de nuevos delitos. Siempre he dormido con la conciencia tranquila.

María Isabel opina que los tribunales de justicia adquieren cada día más importancia y trascendencia para la nación: “En la misma medida en que la sociedad exige un respeto más acentuado a la ley, el papel de este órgano se eleva y con ello su reconocimiento social de la labor que realizan.

“Sin embargo, esta misión hay que perfeccionarla, las decisiones deben ser tomadas con la mayor celeridad posible y el más alto sentido de equidad y racionalidad.

“El afán por lograr altos niveles de eficiencia y eficacia en el desempeño de la labor jurisdiccional representa en estos momentos uno de los principales objetivos en que estamos inmersos los jueces, secretarios y auxiliares de los tribunales cubanos

“Solo con jueces responsables e independientes, dotados de una amplia preparación jurídica y sociológica, e investidos de la autoridad e iniciativa necesaria en tan elevada y cotidiana función, se podrá alcanzar tanto en la vida misma como en la norma abstracta, el anhelo de justicia social al que aspiramos.

-Una anécdota jocosa. 

Las personas que comparecen en un juicio, por lo general siempre se muestran muy nerviosas. En una ocasión, un testigo me dijo: “Presidenta, fíjese lo mal que me siento que veo al juez sentado a su lado con un ojo azul y otro negro”. En efecto, mi colega tiene esa característica genética, todas las personas presentes comenzaron a reírse. Cada vez que recuerdo el incidente, me causa gracia.

Ficha técnica:

Objetivo central: Profundizar en la labor desempeñada en los tribunales por la Jueza Maria Isabel González.

Objetivos colaterales: Conocer qué sintió al enfrentar su primer juicio. Saber su opinión acerca del funcionamiento de los tribunales cubanos. Conocer sobre su participación en el juicio a los disidentes.

Tipo de entrevista:
Por sus participantes: Individual
Por su forma: Mixta
Por su contenido: De personalidad
Por el canal que se obtuvo: Encuentro directo

Tipo de título: Genérico
Tipo de entrada: Directa o de presentación
Tipo de cuerpo: Mixto
Preguntas declaradas: 1- abierta; 2- abierta; 3-abierta
Tipo de conclusión: Anecdótica. Anticlímax

Fuentes consultadas:
Lorenzo Hernández, compañero de trabajo. No documental
María Isabel González. No documental



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris