Facebook Twitter Google +1     Admin

OBJETIVIDAD E IMPARCIALIDAD: TEMA POLÉMICO

20091126060748-equipo-9.jpg

“Lo que llamamos realidad, la verdadera realidad, repito, no es algo por venir, una meta, el último peldaño, el final de una evolución. No, es algo que ya está aquí, en nosotros.” Julio Cortázar.

KAREN PADRÓN GATO, LÁZARO GONZÁLEZ GONZÁLEZ, GUILLERMO CID Y DAT PHAM TUAN (DAVID),
estudiantes de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Para  hablar de temas tan acuciantes en el vasto universo del Periodismo como la objetividad-subjetividad, parcialidad e intencionalidad periodísticas y la relación de los medios de comunicación con los centros de poder,  consideramos preciso partir de una máxima martiana que resume lo relacionado con estas materias: “El periodismo no puede darnos la verdad absoluta.”

Martí se refiere en esta frase a que siempre el discurso periodístico estará influenciado de manera inconsciente o consciente por la subjetividad, ya que no podemos desprendernos de una serie de valores y puntos de vista que forman parte indisoluble de nuestra idiosincrasia, por tanto, la forma de expresarnos  estará condicionada por el contexto social y el momento histórico en el cual desarrollamos nuestro mensaje.

También expresa el Apóstol: “No existe gobierno invulnerable; la prensa debe ser el examen y la censura, nunca el odio ni la ira que no dejan espacio a la libre emisión de las ideas. Nunca se acepta lo que viene en forma de imposición injuriosa; se acepta lo que viene en forma de razonado consejo.”

Los periodistas utilizarán sus herramientas para pronunciarse y de este modo difundir un hecho mediante los medios de comunicación, manteniendo una relación directa tanto con el poder como con sus destinatarios y esa posición de privilegio les obliga a un apego a la honestidad profesional a toda prueba, a la ética en cualquier circunstancia.

Esta es a grandes rasgos, nuestra interpretación de las palabras de Victor Ego Ducrot, quien es periodista, escritor y profesor de la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata y director de la Agencia Periodística de Mercosur (APM). Fundador, además, de la Agencia Prensa Latina.

En su artículo “Objetividad o Subjetividad: mito del periodismo hegemónico”, Víctor Ego Ducrot expresa: “Así como la objetividad es un componente del hecho periodístico, el mismo necesariamente será parcial, como lo es toda actividad humana desde el punto de vista cultural, antropológico, y entendida esa parcialidad no como aceptación de una parte en detrimento del todo sino como asunción de una posición propia del periodista y-o del medio ante el complejo y multifacético entramado de hechos sobre los que trabaja la práctica periodística.”

Tomar partido, a eso justamente se refiere Ducrot, actitud que le será inherente a cualquier periodista, ya que esta parcialidad estará condicionada por su manera de pensar, sus opiniones, estilo de vida, creencias, su percepción del hecho, su opinión propia y eso no es más que la propia subjetividad del ser humano. Creemos que estos tres aspectos: subjetividad, parcialidad e intencionalidad, están necesariamente vinculados entre sí.

El licenciado Rodrigo Fidel Rodríguez Borges en “La objetividad periodística, un mito persistente”, artículo publicado en la revista digital La Laguna, sostiene: “Contra lo que pudiera parecer, los hechos noticiosos no son algo puro, dado, objetivo y externo al observador que los percibe. La percepción de un acontecimiento y su verbalización es una actividad interpretativa, un proceso constructivo realizado por el receptor de los estímulos; no es una mera pasividad refleja (la metáfora del «espejo al borde del camino» no sólo es una cursilería, sino también una falsedad).La objetividad periodística es un imposible en términos epistemológicos. La objetividad sólo puede ser un desideratum ético, un ideal regulativo.”

Una actividad interpretativa como refiere Rodríguez Borges lleva implícita de por sí la subjetividad del redactor, los eventos para que sean convertidos en noticia no basta con que sucedan, sino con que sean narrados, y en ese proceso de escoger qué se narra, a qué se le da más preferencia, qué se va a excluir de la noticia, qué intención tengo y cómo hacer para mostrarla sin violar los principios éticos que deben caracterizar a un periodista, eso no es más que la subjetividad, la muestra inevitable de que ese algo que  ha ocurrido y ha llegado a otros luego de haber sido interpretado por un periodista que ha dejado en su redacción, en la narración del hecho, una parte de sí mismo. 

Y Juan Gargurevich afirma: “No basta desear o querer ardientemente ser objetivo; tal posibilidad está más allá de la conciencia del redactor. Sin embargo, concordamos con el periodista que dijo que se puede ser lo más objetivo posible, si se desarrollan adecuadamente los métodos, las técnicas de recaudar la información y transmitirlas al lector.”

La objetividad periodística no es más que el apego a la verdad, el intento por expresar del modo más veraz el hecho en sí , lo cual es totalmente imposible, se queda en teoría; ya que siempre nuestra subjetividad intervendrá en el proceso de elaboración de la información y en la transmisión de la misma.

De igual modo ser imparcial se convierte en otro mito, nunca le será posible a un periodista no tomar partido, porque incluso en aquellos casos en que no emitamos criterio alguno, estamos siendo parciales, estamos asumiendo una posición: abstenernos .Por tanto, objetividad y parcialidad son cualidades del periodismo que nunca estarán ajenas a la profesión. La objetividad, además, puede y debe ser construida respetando el sentido de remisión a los hechos según fuentes.

Ducrot plantea, además: “La parcialidad transformada en objetividad del discurso del poder permite que el lenguaje encubra las necesidades históricas de ese mismo bloque, a tal punto que, por ejemplo, ningún dirigente político latinoamericano de nuestro tiempo se atrevería a reconocer en forma expresa un programa contrario a la libertad… a la vez que la mayoría de ellos han desarrollado programas que condujeron a la pobreza extrema al 70% de la población  del subcontinente…”

Concluyendo: por más objetivos que intentemos ser, siempre quedará la duda de si hemos realizado la mejor interpretación de la realidad que, como ya sabemos, jamás será reflejada tal cual es.

Bibliografía:

Calsas Carro, María Jesús. El arte de la realidad: prospectivas sobre la racionalidad periodística. En: www.ull.es

Calzadilla Rodríguez, Iraida. La Nota. Pablo de la Torriente Brau. La Habana, Cuba, 2005. Página 28_30.

Ducrot, Víctor Ego. Objetividad o Subjetividad: mito del periodismo hegemónico. En: www.perio.unlp.edu.ar

Martí Pérez,J osé.”Escenas Mexicanas”. Revista Universal, México, 29 de mayo de 1875, Tomo 6, Obras Completas, página 212.

Rodríguez Borges, Rodrigo Fidel. La objetividad periodística, un mito persistente. En: www.ull.es



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris