Facebook Twitter Google +1     Admin

¿SABEMOS PREGUNTAR?

20091203192607-montes.jpg

Tema: Nadie nos va a regalar buenas respuesta si nosotros no las buscamos, si no pensamos de qué forma vamos a intervenir en el diálogo y aportar nuestros conocimientos y nuestra perspicacia para proponer respuestas productivas.

CLAUDIA MONTES DE OCA RIVAS,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

La entrevista periodística es una conversación con metodología propia sobre diferentes temas, no necesariamente de actualidad, entre dos o más personas destinada a ser difundida en cualquier medio de comunicación, según Raúl Pizarro, periodista y académico de la Universidad de Periodismo de Chile.

La periodista y profesora de la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Habana, Miriam Rodríguez Betancourt, concuerda en algunos aspectos con el periodista citado anteriormente, aunque incluye el término como “un método indagatorio, que surge prácticamente con el lenguaje articulado, como necesidad social de relación humana”.

En el caso del pedagogo y periodista español autor de la frase en análisis, Juan Cantavella, la entrevista periodística es una conversación entre el entrevistador y una o varias personas con fines informativos; producto de una preparación y adecuada ejecución.

Teniendo en cuenta otros términos de profesores del Departamento de Periodismo de la Universidad Autónoma de Nuevo León (España), en el Curso de Comunicación y Periodismo ofrecido en el período de verano del año 2008, plantean que es un hecho consistente en un diálogo entablado entre dos o más personas: el entrevistador o entrevistadores que interrogan y el o los entrevistados que contestan.

La palabra entrevista deriva del latín y significa "Los que van entre sí". Se trata de una técnica o instrumento empleado para diversos motivos, investigación, medicina, selección de personal. Una entrevista no es casual, sino que es un diálogo interesado, con un acuerdo previo e intereses y expectativas por ambas partes.

Por ultimo, el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define la palabra Entrevista como la conversación que tiene como finalidad la obtención de información. La misma proviene del francés entrevoir que significa lo que se entrevé o lo que se vislumbra.

Los antecedentes de la entrevista periodística son  norteamericanos. Varios historiadores aún no se ponen de acuerdo si la primera entrevista fue de James Gordon Bennett (director del New York Herald) en 1836, o de Horace Greely, en el Tribune de Nueva York, en 1859; pero sí han coincidido en que esta última posee una mayor proximidad al concepto actual de entrevista, tanto en planteamiento de objetivos como en resolución formal.      

La primera es una conversación titulada “Un asesinato atroz”. Se trataba de una entrevista a Rosina Townsend, dueña de un burdel neoyorquino, en el que se produjo un asesinato. Casi 25 años después, Horace Greeley empleó el “nuevo” método para dar cuenta de una entrevista a Brigham Young. Esta última es la que más se acerca al método moderno.

La entrevista abarca la gran mayoría de los estilos periodísticos, es por esto que existen entrevistas informativas, interpretativas y de opinión.

El periodista y profesor Raúl Pizarro analiza la  vida cotidiana como el marco ideal para encontrar una entrevista, puesto que él asume que cualquier pregunta que requiera de una respuesta es una entrevista por muy banal que sea el ejercicio.

Yo concuerdo en gran medida con él, pero le agrego que este intercambio de preguntas y respuestas lleva a un fin: averiguar algo, pero la periodística trasciende a las demás por el hecho de que su contenido será de dominio público, deberá pasar por un largo proceso de edición en manos del periodista y tendrá como objetivo resaltar la personalidad o labor de alguien, además de informar y actualizar a la población.

En la carrera de Periodismo de la Universidad de La Habana se estudian diferentes clasificaciones, entre ellas y como más comunes:

 1-Entrevista informativa
 2-Entrevista  de opinión autorizada
 3-Entrevista de actualidad
 4-Entrevista de personalidad

“De buenas preguntas dependen las buenas respuestas. Si el entrevistador tiene enfrente a un personaje de fácil expresión, extrovertido e histriónico no requerirá de mucho esfuerzo para materializar una entrevista con condimentos y atractiva”, opina Liudmila Talancón, periodista del Sistema Informativo de la Televisión Cubana.

Pero no siempre las cosas funcionan como dice esta reportera, en la generalidad de los casos el interrogado suele no estar muy dispuesto a revelar lo que supone íntimo, de tal modo que el desenlace será pobre si se carece de la capacidad de extraer información. Ese proceso hay que hacerlo con prudencia, pero sin miedo, transmitiendo confianza al interlocutor. En ese momento, el entrevistador debe hacer gala de todos sus datos y seducir al entrevistado de manera que obtenga la información deseada.

Para José Luis Martínez Albertos, profesor de la Universidad Complutense de Madrid, el papel de los periodistas es estar siempre atento a las respuestas, porque una de ellas puede contener un sentimiento, un dolor, un episodio o quizás una simple anécdota, circunstancia que pudiera ser determinante para el objetivo o nuevo rumbo de la conversación.

“Un tono inapropiado de la pregunta puede ocasionar un rechazo en el interlocutor y éste se cierra, nunca hay que perder de vista que no se trata de un interrogatorio policial sino de una conversación, y como tal debe conducirse en la forma más coloquial posible”. Dice el profesor.

Gabriel García Márquez, escritor y periodista, hace alrededor de tres años jugando el papel de entrevistado comentó: “El entrevistado tratará siempre de aprovechar la oportunidad de decir lo que quiere y –lo más preocupante -, bajo la responsabilidad del entrevistador; el cual, por su parte, tiene que ser muy zorro para saber cuándo le han dicho la verdad”.

Marieta Manso, directora de la revista cubana Somos Jóvenes, da como consejo a los que se inician en esta profesión entablar un previo y mutuo reconocimiento antes del diálogo: conversar de alguna vaguedad, algo que facilite un acercamiento.

“Luego hay que tener muy claro qué se va a preguntar y cómo, nunca se puede llegar a una entrevista sin tener aunque sea el mínimo y básico conocimiento del entrevistado. Es inamisible, por ejemplo, que a un escritor le preguntemos cuántos libros ha escrito.  Ignorar el dato o desconocer al personaje, equivaldría a hacer el ridículo. Y con frecuencia esa es una de las sensaciones con las que uno topa dentro de las páginas de un periódico, una revista, o en la radio y la televisión: el ridículo que proviene de lo obvio”.

Para Manolo Rodríguez, periodista de Cubavisión Internacional, las preguntas muy abiertas o muy cerradas son fatales, pues “colocan a nuestro objetivo en una constante duda y un fatal nerviosismo que terminará por resultar en estúpidas respuestas que a la larga nosotros tendremos que corregir.

“El entrevistador es el dueño de su entrevista todo el tiempo, y no permitirá que el otro vaya a ciegas. En mi caso particular, no llevo nunca el tema a una discusión previa con el entrevistado, pues esto ocasionaría un cambio de rol imperdonable; los papeles de cada uno siempre deben estar muy definidos: tú eres el periodista, sabes cómo hacer el trabajo respetando siempre, por supuesto, los criterios del entrevistado”.

Juan Cantavella en su libro Manual de la entrevista periodística, deja muy claro cómo proceder ente el diálogo. Dice que no se trata de abordar al entrevistado con una batería inconexa de preguntas, sino de valorar en su justa medida las posibilidades que tiene el personaje y aprovechar al máximo, con una documentación exhaustiva y un criterio acertado en la selección de las cuestiones, al personaje.                                        

Un error muy habitual, explica Cantavella, es repreguntar al entrevistado, tomando como referencia entrevistas anteriores, aunque las respuestas hayan sido geniales. Se ha de buscar la originalidad y, a lo sumo, aclarar, si se considera oportuno, alguna manifestación hecha con anterioridad y que en el momento de ser emitida causó algún tipo de reacción.

Sin dejar de lado todos los criterios antes expuestos, con los cuales coincido, puedo afirmar, también, que la entrevista periodística en el siglo XXI se muestra renovada y llena de cambios necesarios para su mejor elaboración, pero aún así nos quedan aspectos por erradicar.

Por ejemplo, según Igor Wogn, periodista y escritor cubano, revista Somos Jóvenes, a nivel mundial se está rigiendo la proliferación del facilismo en la prensa escrita y  sobre todo en la televisión: “Es conocido que no todas las entrevistas requieren de los mismos ingredientes; ahora bien, hay uno imprescindible que no por lo anteriormente dicho debe estar ausente, y es que estén escritas ágil, concisamente y sean capaces de  atraer el interés del lector por las preguntas y su desarrollo formal y conceptual.

“Atraer la atención es una antiquísima ley del periodismo. ¿Alguien lo ignora?  Y errará contra esa regla quien comience una entrevista preguntando explícitamente: ¿Dónde usted nació?”

Antes de concluir este trabajo, me gustaría compartir con ustedes algunas erratas, no con el mero fin de reír, sino para aprender de ellas y sobre todo, nunca cometer los mismos errores. ¡Aquí les va!

Recuadro 1

Cuídese de esto

Fidel es una personalidad de respuestas rápidas, profundas y filosóficas. La cadena O’Globo de Brasil preparó a una reportera para la entrevista al líder de la Revolución. La periodista, sobre la intimidad del estadista, preguntó:

-¿Usted es casado? -a lo que Fidel responde con otra pregunta:

-¿Quién te dijo eso...?
-Entonces, ¿Usted no es casado? -a lo cual riposta:

-Y... ¿quién te dijo que no...?

------

Alguien muy atrevido le preguntó a la famosa artista de cine:

-¿Es cierto que a Usted no le gustan los hombres?

Pues ella, sin inmutarse, dio la respuesta adecuada:

-Como Usted, no...

------

Otro caso famoso de entrevista fue la realizada a Hemingway. También el periodista deja la pregunta que cree más interesante para el final:

-Maestro, me pudiera decir... ¿cómo se escribe una novela?

Rápido como el rayo, el autor de El viejo y el mar, expresa:

-Escribiéndola...

Como ven, esos son los llamados imponderables en las entrevistas, que podemos evitar con mucha intencionalidad en cada pregunta y saber de antemano las lecturas, es decir, las repuestas que el entrevistado pueda ofrecer.

Prepararnos bien para este duelo, es ser consecuentes con la profesión y respetarnos a sí mismos. Y como dijo alguien que una vez leí en Internet:                                

Saber preguntar no solo es una actitud eficaz para avanzar en la vida; sino también condición imprescindible a la hora de abordar el género entrevista. 

Bibliografía:

*Consulta Internet:

Bergero, Fabián: La Entrevista Periodística. En: http://red-accion.uncoma.edu.ar/asignaturas/laentrevistaperiodística.htm. Consultado 18 de junio de 2009.

Cantavella, Juan Robert: Los diálogos literarios como precursores de la entrevista periodística. En: www. google. com. Consultado 10 de junio de 2009.

Gargurevich, Juan: Géneros periodísticos. En: www. google. com. Consultado 18 de junio de 2009.

La entrevista periodística. En: http://es.wikipedia.org/wiki/Entrevista

Martín Vivaldi, Gonzalo: Curso de redacción. En: www. google. com. Consultado 18 de junio de 2009.

Martínez Albertos, José Luis: Estudios sobre el mensaje periodístico. En: www. google. com. Consultado 10 de junio de 2009.

Pizarro Rivera, Raúl: La entrevista periodística. En: www. google. com. Consultado 2 de junio de 2009.

*Entrevista a periodistas cubanos:

Igor Wong, periodista y escritor cubano, revista Somos Jóvenes.

Liudmla Talancón, periodista del Sistema Informativo de la Televisión Cubana.

Manolo Rodríguez, periodista de Cubavisión Internacional.

Marieta Manso, periodista y directora de la revista Somos Jóvenes.

*Consulta de textos como:                                          

CANTAVELLA, Juan Robert. Manual de la entrevista periodística. Ariel Comunicación. Barcelona, 1996, 191 págs.

HALPERIN, Jorge. La entrevista periodística, intimidades de una conversación pública. Paidós. Buenos Aires, 1998 (2° Edición)

MARTINEZ ALBERTOS, José Luis. Redacción Periodística: Los estilos y los géneros en la prensa escrita. Mitre. Barcelona, 1974.

RODRIGUEZ BETANCOURT, Miriam. Acerca de la entrevista periodística. Editorial Pablo de la Torriente, La Habana, 2000, pág. 15.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris