Facebook Twitter Google +1     Admin

SUCESOS DEL SIGLO VEINTE (DE 1900 A 1951)

20100507055312-9.jpg

IX: De 1941 a 1945, una mirada al pasado desde Radio Reloj.

IRAIDA CALZADILLA RODRÍGUEZ

1941

SUCESOS DEL SIGLO VEINTE. AÑO MIL NOVECIENTOS CUARENTA Y UNO. Cuando se repasan periódicos de mil novecientos cuarenta y uno, el horror de la guerra invade página tras página, dando la exacta dimensión de cómo los seres humanos vivieron pendiente de cada suceso. Ese año ante el ejército alemán sucumbió Grecia y Yugoslavia, y Londres tuvo una de las noches más sangrientas en mayo, cuando luego de un bombardeo murieron más de mil cuatrocientas personas. Hitler invadió la otrora Unión Soviética y declararon a Japón la guerra, Estados Unidos e Inglaterra, después del ataque a Pearl Harbor. También, el acorazado Bismarck fue hundido por la Armada Británica. En mil novecientos cuarenta y uno hubo pocas alegrías. Familias enteras lloraban sus muertos o recibían cartas hablando del crudo invierno en las trincheras. Continuará en el siguiente minuto...

ADIOS A TAGORE. Conclusión. A los ochenta años, tras una vida dedicada al magisterio del ejemplo, murió el poeta indio Rabindranath Tagore, en mil novecientos cuarenta y uno. Del noble patriarca que obtuvo el Premio Nobel, quedaron obras de bellísimas humanidad como Tora, Luna nueva y El jardinero. También partió otro grande de la literatura, el irlandés James Joyce, de controvertidos textos en los que sobresale para siempre un título: Ulises. Y ese fue el año en que el director Orson Wells estrenó un clásico de todos los tiempos: Ciudadano Kane, filme de estudio hasta hoy. Pero no olvidemos que mil novecientos cuarenta y uno fue también de reafirmación alemana en su supuesta raza superior. A los judíos, en aquel país, se les obligó a ponerse la estrella de David en público, como señalamiento de estigma. Redactó: Iraida Calzadilla Rodríguez

1942

SUCESOS DEL SIGLO VEINTE. AÑO MIL NOVECIENTOS CUARENTA Y DOS. El poeta pastor de cabras, Miguel Hernández, partió en mil novecientos cuarenta y dos, con un cuerpo enfermo y un espíritu recocido con esperanzas y desilusiones. Unas horas antes de morir, el español cantor de la naturaleza abierta a los hombres y mujeres, había dicho: “Adiós, hermanos, camaradas, amigos: ¡Despedidme del sol y de los trigos!”. En la cárcel madrileña no estaban ni la amada Josefina ni el Manolillo de su alma. No estaba la libertad de la República por la que peleó hasta con los dientes. El miembro del Quinto Regimiento, el proclamado “primer poeta de la guerra”, Miguel Hernández, dejó el vacío de los grandes en mil novecientos cuarenta y dos. Antes, había escrito: “los pueblos se salvan por la fuerza que sopla desde todos sus muertos”. Continuará en el siguiente minuto…

EL ESPANTO DE LIDICE. Conclusión. Mil novecientos cuarenta y dos fue un año de continuación de la Segunda Guerra Mundial. Un hecho dentro de la contienda fue particularmente espeluznante, al arrasar las fuerzas nazis con la población checoslovaca de Lídice. Lídice, que se convirtió para siempre en un símbolo del holocausto y de alerta a los hombres para preservar la paz. En esa etapa, la resistencia checa ultimó a “El carnicero de Moravia”, el sanguinario segundo jefe de las SS, Reinhard Heydrich. Los alemanes, con su manto fatídico, abrieron en tierra polaca el campo de exterminio de judíos de Treblinka. En Cuba, en mil novecientos cuarenta y dos conmocionó la muerte de un hombre cuyo solo nombre evoca dedicación, estudio y diplomacia: el campeón mundial de ajedrez, José Raúl Capablanca. Redactó: Iraida Calzadilla Rodríguez.

1943

SUCESOS DEL SIGLO VEINTE. AÑO MIL NOVECIENTOS CUARENTA Y TRES. La muerte de cientos de miles de soldados alemanes y de sus aliados italianos y rumanos costó la persistencia hitleriana de mantener la guerra contra la Unión Soviética durante la segunda contienda mundial. Finalmente, en enero de mil novecientos cuarenta y tres, se produjo la histórica batalla de Stalingrado, con la victoria del Ejército Rojo sobre las fuerzas nazis. Sin embargo, en Polonia ocurrió en abril un hecho de espanto al asesinar las tropas alemanas a cuarenta mil judíos en el guetto de Varsovia. En julio, otro retroceso para los arios, con la retirada de las llanuras de Kursk, en lo que se considera una de las mayores batallas de blindados de la historia. En mil novecientos cuarenta y tres asesinaron a un periodista paradigma: el checo Julius Fucik. Continuará en el siguiente minuto...

EL PEQUEÑO PRINCIPE. Conclusión. Libro de cabecera para cientos de miles de seres humanos es El Pequeño Príncipe, cuyo autor fue aquel piloto y escritor francés cuya vida puede compararse con una novela leída montado a caballo: Antoine de Saint-Exupéry. En mil novecientos cuarenta y tres nació ese texto de reflexión, dedicado a los niños, quienes comprenden lo que son incapaces las personas mayores porque olvidaron que también fueron niños una vez. Libro de amor a una rosa, a un volcán, a una zorra, a un piloto, y de ilusión en el sueño de los hombres de saludar a una estrella cuando el corazón anda de vuelo. Desde mil novecientos cuarenta y tres, con El Pequeño Príncipe, hemos sabido para siempre que “mientras brille una estrella habrá un amigo. Mientras haya un amigo habrá esperanza para el hombre”. Redactó: Iraida Calzadilla Rodríguez.

1944

SUCESOS DEL SIGLO VEINTE. AÑO MIL NOVECIENTOS CUARENTA Y CUATRO. Las hordas nazis presentían en mil novecientos cuarenta y cuatro el fin de una guerra absurda y como fieras continuaron sembrando el horror de la muerte entre millones de seres humanos. Sin embargo, a finales de enero, Leningrado triunfó sobre el asedio a que estuvo sometida su población durante novecientos días para hacerla rendir por hambre. También, fueron liberadas Roma y París, y las personas se echaron a las calles con la euforia del renacimiento. En mil novecientos cuarenta y cuatro Adolfo Hitler ordenó el lanzamiento de bombas voladoras contra el sur de Inglaterra. Y sucedió un hecho insólito para la supuesta perfección del espionaje alemán: al nazi número uno se le intentó ajusticiar mediante un atentado en su cuartel de la Prusia oriental. Continuará en el siguiente minuto...

OPERAN CORAZON DE RECIEN NACIDO. Conclusión. Mientras la guerra continuaba devastadora, otros hombres y mujeres intentaban llenar de esperanzas a los seres humanos. Así, el doctor Alfred Blalock, en mil novecientos cuarenta y cuatro, realizó la primera operación de corazón practicada a un bebé, en Estados Unidos. Se conoce que en ese período, y en general durante toda la contienda, muchos artistas famosos llevaron su arte a los soldados en las trincheras. En cuanto a los descubrimientos, el antropólogo Leakey halló fósiles y útiles de los primeros homínidos. En el mil novecientos cuarenta y cuatro, no obstante, partieron dos hombres célebres: Piet Mondrian, proclamado como el pintor de la geometría, y Edvard Munch, cuyo nombre se inserta entre los fundadores de la escuela expresionista. Redactó: Iraida Calzadilla Rodríguez.

1945

SUCESOS DEL SIGLO VEINTE. AÑO MIL NOVECIENTOS CUARENTA Y CINCO. Preñado de sucesos estuvo mil novecientos cuarenta y cinco, cuando las hordas alemanas capitularon se rindieron los japoneses, Europa festejó la victoria y quedó cerrado uno de los capítulos más lesivos de la historia de la humanidad: la Segunda Guerra Mundial. Pero antes y en apretadísima síntesis, habrá que relacionar el descubrimiento de los campos de concentración y el horror de quienes en ellos fueron encontrados. También, el suicidio de Adolf Hitler y el ajusticiamiento de Benito Mussolini. Y, sobre todo, en mil novecientos cuarenta y cinco Estados Unidos sembró el espanto cuando lanzó bombas atómicas en Hiroshima y Nagazaki, y más de ciento cuarenta y cinco mil víctimas inocentes dejaron en el tiempo solo su rostro carbonizado. Continuará en el siguiente minuto...

NAZIS A TRIBUNAL. Conclusión. En mil novecientos cuarenta y cinco se inició uno de los procesos jurídicos más importantes cuando, en Nuremberg, veintiún dirigentes nazis fueron presentados ante un tribunal aliado. El proceso de Nuremberg está recogido en un libro que circuló en Cuba hace varios años y que puede encontrase en bibliotecas públicas. En ese período, Ho Chi Minch proclamó la República de Viet Nam, se fundó la Federación Sindical Mundial y se instituyó el Día Internacional de la Juventud. En los días finales de la Segunda Guerra Mundial, un joven comunista cubano murió defendiendo el Báltico polaco como parte del Ejército Rojo: ese fue Enrique Vilar. Y otra cubana partió, la escritora Dulce María Borrero. En mil novecientos cuarenta y cinco fue asesinado el líder Ernest Thaelman. Redactó: Iraida Calzadilla Rodríguez.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris