Facebook Twitter Google +1     Admin

SUCESOS DEL SIGLO VEINTE (DE 1900 A 1951)

20100507222604-8.jpg

VIII: De 1936 a 1940, una mirada al pasado desde Radio Reloj.

IRAIDA CALZADILLA RODRÍGUEZ

1936

SUCESOS DEL SIGLO VEINTE. AÑO MIL NOVECIENTOS TREINTA Y SEIS. Hay que observar viejas fotos sepias de mil novecientos treinta y seis y el estallido de la Guerra Civil, para ver la resolución y hondura humana de aquellos hombres y mujeres que abrazaron la causa de la República. Campesinos, obreros, gente de pueblo sin más futuro que sus manos, durante prolongados años se batieron contra el fascismo e intentaron ganar las estrellas. Los cubanos no estuvieron ajenos a ese dramático suceso y miles se fueron hasta la Península enrolados en las Brigadas Internacionales, en el Socorro Rojo y al llamado del Partido. Entre esa pléyade de valientes, los intelectuales de la Isla dieron en mil novecientos treinta y seis su apoyo mayoritario a la España que se levantaba en armas para construirse un nuevo porvenir. Continuará en el siguiente minuto...

HITLER NO QUISO NEGROS. Conclusión. En agosto de mil novecientos treinta y seis se dieron cita en Berlín atletas de cuarenta y nueve naciones para celebrar los Juegos Olímpicos. En medio de la alegría por los resultados del encuentro, la mala nota la puso el iracundo Adolfo Hitler, promotor acérrimo de la superioridad de la raza aria. Pues bien, cuando el deportista norteamericano Jesse Owens, bien negro, subió al podio para recibir sus muy merecidas preseas, el fascista y culpable del holocausto mayor de la historia, obstinadamente se negó a felicitarlo. Pero Owens arrebató al público con sus actuaciones en pruebas de velocidad, salto de longitud y relevos y en los Juegos Olímpicos de mil novecientos treinta y seis se le aplaudió hasta el arrebato. Hitler, furibundo, abandonó el estadio. Redactó: Iraida Calzadilla Rodríguez.

1937

SUCESOS DEL SIGLO VEINTE. AÑO MIL NOVECIENTOS TREINTA Y SIETE. Abril era un mes apacible del verano vasco de mil novecientos treinta y siete y sus habitantes de disponían a llevar a la feria sus productos o a regatear en el mercado y comprar al mejor precio. De pronto, la aviación alemana ensombreció la placidez de Gernica, el centro quedó devastado por la metralla y la muerte sumó casi mil setecientas inocentes víctimas. El fascismo se enseñoreó con su rostro prepotente. En mayo de mil novecientos treinta y siete, pocos días después de la tragedia, el pintor español Pablo Picasso llegó a Gernica y su sangre, sentidos y memoria absorbieron el espanto para llevarlo a planos de arte. Y ahí quedó ese magnífico cuadro de dolor y muerte, desesperación y agonía, de canto mutilado. Sucesos del siglo veinte continuará en el siguiente minuto...

EL HOMBRE DE RAPSODIA AZUL. Conclusión. La muerte se llevó demasiado pronto a George Gershwin, cuando la fama le era anfitriona espléndida y su arte trascendía fronteras. En mil novecientos treinta y siete el compositor de Rapsodia en azul fue víctima de un tumor cerebral. Tenía solo treinta y nueve años. Otro que también nos dejó fue el barón Pierre de Coubertin, a quien se debe la celebración de los Juegos Olímpicos modernos, los cuales condicionó como encuentros de confraternidad y amistad deportiva. Dos norteamericanas fallecieron en mil novecientos treinta y siete: “La emperatriz del blues”, Bessie Smith, significativa cantante negra de la década del treinta. Y la aviadora Amelia Earhart, quien como estela fugaz se perdió en el Pacífico, durante su travesía aérea dando la vuelta al mundo. Redactó: Iraida Calzadilla Rodríguez.

1938

SUCESOS DEL SIGLO VEINTE. AÑO MIL NOVECIENTOS TREINTA Y OCHO. Con su cercanía a la fatídica segunda conflagración mundial, como preludio de malos agüeros llegó mil novecientos treinta y ocho. Fue la época en que Adolfo Hitler anexó Austria a Alemania, y luego exhibió con orgullo su amistad con el dictador italiano Benito Mussolini. En el país autodenominado de raza aria, en noviembre se produjo “la noche de los cristales rotos”, y los judíos vieron con espanto allanar y saquear alrededor de siete mil de sus establecimientos, e incendiar sinagogas. En otras partes del mundo mil novecientos treinta y ocho no fue mejor. La ciudad de Cantón fue devastada por los bombardeos japoneses y en los escombros aparecían una y otra vez rostros de muertes; y los españoles republicanos cruzaron El Ebro e iniciaron la ofensiva. Continuará en el siguiente minuto...

LOS MARCIANOS DE WELLES. Conclusión. Mientras en mil novecientos treinta y ocho los poderosos movían hilos de muerte preparando la Segunda Guerra Mundial, otros hombres asombraban al mundo de muy diversas maneras. Por ejemplo, Orson Welles provocó una verdadera histeria con la transmisión radial del programa La guerra de los mundos, con la cual los norteamericanos se creyeron invadidos por marcianos. Ese año hubo tres nacimientos: el primer zoológico para disfrute de niños, en Londres; los cepillos de dientes con cerdas de naylon, de la firma du Pont; y el cada vez menos creíble Superman, héroe de una cultura mascadora de chicles y bebedora de Coca-Cola. La década del treinta fue convulsa y contorsionada. Años de extrema pobreza para muchos y de desenfrenada riqueza para pocos. Redactó: Iraida Calzadilla Rodríguez.

1939

SUCESOS DEL SIGLO VEINTE. AÑO MIL NOVECIENTOS TREINTA Y NUEVE. Los jinetes del Apocalipsis volvieron en desenfreno en mil novecientos treinta y nueve, cuando el estremecimiento de la Segunda Guerra Mundial sacudió a millones de seres humanos. Recomenzaba una época de muerte y devastación, de hambrunas, de reclutamientos, de campos de batalla y soldados amoratados por la nieve. Testigos aseguran que en el preludio de la contienda, cuando Hitler invadió Praga, los checos lloraban y cantaban su himno nacional en rebeldía por saludar a los soldados nazis. En Polonia, los bombarderos Junkers espantaron a la población y los alemanes aplicaron la táctica de la guerra relámpago. También antes de iniciarse la conflagración en mil novecientos treinta y nueve, más de un millón y medio de niños ingleses fueron evacuados en el campo. Continuará en el siguiente minuto...

FIN DE OTRA GUERRA. Conclusión. Mientras las grandes potencias alineaban sus fuerzas para la Segunda Guerra Mundial cual demoníaco circo romano, en España finalizaba la Guerra Civil con el saldo de incontables muertes y de ciudades y campos asolados por la furia del fuego. La represión franquista que sucedió a ese gran episodio español, llevó en mil novecientos treinta y nueve a que cientos de miles de republicanos cruzaran la frontera francesa en condición de emigrados. La gran mayoría de aquellos seres pintados de angustia fue a parar a campos de concentración y, los que tuvieron más suerte, partieron hacia otros países que les acogieron. Mil novecientos treinta y nueve, y los años siguientes, quedaron inscriptos en esa parte oscura de la historia de la cual la humanidad no puede olvidarse jamás. Redactó: Iraida Calzadilla Rodríguez.

1940

SUCESOS DEL SIGLO VEINTE. AÑO MIL NOVECIENTOS CUARENTA. El manto pardo del fascismo alemán en mil novecientos cuarenta se expandió por Dinamarca, Noruega, Holanda, Bélgica, Francia e Inglaterra, implantando en todas partes el horror y la incertidumbre. Los ataques aéreos se sucedieron una y otra vez en ciudades y campos invadidos, y la población vio con horror ondear la esvástica, símbolo nazi, cual regidor turbio de sus destinos. Pongamos un ejemplo, en el guetto judío de Varsovia, se calcula que morían a diario unas setenta personas. El gran Charles Chaplin tuvo, sin embargo, la osadía de estrenar ese año la película El gran dictador, donde ridiculizaba a Hitler. En Cuba, en mil novecientos cuarenta murió el líder portuario Manuel Porto Dapena, alcanzado por una bala mientras participaba en un acto de homenaje a Rafael Trejo. Continuará en el siguiente minuto...

PERMISO ESPECIAL PARA UNA NEGRA. Conclusión. En el “país de la libertad”, como gusta mentirse Estados Unidos, los negros han tenido que librar una batalla dramática contra el racismo. Así, en mil novecientos cuarenta, cuando Hattie Mc Daniel se erigió como la primera actriz de color en recibir un Oscar, hubo que pedir un permiso especial para que la mujer se sentara en la mesa de los triunfadores. Hattie Mc Daniel es esa robusta criada de cara bonachona que aparece en el filme Lo que el viento se llevó, cinta merecedora de nueve Oscares en mil novecientos cuarenta. Y otro dato interesante: en ese septiembre de otoño europeo, cuatro traviesos niños franceses descubrieron una cueva que atesoraba pinturas prehistóricas, cuyas fechas se ubican entre quince mil y trece mil años antes de nuestra era. Redactó: Iraida Calzadilla Rodríguez.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris