Facebook Twitter Google +1     Admin

SUCESOS DEL SIGLO VEINTE (DE 1900 A 1951)

20100518095836-2.jpg

II: De 1906 a 1910, una mirada al pasado desde Radio Reloj.

IRAIDA CALZADILLA RODRÍGUEZ

1906

SUCESOS DEL SIGLO VEINTE. AÑO MIL NOVECIENTOS SEIS. Para los cubanos, mil novecientos seis trajo otro manotazo al ansia independentista de la nación, pues Estados Unidos intervino militarmente la Isla por segunda vez y la Enmienda Platt le sirvió de facilitadora. En el plano cultural, se fue en Guanabacoa la poetisa de fino verso, Mercedes Matamoros. Otras huellas grises en el mundo dejó mil novecientos seis, con la partida del galo Pierre Curie, Premio Nobel de Física, tras un accidente de tráfico; de Henrik Ibsen, noruego de larga vida y excelentes obras como Casa de Muñecas y El pato salvaje; y del impresionista Paul Cézanne, calificado como el precursor de la pintura moderna. Y, para mayor desgracia, la ciudad de San Francisco fue sacudida por uno de los más terribles terremotos de todos los tiempos. Continuará en el próximo minuto...

ALGO BUENO EN MIL NOVECIENTOS SEIS. Conclusión. En los deportes, mil novecientos seis no fue malo: en él se dieron tres citas pioneras en la Francia de vanguardia: el tope internacional de rugby, el Gran Prix de Automovilismo y la competencia mundial de aerostatos. Ese fue el año en que las inglesas se arrebataron por dar vida a sus lacios cabellos con un permanente de peluquería, mientras los norteamericanos se ufanaron de la estrenada gramola para discos. Otros sucesos de mil novecientos seis: John Stuart, un británico con suma chispa innovadora, mostró el príncipe de los filmes de dibujos animados, y Estados Unidos presentó el iniciador de los programas radiales. Sin embargo, para dar la mala talla, los alemanes prohibieron la actuación en el país a una bailarina excepcional, Isadora Duncan. Redactó: Iraida Calzadilla Rodríguez.

1907

SUCESOS DEL SIGLO VEINTE. AÑO MIL NOVECIENTOS SIETE. En fines de semana de pertinaz lluvia e intensa humedad, nada más recurrente que la lavadora para andar rápido en el arreglo de la ropa. Por cierto, ¿usted lo sabía?, la Hurley Machine Corps produjo esos primeros aparatos eléctricos en Estados Unidos, en mil novecientos siete. Y para quienes aún conservan las viejas máquinas de coser Singer, el inmueble de la firma fue construido ese año en la ciudad neoyorquina y constituyó el de mayor altura para su época. Durante mil novecientos siete hubo acontecimientos importantes que dieron paso a otros estudios. Entre ellos, el descubrimiento por parte de galenos franceses de un suero para sanar el mal de la disentería. Y otro: los hermanos Lumiere, unidos en sangre e inventos, se alzaron con el éxito de la fotografía a color. Continuará en el siguiente minuto...
 
DOÑA LEONOR. Conclusión. Nunca se bien consoló doña Leonor Pérez de la separación, primero, y el deceso después, de José Martí, de su “Pepe” iluminado por el amor a la Patria. Dicen que largas horas pasaba sentada en el portal de la casa, repasando en la memoria viejas cartas del hijo querido, hasta que le llegó la muerte en mil novecientos siete. Ese fue año desolador para los jamaicanos de Kingston, cuando un terremoto de todos los demonios les arrebató a más de ochocientas personas. No obstante penas, mil novecientos siete dejó una sonrisa para el francés Paul Cornu, quien sostuvo verticalmente su helicóptero a una distancia del terreno de cero como tres metros. En esa época, Pablo Picasso desataba apasionados comentarios a favor y en contra por el cuadro Las señoritas de Avignon. Redactó: Iraida Calzadilla Rodríguez.
 

1908

SUCESOS DEL SIGLO VEINTE. AÑO MIL NOVECIENTOS OCHO. Signado por notables estuvo mil novecientos ocho. Por ejemplo, el físico inglés, nacido en Nueva Zelanda, Ernest Rutherford, mereció el Premio Nobel que otorga la Academia anualmente, en virtud de sus aportes sobre la relatividad del átomo. Era el preludio de lo que haría once años más tarde, cuando logró la primera transmutación del mismo. En ese período, otro gran descubrimiento: “la cuarta dimensión”, como llamó al tiempo el alemán Hermann Minkowski. Albert Einstein, a su vez, no se quedó detrás en los empeños científicos y en mil novecientos ocho, en Suiza, expuso la teoría cuántica de la luz. ¿Saben?, fueron investigadores holandeses quienes solidificaron por vez primera el helio. Si desea contribuir con Sucesos del siglo veinte, llámenos. Continuará en el siguiente minuto...

ARREBATOS DE MANET. Conclusión. Desanimado con su obra, creedor de que poca valía tenía, en un arrebato depresivo el pintor francés Claude Monet se deshizo de muchos de sus lienzos, en mil novecientos ocho. El autor de La Catedral de Ruán entonces pensaba que su arte no trascendería el tiempo. Otro que sufrió pesares fue Dorando Pietri, quien después de liderar el maratón olímpico londinense, el trofeo se le escapó dramáticamente a corta distancia de la meta, al caer el hombre exhausto en la pista. Otros sí se apuntaron honores. En mil novecientos ocho Orville Wright batió récord al volar durante setenta minutos y seguía, junto con su hermano Wilbur, en la preferencia del público. Y uno más: Jack Johson fue el primer negro norteamericano en coronarse campeón en un mundial de levantamiento de pesas. Redactó: Iraida Calzadilla Roddrñiguez.
 

1909

SUCESOS DEL SIGLO VEINTE. AÑO MIL NOVECIENTOS NUEVE. Tan viejo como el hombre mismo, es el deseo de descubrir horizontes más allá de su espacio vital. En ese empeño la historia recoge hazañas como las de Marco Polo, Cristóbal Colón, James Cook, Fernando Magallanes y Roald Amundsen, sin que la lista siga un orden cronológico. Fue ese espíritu emprendedor por hallar lo desconocido al que se suscribieron Robert Peary y Matthew Henson, quienes en mil novecientos nueve llegaron al Polo Norte y su resplandeciente blancura. Ese año, también, el Canal de la Mancha fue sitio para el protagonismo de Louis Blériot, francés que lo cruzó en un apasionante vuelo de treinta y siete minutos. Otro suceso de mil novecientos nueve fue el estreno del código de peligro SOS, durante el naufragio del Slavonia, en las cercanías de los Azores. Continuará en el siguiente minuto...

NIJINSKY Y ANNA. Conclusión. Una pareja clásica del escenario fue la de los bailarines rusos Vaslav Nijinsky y Anna Pávlova. En mil novecientos nueve, el catalogado mejor bailarín de todos los tiempos y el melancólico cisne tuberculoso que aspiró a la perfección, triunfaron en París, Ciudad Luz, con las coreografías de Mijail Fokine. Año excelente para la cultura, se estrenó La esfinge, del escritor español Miguel de Unamuno, en tanto los franceses Emile y Charle Pathé iniciaron los rodajes de noticieros para el cine. En Cuba, nacieron dos hombres de letra y acción militantes, Félix Pita Rodríguez y Raúl Roa. Sin embargo, mil novecientos nueve fue el adiós para la patriota villaclareña Marta Abreu, mujer pródiga en obras benéficas y en donaciones para la causa independentista. Escriba a Sucesos del siglo veinte, a Iraida Calzadilla Rodríguez. 
 

1910

SUCESOS DEL SIGLO VEINTE. AÑO MIL NOVECIENTOS DIEZ. De trascendencia para la cultura cubana fue mil novecientos diez, pues dos instituciones nacieron para beneplácito de los especialistas: las academias de Artes y Letras y la de Historia de Cuba. Ese año, vio la luz un grande, José Lezama Lima, nombre que en el tiempo se inscribiría entre los poetas de obligada referencia. Otro acontecimiento fue la apertura de la revista Bohemia, publicación decana de la prensa nacional, en cuyas páginas a lo largo de casi nueve décadas está el acontecer del país y hoy continúa su labor informativa y reflexiva de mano de un colectivo con entregas de buena factura. Mi novecientos diez, sin embargo, dio el adiós definitivo a Fermín Valdés Domínguez, aquel hombre escritor y patriota y, por antonomasia, hermano de Martí. Continuará en el siguiente minuto...

VARIOS ILUSTRES SE FUERON. Conclusión. Mil novecientos diez se llevó a varios ilustres. De manos de Mark Twain no saldrían más deliciosas aventuras, ni León Tosltoi volvería a escribir estremecedoras novelas humanas, ni el poeta Pedro Santacilia andaría por calles mexicanas. Una dama de entrega absoluta partió ese año, la mítica Florencia Nightingale, creadora del cuerpo de enfermeras. No obstante, mil novecientos diez trajo novedades y en Hollywood se filmó la primera película, llamada En la vieja California, y la pionera de las versiones de Frankenstein nació en los estudios neoyorquinos Edison. Y algo para sonreír en la despedida: ese año se fabricó la batidora eléctrica, el tango llevó al arrebato a los europeos y se concedió la licencia de piloto a una mujer con verdaderas agallas, la baronesa de Laroche. Redactó: Iraida Calzadilla Rodríguez.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris