Facebook Twitter Google +1     Admin

EL KARATE NO SOLO ES UN DEPORTE

20100624150620-mai.jpg

El profesor Alberto Zamora, de la Universidad de La Habana, habla de una de las disciplinas más solicitadas por los estudiantes.

LUONG MAI PHUONG,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Hace menos de 60 años, llegó el karate a Cuba. Hace muchos años, un profesor cubano se encontró con el arte marcial asiático, y lo amó, pues siente en él una filosofía de vida. En su clase en la Universidad de La Habana crecen y se multiplican karatecas. En la Facultad de Educación Física, todos conocen a Alberto Zamora Soublett: 55 años de edad, 34 años en la profesión. Prefiere hablar más sobre el karate que de su vida.

-Profesor, usted acaba de escribir un

trabajo sobre karate con su compañero

Aurelio Boza  Carbonell. ¿Por qué este tema?

Llevo 34 años en la Universidad de La Habana y me gusta mucho mi trabajo, tanto como amo al karate. La investigación la realizamos tratando de subsanar el desconocimiento de la esencia del karate en Cuba y llevados principalmente por la imagen de lucha y combate que es lo que se exhibe en las artes marciales en general.

La gente aún cree que el karate es sinónimo de agresividad y  violencia. Pero no, esa no es la verdad. Quiero proporcionar mis conocimientos a las personas porque creo que las ideas erróneas se erradicarían si se conociera la esencia misma de esa disciplina y sus connotaciones históricas, producto de una larga tradición, de una cultura, de un arte y de una filosofía.

-34 años estudiando un arte marcial

no es poco. ¿Qué significa éste?

En sentido literal, karate significa "el camino que conduce al arte de las manos vacías", ya que el karateca no tiene ningún tipo de arma, sino que hace de su cuerpo un arma. El karate do implica el sentido filosófico en busca de un equilibrio armónico entre cuerpo, mente y espíritu.

-¿Cuál es su origen?

El karate tiene su nacimiento en China y la India. Quizás los japoneses no gustan de decir eso, pero generalmente casi todas las artes marciales tienen sus orígenes en la India y después en China se desarrollan. Desde el siglo VI de nuestra era las técnicas chinas se practican en Okinawa junto a técnicas locales. Luego, un rey de Japón centralizó el poder en Okinawa y prohibió el uso de las armas a la gente del pueblo.

En el siglo XV los japoneses invadieron Okinawa, por lo que la población, sin ninguna clase de armas, tuvo que enfrentarse a agresores armados, sin tener más que las manos para poder defenderse. Por este motivo desarrollaron los sistemas de lucha sin armas, que acabaron convirtiéndose en un método de autodefensa llamado, simplemente, Te (literalmente: Mano), y al que luego denominarían Okinawa-Te (la Mano de Okinawa).

De hecho, la imposibilidad de conseguir armamento tradicional fue lo que posibilitó el desarrollo del karate en Okinawa. Otra consecuencia fue la utilización con ese fin de herramientas del campo y de uso doméstico. Tal es el origen del Kobudo de Okinawa, que tomó auge paralelamente al karate.

-¿Cómo se iniciaron los principales estilos del karate?

Cuando se habla de los estilos de karate, es probable que sea necesario dar tono a una expresión que se emplea por comodidad. Un estilo es un sistema de combate con un contenido técnico y kata específico. En realidad, la práctica en Okinawa, que era secreta, se transmitía de manera bastante informal en lo referente a donde se iniciaba un karateca y progresaba luego junto a varios maestros.

En efecto, cada maestro conocía uno o dos katas que enseñaba al discípulo. A continuación de eso, él lo orientaba hacia otro experto para que le transmitiera su conocimiento.

En la medida en que los maestros enseñaban solamente kata, puede decirse que este era -y sigue siendo todavía hoy-, lo esencial del karate. Se comprende entonces por qué los katas son la herencia de los maestros del pasado, obligados a practicar en secreto, han incorporado a su forma las técnicas de combates extraídas de su propia experiencia que pudieran hacer trabajar igualmente bien el cuerpo y la mente, estando al mismo tiempo comprometido con el ansia de preservar el  aspecto técnico .

-¿Cómo llegó el karate a Cuba?

Las primeras manifestaciones de artes marciales se introducen en Cuba cuando comienzan a llegar al país los emigrantes asiáticos. Los chinos hacen su asentamiento en la zona de Zanja. Los japoneses fundan colonias en Isla de la Juventud, Cienfuegos y el Oriente del país. El arte marcial practicado en los barrios chinos se impartía sólo a sus descendientes  y de forma limitada. Con el triunfo revolucionario surge la necesidad de preparar a nuestros combatientes en la defensa personal, ya que se cumplían misiones sin el uso de armas.

-¿Cómo clasifica el nivel del karateca?

Existen diversos grados de adiestramiento formalmente reconocidos en karate, representados por el color del cinturón de tela que rodea  la vestimenta que se usa en las prácticas; los colores seleccionados en orden ascendente son: blanco, amarillo, naranja, verde, azul, marrón y negro. Las calificaciones para los cinturones difieren de escuela a escuela, dependiendo del estilo y el nivel que se enseñe. El cinturón negro o dan es el máximo nivel en karate y está también calificado en grados de pericia, siendo el décimo dan de mayor nivel. En la actualidad, existen en Cuba varios árbitros de karate de categoría internacional y el mayor nivel recibido es el séptimo dan.

-En las competencias, los karatecas

siempre gritan algunas palabras.

¿Usted puede explicarlas?

Respiraciones y gritos ayudan en el ritmo de ataque del karate, concentrando más fuerza en cada golpe o bloqueo y dando vigor psicológico a la persona mientras que desconcierta al oponente. Por eso, en el karate, los ejercicios de respiración profunda son también útiles. La exhalación y los gritos repentinos acompañan los golpes directos y particularmente los finales, también llamados golpes mortales.

El lenguaje del karate es principalmente japonés, por ejemplo, la sala de adiestramiento o gimnasio se llama dojo y la vestimenta que se utiliza en todas las prácticas se nombra gi… Más de 200 términos específicamente japoneses son empleados para los distintos movimientos y golpes que se utilizan en secuencias de movimientos llamados kata. Las palabras extrañas que se escuchan tienen origen japonés.

-¿Cómo es una clase de karate?

Comenzamos la clase con los movimientos de arranque. Después corremos 500 metros y practicamos 36 movimientos básicos. Al principio de la clase, muestro los nuevos movimientos y técnicas  para que los estudiantes puedan aprender. También tenemos 15 minutos para descansar y en ellos aclaro las dudas de los alumnos. Al final, ellos  practican lucha libre por pareja.

-¿Podría contarnos sobre los estudiantes

que practican karate aquí en su gimnasio?

Los estudiantes que practican karate conmigo no son muchos, como sucede en otros deportes. Es que para practicar karate aquí un estudiante debe saber los movimientos básicos o practicar otro arte marcial desde antes. Los ejercicios son muy duros y requieren buen estado físico y técnica básica. Este año tengo 56 alumnos de todas las facultades.

-¿Cómo valora usted el entrenamiento?

¡Perfecto! Todos mis estudiantes practican muy bien, muy duro. Pienso que mis alumnos, cuando ejercitan karate no solo aprenden movimientos técnicos, sino también sobre el espíritu y  el significado de la vida. Ahora nosotros practicamos muy fuerte para el torneo Caribe. Espero que los atletas asistan a muchas competencias importantes.

Ficha técnica:
 
Objetivo central: Entrevista al profesor Alberto Zamora Soublett sobre el Karate.

Tipo de entrevista:

Por su forma: Clásica de preguntas y respuestas.
Por su contenido: De opinión.
Por el canal que se obtuvo: Encuentro directo.

Tipo de Título: Genérico.
Tipo de entrada: De presentación.
Tipo de cuerpo: Clásico de preguntas y respuestas.
Tipo de conclusión: De opinión del entrevistado.

Fuentes consultadas: Directa.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris