Facebook Twitter Google +1     Admin

EL MILAGRO DE SER MAESTRA

20100816050703-x-milagros-e2.jpg

Sin bondad, el que imparte clases no es digno de la tiza y la pizarra, cuenta la profesora de 30 años de experiencia, Quesada Pérez.

Texto y foto:
MARITA PÉREZ DÍAZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

La prueba de fuego ha llegado. Todos reunidos alrededor de la plataforma y nadie se decide a saltar desde tan alto. De pronto, la profe Sonia dice: ‘’¡Vamos, Milagros, arriba!’’. La morenita temblorosa acepta calladamente y sube muy despacio los diez metros que la separan de la piscina de la Ciudad Deportiva. Alguien debe dar el ejemplo.

‘’Yo era alumna ayudante del Instituto Superior de Cultura Física Manuel Fajardo.  Todo el mundo decía: no, no, yo no. Por supuesto, asumí la responsabilidad de efectuar el clavado, de lo contrario, ¿quién lo haría? Decidí tirarme rápido y buscar aire enseguida, si no…  Entonces, ¡puf!, salté y subí a la superficie en un abrir y cerrar de ojos. ¡Qué susto!’’

La profesora de Educación Física Milagros Quesada Pérez es una granmense a quien sus padres trajeron para La Habana al triunfo de la Revolución: ‘’Yo era muy pequeña y no recuerdo nada de cuando llegué. Aunque nunca reniego de mis raíces, me considero una industrialista nata’’, dice entre risas.

Tan activa era que sus familiares la llamaban ‘’calendario’’, porque tenía una tarea nueva todos los días. Pero esta intranquila niña guardaba temores ocultos: ‘’A mi papá le gustaba mucho el mar y desde pequeñas nos llevaba a mi hermana y a mí hacia lo más hondo. Así aprendí a nadar rápido. Esto me ayudó a perderle la desconfianza al agua.

‘’Pero le tenía fobia a las alturas. Una vez, ya como estudiante, me temblaban las piernas en el trampolín y el profesor  decía: ‘Se lo voy a decir a tu papá’.  Entonces en la casa lloriqueaba: ‘Me están amenazando, papi, me están amenazando’... Eso no se olvida’’.

-¿Cómo perdió el miedo? 

Con la sistematización y el entrenamiento diario. Me encantaba nadar, pero ya no era lo mismo tirarse al agua desde gran altura. Fueron muchos los dolores en la ‘’panza’’ y la espalda por las malas caídas, pero aprendí.

-¿Todavía practica la natación?

Hace un buen rato que no lo hago. Imagínate, con 52 años ya no soy una sirenita. No obstante, este es uno de los deportes más completos, porque casi todos los músculos del cuerpo se ejercitan con él.

El sueño de convertirse en maestra no surgió solo. Varias personas apoyaron sus ilusiones: ‘’El profe Tito me guió en cada momento. Su consejo oportuno era el aliento para continuar adelante. Pero la figura principal fue mi hermana Lucía. Ella también practicó deportes y me incentivó el amor por el magisterio. Sentí la necesidad de instruir  y seguí su ejemplo’’.

Actualmente, la también Máster en Didáctica de la Educación Física Contemporánea funge como directora de la Sede Pedagógica de Centro Habana: “Hace cuatro años que la dirijo  y desde el principio es un trabajo constante. Aunque no es tan práctico desde el punto de vista de mi especialidad, porque ahora me ubico frente a un aula y no en el terreno.

“Cuando se crea el proyecto de las sedes, no teníamos locales. Entonces invadimos las secundarias básicas. Ahora, los sábados nos prestan aulas, medios para el proceso docente, laboratorios de computación, videos, televisores…, todos los implementos electrónicos.

“La nuestra está constituida por cuatro subdirecciones: la Infantil, con las carreras de primaria, especial y preescolar; Enseñanza Media que se ocupa de la preparación de Profesores Generales Integrales (PGI) y las especialidades, en nuestro caso, de Matemáticas; la de formación emergente de 12 grado, tan importante para aliviar la situación actual de nuestro país con respecto al déficit de profesores, y la subdirección de todo lo vinculado con las maestrías en Ciencias de la Educación, las investigaciones y la superación de postgrado”.

-¿Doctorados también?

Eso es directamente en el Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona. Nosotros no tenemos el claustro preparado para desempeñar la tarea de impartir doctorados. La universalización precisamente pretende aliviar el potencial científico y cultural demandado por el país, pero todavía no hemos llegado a ese nivel. Es lo que se espera en un futuro.

Entre sueños y retos

-Raúl Castro ha llamado a los profesores

jubilados para incorporare en las aulas,

¿qué opina al respecto?

Es una sabia decisión. Contribuye enormemente para ayudar a los maestros más jóvenes. Es también un reto. Ellos tienen que prepararse para convertirse en buenos tutores, con toda la categoría. Deben ser capaces de transmitir sus conocimientos y experiencias. No es tarea fácil. Por ejemplo, el profesor de Física tiene que asumir las ciencias naturales en un área del conocimiento: la Biología, la Química, la Geografía. Muchas veces, esas asignaturas no están en su formación integral y necesita, por tanto, de autopreparación. La Sede Universitaria Pedagógica de Centro Habana  ayuda con esa preparación, apoyados por el Varona. 

-El Instituto cumple 45 años de creado.

En él tiene recuerdos imborrables, amistades

eternas, sueños adolescentes todavía por cumplir.

Si tuviera que definir al Varona

con una palabra, ¿cuál sería?

Familia. El instituto es toda mi formación, a pesar de no haber hecho los estudios de pregrado ahí. Lo que soy se lo debo a él. Aprendí mucho, no sólo gané en conocimientos, también crecí como persona. Es mi ‘’casa grande’’, la vida misma.

Algunos trabajos investigativos de esta profesora han sido sobre el desarrollo psicomotriz de los niños que hacen ejercicios y la influencia de esas prácticas en las capacidades generales de los estudiantes.

‘’La educación física es un complemento esencial en la formación integral de cada persona. Debemos afianzar un poquitico más la asignatura como extensión del deporte y la recreación sana en las escuelas, porque se ve un poco frenada debido al horario tan cargado que tenemos. Es necesario un equilibrio entre el estudio, trabajo y descanso”. 

-Entonces, ¿por qué se imparte solo

hasta el segundo curso de la Universidad?

Anteriormente se daba en los cinco años de la carrera. Después, se fue haciendo a un lado por los nuevos planes de estudio. La educación física ha ido en detrimento, en la universalización está descuidada como extensión del deporte y la cultura, aunque es verdad que hay carencia de implementos, incluso de lugares para el entrenamiento.

La mayoría de las escuelas primarias no tienen  áreas deportivas para practicar los ejercicios como debe ser, y dan sus clases, ¿dónde?, en las calles. Entonces es cuando viene el peligro. Claro, se toman las medidas, pero siempre queda el riesgo.

Entre los premios otorgados a esta mujer se hallan el de Mejor Estudiante en Prácticas Docentes del municipio Centro Habana, Educador Ejemplar y la Medalla Rafael María de Mendive. Sin embargo, la más especial para ella fue el Premio del Ministro, concedida cada año a los más destacados en esta profesión.

-¿Cómo define a un verdadero educador?

Es preparación, superación, comunicación,  meditación, y muchos deseos de hacer bien las cosas. El humanismo es una cualidad inherente al profesor. Este debe ser un modelo en todo. El buen maestro ve la realidad social, se vincula con los padres y la comunidad.  Sin bondad, el que imparte clases no es digno de tener en sus manos una tiza y la pizarra.

Para escoger esta profesión debe amarla, tener aptitud y actitud, con p y con c. Estar dispuesto al sacrificio,  la superación constante, a vivir actualizado. Así, cuando esté frente al estudiante, tendrá la reflexión oportuna, la respuesta correcta.

-¿Qué sintió la primera vez que dio una clase?

¡Uf!, imagínate: nerviosismo, ansias de saber, ganas de comenzar a cambiar el mundo, emoción al ver la dulzura en los niños de primaria. Fue un momento muy bonito, inolvidable. Desde ese día supe que no me había equivocado de carrera.

-¿Lleva muy recio a los alumnos?

No, siempre los trato bien, con la exigencia en su justa medida. Siempre debe existir una relación basada en la comunicación, en el respeto. Escuchar al estudiante, reflexionar sobre lo que diga y buscar una respuesta a todas sus preguntas es importante. El  diálogo abierto y la flexibilidad son esenciales.

-¿Usted considera que un profesor

puede aprender de su discípulo?

El proceso docente-educativo es de retroalimentación. Nadie es tan sabio como para no aprender, ni tan rústico como para no enseñar, dice el refrán. En cada clase el maestro se apropia de nuevos conocimientos y los educandos siempre tienen algo que aportar.

-La educación cubana ha evolucionado con 

el paso de los años, ¿cómo valora la educación

de hace veinte años con respecto a la actual?

Son etapas y condiciones distintas a nivel internacional. Aunque son contextos muy diferentes, la educación en Cuba siempre ha tenido el mismo objetivo: formar profesionales capaces de continuar la obra de la Revolución. Eso es lo importante.

-José Martí dijo: "Para ser maestros de otros 

hay que saber servir". ¿Cómo ha influido

el pensamiento del Apóstol en su vida?

Martí es completo, por su sabiduría, su forma de incursionar en todos los aspectos de la vida, en  la sociedad.  Es muy útil beber de su cultura y nutrirse de esos valores. Cada pensamiento suyo es una lección. Con su obra, aprendí a enseñar a los estudiantes, para que ellos puedan  también enseñar.

El milagro de la educación solidaria

Michoacán es un estado mexicano que significa «lugar de pescadores». Es famoso por la prosperidad de las tierras, transparencia de sus aguas y la gentileza de sus hombres. Hasta ese lugar llevó Milagros Quesada Pérez, como asesora, la luz de la alfabetización en el año 2003.

‘’Estuve cerca de trece meses. En ese tiempo los profesores de la brigada cubana atendimos cinco municipios, con elevado índice de analfabetismo. Entonces aplicamos el programa Alfa-tv del método Yo sí puedo, perteneciente al proyecto para el Mejoramiento de la Calidad de la Educación. Los beneficiados eran las personas de más de 15 años. La mayoría logró concluir el curso televisado de dos horas diarias durante siete semanas, bajo la supervisión de un facilitador.

‘’El inicio fue muy difícil. Algunas personas veían al educador cubano como el que iba a robarle el espacio en las escuelas. Finalmente, con la colaboración de todos, se declararon esas ciudades libres de analfabetismo de acuerdo con los parámetros de la UNESCO. Fue un logro personal contribuir con amor a la tarea.

‘’Nunca olvido la humildad de los campesinos, pero lo más impactante fue el sometimiento de las mujeres ante los hombres. Muchas no participaban en nuestras clases porque sus esposos no querían, y ellos mismos eran analfabetos. Poco a poco se hizo conciencia en la población  y con la ayuda de los médicos cubanos y  toda la comunidad, fueron incorporándose al proyecto. Recuerdo con cariño cuando algún alumno me paraba en la calle y decía: ‘¡Profe, ya sé leer!’ Y entonces recitaba cualquier escrito que tuviera a mano’’.

-Tiene 30 años de experiencia y ha escalado,

poco a poco, los peldaños de la vida profesional.

¿Cuál es su mensaje para los estudiantes

que se dedicarán al arte del magisterio?

Deben superarse sistemáticamente en cada aspecto de la vida, la cultura y la ciencia. La base en la que se sustenta una escuela es el profesor, por eso es tan importante estar preparado. Un educador debe enseñar a enseñar. Solo así puede surgir el milagro de convertirse en maestro.

Esta entrevista forma parte del libro en preparación Rostros del Varona, escrito como examen final del género por alumnos de Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, a propósito del aniversario 45 de la casa de altos estudios pedagógicos.

Ficha Técnica:

Objetivo central: Resaltar el trabajo de la profesora de Educación Física Milagros Quesada Pérez en la Sede Pedagógica de Centro Habana, así como compartir sus experiencias en misiones internacionalistas y demás tareas asignadas.

Objetivos colaterales: Conocer lo que significa para ella el Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona; Indagar en la misión Alfa-tv; Conocer sus experiencias en el sector educacional.

Tipo de entrevista:
Por su forma: Mixta.
Por su contenido: De personalidad.
Por los participantes: Individual.
Por el canal que se obtuvo: Directa.

Tipo de título: De referencia al entrevistado.
Tipo de entrada: Anecdótica.
Tipo de cuerpo: Mixto.
Tipos de preguntas: 1-directa y abierta: 2-directa y cerrada; 3-directa y abierta; 4-cerrada e informativa; 5-cerrada; 6-de criterios divididos; 7-directa y abierta; 8-abierta; 9-directa y abierta; 10-cerrada; 11-directa y cerrada; 12-informativa; 13-abierta.
Tipo de conclusiones: De opinión del entrevistado.

 

15/08/2010 22:07 islalsur #. Rostros del Varona


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris