Facebook Twitter Google +1     Admin

LAS FUENTES PERIODÍSTICAS

20100925165536-liem.jpg

Tema: Juan A. Cosgaya afirma: “El juicio o la valoración de las fuentes es la piedra angular en la carrera de un periodista y la habilidad no siempre se consigue sin cometer algún error. Una cosa es clara: periodista que no cuestione los motivos de las fuentes puede caer en la trampa”.

LIEM SORÍS BAÑOS,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana. 

Por fuente periodística se entiende todo aquel emisor de datos del que se sirve el profesional de los medios de comunicación para elaborar el discurso narrativo de su producto informativo. Es cualquier entidad, persona, hecho o documento que provee de información al periodista para que éste tenga elementos suficientes para elaborar una noticia o cualquier otro género informativo.
 
Los periodistas no siempre pueden estar presentes en el momento en que se desarrollan los acontecimientos. Muchos de ellos no son previsibles y tan sólo una casualidad puede hacer que el periodista sea testigo presencial, como un accidente o un atentado. En el caso de estos acontecimientos imprevisibles, o de otros a los que el informador no puede acceder fácilmente, el periodista debe recurrir a las fuentes informativas para que le proporcionen información sobre lo ocurrido.
 
El periodista puede mantener un número ilimitado de fuentes de uno u otro tipo y éstas pueden ir cambiando según los intereses o las preferencias del profesional. Sin embargo, todo periodista deberá seleccionar y jerarquizar aquellas fuentes cuya fiabilidad sea máxima. De esta manera asegurará la obtención de unos datos correctos y contrastados y, por ende, una información veraz.

La actitud de la fuente puede afectar directamente a la información que se quiera publicar, ya que de la atribución que se dé a los datos conocidos dependerá, en mayor o menor grado, la fiabilidad de la información.
 
Un factor importante es la diferenciación entre la fuente de procedencia de la noticia y las diferentes fuentes que se consultan para la confección de la misma. Así se puede observar fuentes de origen de la información, que son fuentes de las que nace directamente la noticia. Por otro lado están las fuentes complementarias, que son aquellas que sirven para completar y contrastar la noticia.

La disponibilidad de fuentes confiables, productivas y accesibles son las condiciones básicas para el desempeño de la tarea periodística. Sin embargo, la relación de los periodistas con las fuentes en una rutina periodística se puede traducir en lealtades complejas y de “contratos”, tanto por parte del medio como de forma personal con los que alcanzar una supuesta exclusividad en un momento dado.

La relación entre el periodista y la fuente está construida sobre la presunta confianza que entre ambos se establezca. Pero un abuso de confianza entre ambas partes puede llevar a la falta de rigor informativo y a caer en el intercambio de informaciones interesadas, provocadas o poco objetivas.

El hecho de que las agendas temáticas de un medio sean habituales provoca recurrir a fuentes productoras de información también habituales, y así los medios se aseguran de tener una continuidad y homogeneidad de los temas tratados. Y es aquí cuando suele olvidarse o dejarse en segundo plano la verificación de las fuentes, pues el trabajo organizado y rutinario, la agenda establecida, además del escaso tiempo del que se dispone, hace que no se contrasten las informaciones adecuadamente y se caiga en una “rutina” de información basada en argumentos pobres y, en ocasiones, interesados. Por ello es beneficioso tener una serie de contactos o fuentes habituales de las que servirnos, en ocasiones, para contrastar o consultar posibles informaciones, pero sí es necesario una abundante confianza o una estrechez entre un periodista y la fuente.

Según Geovannis Fernández, periodista colaborador del periódico Trabajadores: “Ofrecer una información falsa o incompleta trae consecuencias no sólo para el medio que publica esas informaciones, que puede ver dañada su credibilidad, sino para terceras personas que se vean afectadas por los contenidos que se deriven. La fuente periodística es la materia prima que utiliza el periodista  para construir su noticia.

“Existen varios tipos de fuentes: personas, instituciones, organismos, documentos, revistas, etc; y es por esta  multiplicidad que resulta sumamente necesario que todo "buen" periodista consulte más de una, ya que esto le va a permitir comparar diferentes posturas y realizar un análisis crítico para lograr una  noticia lo más objetiva posible.

“También en necesario decir que es directamente proporcional la cantidad de fuentes que incorporamos a nuestros relatos, con la credibilidad y confianza que nuestros lectores van a depositar en nosotros, ya que cuanto más transparentes somos (citando correctamente las fuentes), estamos contribuyendo a cumplir una de las premisas básicas del periodismo que es que la sociedad tiene derecho a saber la verdad completa, comprobable, en forma oportuna, sin intereses, ni prejuicios personales”.

Es obligación del periodismo, entonces, cumplir con la publicación fiel de los hechos, describirlos con exactitud, sin falsear, omitir, ni distorsionar la información. Es decir, toda información estará sustentada en datos verídicos, comprobables.

Bibliografía:

Secreto profesional periodístico. En: http://es.wikipedia.org Consultado: 12 de diciembre de 2009.

Las fuentes periodísticas en: http://www.slideshare.net. Consultado: 12 de diciembre de 2009.

Periodista consultado:

Geovannis Fernández, colaborador del semanario Trabajadores.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris