Facebook Twitter Google +1     Admin

APELANDO A LA CREATIVIDAD

20101214222252-omar.jpg

El periodista Omar George, corresponsal de la Televisión Cubana en Cienfuegos, expresó: “Hay coberturas  que limitan ostensiblemente todo lo bueno que pueda aportar un periodista. Una buena cobertura tiene que pasar  por el trinomio personal-institucional-social”.

JESSICA CASTRO BURUNATE,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Para quienes ejercen el periodismo, toda información supone un reto a la creatividad, para superar la rutina y lograr una noticia que resulte siempre atractiva e interesante para el lector.

Omar George, periodista cubano con más de 30 años de trayectoria en el Sistema Informativo de la Televisión Cubana, en el Festival de la Prensa Escrita del 2002 expresó: “Hay coberturas que limitan ostensiblemente todo lo bueno que pueda aportar un periodista. Una buena cobertura tiene que pasar  por el trinomio personal-institucional–social.

“Aludo a aquel tipo de encomiendas que tienen un patrón repetitivo en su proyección: los consabidos actos, entregas de banderas, imposición de medallas, presentes en el diario accionar de nuestra sociedad y, por supuesto, de toda redacción.

“El problema principal con esas actividades no es la rutinización del periodista, sino que debe haber una contención, digamos un equilibrio, en la  elaboración de las agendas de coberturas por parte de la redacción, lo cual está más relacionado con saber asimilar inteligentemente aquellos encargos recibidos -ajenos al órgano de prensa- que con las iniciativas propias de la redacción.

“El punto es que no se conviertan en el eje informativo por la vía de la absolutización. No es cuestión de restarles importancia, pero debe haber una racionalidad, una evaluación inteligente de la envergadura del evento, lo cual no corresponde solo al periodista.”

-¿Cuál es el error más frecuente  de los reporteros en esos contextos?

En el caso de quienes atendemos directamente la noticia, por  el hecho de asistir constantemente a ese tipo de coberturas, es muy común comenzar  a seguir esquemas para resolver los requerimientos de orden informativo. Por lo que, si dichas encomiendas resultan tan reiteradas como inevitables, se impone apelar a la creatividad: ante situaciones de tal índole evitar los lugares más comunes, los escenarios más formales, para ir a la esencia del hecho  tratado, al que tal vez no se le da ni el calor ni la importancia que tiene, pero uno como profesional se ve en la responsabilidad de seguir profundizando o, al menos, esbozarlos desde las aristas más polémicas o  constructivas para los efectos de la comprensión y la concientización de los destinatarios.

Lo peor que puede pasar es cierta valoración extra periodística de la importancia de estas actividades; no es la dirección del medio, son otras instancias las que a veces deciden si son  relevantes o no para su tratamiento informativo.

-¿Cuál debe ser la posición del periodista en estos casos?

El periodista debe ser una persona disciplinada, con un sentido de acatamiento del perfil editorial del medio. En lo personal y en lo profesional, asumir esos retos de manera creativa, ética, sin faltar al principio más elemental del periodismo: intermediar entre la información y los receptores, de la manera más atractiva y provechosa desde el punto de vista informativo. Si el medio no permite inflexiones en su perfil editorial, el periodista debe ceñirse a lo que se le pide, pero sin caer en rutinas, abulia, formalidades, cosas que normalmente se asocian con cansancio profesional.

-¿El trinomio expresado por usted como la clave de una buena cobertura responde a lograr  mayor objetividad o solo significa ser más ético?

Las dos cosas. Se es más objetivo en la medida que se pueda conciliar el accionar personal con el interés social y, a su vez, más profesional. Lo éticamente correcto es lograr esta unión y ser consecuente con una verdad.

Lo primero que debe tener un periodista es ser honesto consigo mismo y defender su verdad y  visión del mundo, sin ser víctima de manipulaciones que puedan mellar esa visión o la manera de abordar una noticia.

-¿Con qué ojos debe buscarse primero la noticia dentro del trinomio personal-institucional-social?

Cuando como periodista enfrentas cualquier situación, hay que tener un oído en las oficinas y otro en la calle, a veces la verdad no está absolutamente en una instancia ni en la otra, sino en el medio. Tienes que facilitar una interpretación de los acontecimientos y los hechos de la vida que dé un acercamiento a las dos visiones, desde la de quienes dirigen hasta la de quienes reciben las consecuencias de esas decisiones.

 

14/12/2010 15:22 islalsur #. Entre colegas


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris