Facebook Twitter Google +1     Admin

PORQUE LA CHISPA CALIENTA, PERO NO ARRASA

20110109150808-maria.jpg

José Miguel Rodríguez Ortiz es un joven de 21 años, flaco, de pelo corto y ojos vivos, de piel blanca, bailador y “patón”, calmado, pero siempre activo.

Texto y foto:
MARÍA ELENA MARCELO TORRES,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

José Miguel Rodríguez Ortiz no cree en el pesimismo y sí en que las ganas pueden lograr cualquier cosa. Hasta su apodo transmite energía, significa: chispa.

“Me identifico como Iskra, y no por gusto elegí esa palabra rusa que en español significa "chispa"; la leí de niño y siempre me gustó como sonaba, pero la escogí porque creo que es eso lo que necesitamos para superarnos y transformar nuestra realidad. En la chispa va la creación, la iniciativa, el fuego, la energía”.

Migue, con solo 21 años, es profesor de Computación en la escuela primaria Ormani Arenado Llonch, jefe de editores de la cartelera cultural de Ciudad de La Habana Kewelta y fundador del proyecto comunitario Haciendo Almas que desarrolla habilidades artísticas en los niños. Parece que no le gusta el tiempo libre.

-¿En qué consiste Haciendo Almas?

Es un proyecto socio cultural que existe hace más de una década en el Barrio El Carmelo del municipio Plaza de la Revolución. Trabaja directamente con los pequeños de la comunidad y los invita a expresarse y hacer arte mediante dibujos, poesías y cuentos.

Esta idea tomó nuevas dimensiones cuando se llevó de la comunidad a la web, con la creación, en el 2005, del sitio www.haciendoalmas.cult.cu  que se mantiene hasta la actualidad.

Ahí se publican informaciones que llegan de diferentes lugares, desde nuestro barrio o del exterior; son fundamentalmente textos y noticias relacionadas con el quehacer de grupos de niños y personas que hacen cosas a favor de su desarrollo y del entorno que les rodea.

El proyecto trabaja con personas de todas las edades, pero la parte que se dedica a los retoños es muy especial. Pienso que hemos hecho que los niños desarrollen habilidades artísticas, las actividades de creación literaria específicamente ayudan a su rendimiento en una asignatura tan importante como Español. Quizás gracias a lo que hacen con Haciendo Almas es que muchos de ellos se han aventurado a presentarse en varios concursos.

Además, logramos que se comuniquen más efectivamente y les brindamos una forma para expresar sus miedos, deseos y pensamientos. Esta faceta del trabajo es trascendental para la relación de un pequeño con el mundo, con sus profesores y en especial con sus padres.

Me gusta pensar que les damos a los estudiantes… no una solución, sino una herramienta o una forma de lidiar con los problemas de la vida y es más útil así porque se respeta su derecho a ser independientes. Sería muy beneficioso si más personas se dedicaran a esta tarea.

-Los niños ocupan siempre una parte

importante de tu vida. Sin embargo, cuando

eras más joven no querías ser maestro,

¿qué te hizo cambiar de opinión?

Pensaba ser periodista, pero decidí entrar a un curso de maestros emergentes, palabras que no me gustan, porque recuerdo a los bateadores que salen solo una vez al home y casi siempre se ponchan.

Me hice profesor por la oportunidad de entregarme, no era lo que más quería, sino a lo que de mí más se necesitaba, y de eso nunca he tenido dudas. Fue una cadena de sucesos, de decisiones coherentes y si no fue lo mejor que hice, ahora no imagino que las cosas hubieran podido ser mejores.

-¿Cómo ha sido tu trabajo con los niños?

Con ellos tengo momentos inolvidables, caminamos juntos, nos enseñamos computación mutuamente… y sí, en realidad llegaron a hacer mejores presentaciones en Power Point que su profesor.

No olvido a Camila, una alumna que fue mi primera monitora de la asignatura, hizo tanta empatía conmigo que cuando fueron a la escuela a vacunar, aún teniendo a su madre al lado, dijo: que venga el profe Miguelito, el de Computación.

Del magisterio comenta: “Es el oficio más hermoso, más aún que el de curar, porque enseñar es curar el alma, o mejor, enseñarla a que viva, se cure y sostenga por sí misma”.

Su opinión acerca de la escuela también es singular, piensa que “el tiempo de escuela se podría emplear mejor: La escuela debería desempeñar el papel que a veces la familia no puede, porque no todos los niños reciben en casa los mejores estímulos formadores.

“La educación es en gran parte responsabilidad de los padres, pero la escuela viene a ser el complemento de esa educación, el valor añadido.”

-¿Crees que serías más feliz si

hubieras seguido tu sueño

de ser periodista?

No. Me siento muy feliz por ser profesor. Regresé algunas estrellas al mar, como dice el cuento, y en otros lugares siguen encallando estrellas de mar y siguen muriendo, pero al menos estas, las que yo devuelvo, se salvan.

Miguelito se ríe mucho y hace reír. Sus anécdotas son como sus niños: un soplo de brisa. Además, cree que no existe un pequeño indisciplinado y “malo” sino uno que necesita ayuda.

José Miguel es también un joven de 21 años, flaco, de pelo corto y ojos vivos, de piel blanca, bailador y “patón”; le gustan las fiestas, la cerveza y el baile, pero tiene muy claro que “en la vida hay que dar”.

-¿Cuál es tu opinión acerca

de la juventud cubana?

Los jóvenes están deseosos de hacer, crear, impulsar, realizarse. Impedírselo es la actitud más absurda. Revolución es eso, cambiar todo lo que deba ser cambiado, y nuestros jóvenes saben cuáles son las cosas que quieren modificar y las que deben simplemente mejorar. Si algunos no lo tienen claro, que se propicien los debates, se les guíe y tengan en cuenta.

Quieren un país mejor, no en comparación con lo que era Cuba antes de 1959, ese ya lo tienen. Saben que pueden tener un país mejor que lo que es Cuba hoy en el 2009, y el presente es su punto de comparación.

Creo que comprenden que toda una generación jugó un papel trascendental hace 50 años y gracias a esos sacrificios tenemos múltiples beneficios sociales; pero ellos quieren desempeñar un papel trascendental ahora, y para esto es necesario incluirlos en la toma de decisiones.

Aunque al cubano -y más aún al de esta época- le encante el disfrute, el reggaetton que tanto se critica y las fiestas, muchos miran más allá de hoy, proyectan, hacen planes, piensan en el mañana y trabajan para mejorarlo. Quizás lo que falta es darnos cuenta de que en nuestras manos y no en otras, está el poder para construir el futuro.

Iskra comenta: “La chispa es lo que empieza, porque ella calienta pero no arrasa, es ese empujoncito que necesitamos para comenzar a mover las cosas y la usamos con el fin de encontrar soluciones a problemas que aparentemente no la tienen. Elegí ese apodo para que sea siempre un reto en mi vida, y no olvidar que tengo chispa, como todos, y debo usarla. Si todos tenemos el potencial de levantar el futuro, ¿por qué no empezar ahora?”

Ficha técnica:

Objetivo central: Dar a conocer las actividades de José Miguel Rodríguez Ortiz, entre ellas y especialmente, el proyecto comunitario Haciendo Almas.

Objetivos colaterales: Indagar acerca de su labor con los niños y la repercusión que esta tiene.

Tipo de entrevista:
Por sus participantes: Individual.
Por su forma: Mixta.
Por su contenido: De personalidad.
Por el canal por el que se obtuvo; Cara a cara.

Tipo de título: De frase del entrevistado.
Tipo de entrada: De presentación del entrevistado.
Tipo de cuerpo: Mixto.
Tipo de preguntas: 1-Abierta. 2-Directa. 3-Abierta. 4-Cerrada y directa. 5-Abierta.
Tipo de conclusiones: De opinión del entrevistado.

Fuentes consultadas: Entrevistado. Bases de datos de Kewelta. www.haciendoalmas.cult.cu



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris