Facebook Twitter Google +1     Admin

LOS JÓVENES BUSCAN AL APÓSTOL

20110601155348-aline.jpg

A pesar de los esfuerzos, las nuevas generaciones no conocen en profundidad el legado de José Martí.

ALINE MARIE RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

A partir del mes de octubre y hasta junio del próximo año (2010), los niños y jóvenes interesados en investigar la vida y obra del Apóstol podrán participar en el XXXVI Seminario Nacional Juvenil de Estudios Martianos, convocado por el Movimiento Juvenil Martiano.

El director de la Oficina del Programa Martiano, Armando Hart Dávalos, al anunciarse la convocatoria para la próxima edición de este evento, invitó a los futuros participantes a “analizar el mundo que hoy tenemos a la luz de las palabras martianas”.

En la recién clausurada edición XXXV fueron analizadas 148 ponencias -pertenecientes a más de 200 niños y jóvenes de todo el país-, trabajos que demuestran el interés de las nuevas generaciones por estudiar el legado martiano. 

En opinión de estudiosos de la obra del Apóstol, se debe incentivar en los jóvenes el profundo estudio del legado martiano y evitar que se  conviertan en meros reproductores de frases hechas, aprendidas en la escuela o en el hogar.

“Desde pequeña me gustaba La Edad de Oro. Aún guardo el ejemplar que me regalaron en la graduación de sexto grado. Cuando comencé en el club de literatura del preuniversitario, descubrí a un escritor que me atrapó para siempre”, declara Elisset Ribot, alumna de onceno grado.

Lorena Gutiérrez, futura estudiante de la Escuela Nacional de Arte, afirma que conoce algunos textos martianos: “Los escritos de Martí resultan demasiado complejos. Cuando comience mis estudios medios seguro me orientarán su lectura como tarea de clase”.

Por el contrario, Michel Rodríguez, quien cursa el noveno grado, expresa que únicamente conoce datos esenciales de la obra del Apóstol: “En el aula se organizan clases especiales dedicadas a él y aunque sé que escribió muchísimo, nada más he leído algunos cuentos de La Edad de Oro”.

Asimismo, Erick Fonseca, alumno de la Escuela Superior de Perfeccionamiento Atlético de Playa, comenta que los textos de Martí son muy complicados, por eso no le atraen. Solo lee libros de aventuras e historietas, pues su contenido es más sencillo y entretenido.

Con el propósito de estimular en los niños y jóvenes el reconocimiento de los valores patrios, la figura de Martí aparece incluida en los programas de enseñanza de los niveles de la educación primaria, media y superior. El estudio abarca no solo su faceta como prócer de la independencia, sino también como escritor.     

“Martí es una constante en los planes metodológicos e implica que los alumnos conozcan su vida y obra. Para ello es necesario que los estudiantes busquen sus libros, los lean y los interpreten. Junto a la escuela, los bibliotecarios y la familia pueden desempeñar un rol importante al respecto”, explica Daylen Hernández, joven profesora de cuarto grado en la escuela primaria Manifiesto de Montecristi.

En opinión de María Elena Jiménez, profesora jubilada y con más de tres décadas de experiencia en nivel secundario, la tarea no es del todo fácil: “La obra martiana es difícil de entender, principal razón por la que pocos jóvenes se preocupan por su estudio. Esto resulta lamentable, pues el legado del Héroe Nacional encierra un gran caudal de conocimientos”.

La biblioteca, como único centro de información que facilita a los estudiantes y profesores el acceso al libro y la literatura dentro de la escuela, es necesario que motive en los jóvenes el interés y amor hacia la obra del Maestro.

“En la biblioteca siempre elaboramos actividades con cuentos de Martí. Tratamos de acercar la figura del héroe a los niños, lo humanizamos. Les hacemos ver que además del escritor y el luchador, también existió el padre, el hermano, el hijo cariñoso”, expone Tayla Mura, bibliotecaria de la escuela primaria José Martí.  

“Tenemos que desarrollar en nuestros jóvenes el amor por la lectura. Solo así lograremos que se acerquen al legado martiano”, asegura el profesor jubilado de Español-Literatura, Ramón Alonso.

A ello también se refiere el profesor Jorge Juan Lozano Ros, asesor de la Oficina del Programa Martiano al aseverar que “leer a Martí nos humaniza. Por eso, debemos intensificar el hábito de lectura como fuente de cultura. Tenemos que lograr una mejor explicación sobre la obra de ese cubano universal, pues su ideario nos es más necesario que nunca”.

Es usual, en el contexto cubano contemporáneo, que tanto niños y jóvenes como adultos hagan referencia a frases y aforismos martianos que se repiten de una generación a otra. Sucede que a veces tales referencias se utilizan fuera de contexto y pierden así su real alcance y trascendencia.

“Martí es una personalidad de muchísimo peso. Desde el ámbito familiar y escolar ‘los pinos nuevos’ lo reconocen como un paradigma, síntesis de la nación. Conocer de memoria sus frases no es la mejor forma de seguir su ejemplo. Si nuestros jóvenes incorporan a su vida la ética martiana serán hombres y mujeres de bien”, alega el doctor Pedro Pablo Rodríguez, director de la Edición Crítica de las Obras Completas de José Martí.  

Hace más de tres décadas, en la clausura del VI Seminario Nacional Juvenil de Estudios Martianos, el doctor Armando Hart Dávalos aseguraba: “A ustedes, jóvenes estudiantes de la época actual, y a los futuros investigadores del pensamiento revolucionario, les toca la insigne tarea de continuar profundizando en las razones de la vigencia y la fuerza de las ideas de Martí”.

Ficha Técnica:

Tema: Conocimiento de los jóvenes sobre la obra martiana.  

Propósito: Demostrar que a pesar de todos los esfuerzos que se realizan para incentivar a los jóvenes en el estudio de la obra martiana, no la conocen a profundidad.  

Objetivos colaterales: Información sobre la convocatoria a la edición XXVI del Seminario Juvenil de Estudios Martianos. Breves referencias sobre los resultados del XXXV Seminario Juvenil de Estudios Martianos. Comentarios sobre la presencia de la figura martiana en los planes de estudio de los niveles primario, medio y superior. Valoración sobre la necesidad de conocer el legado martiano.  Referencias a cómo las bibliotecas pueden incentivar el estudio del legado del Apóstol en los jóvenes.

Estrategia de fuentes:
Directas:
Entrevistas con:
Elisset Ribot, alumna de onceno grado.
Lorena Gutiérrez, futura estudiante de la Escuela Nacional de Arte.
Michel Rodríguez, alumno de noveno grado.
Erick Fonseca, alumno de la Escuela Superior de Perfeccionamiento Atlético de Playa. 
Daylen Hernández, profesora de cuarto grado en la escuela primaria Manifiesto de Montecristi.
María Elena Jiménez, profesora jubilada.
Tayla Mura, bibliotecaria de la escuela primaria José Martí.
Ramón Alonso, profesor jubilado de Español Literatura.
Jorge Juan Lozano Ros, asesor de la Oficina del Programa Martiano.
Doctor Pedro Pablo Rodríguez, director de la Edición Crítica de las Obras Completas de José Martí.

Documentales:
Rodríguez Almaguer, Carlos: 30 Años de recepción martiana. Apuntes para una historia del Movimiento Juvenil Martiano. Ed. Consejo Nacional del Movimiento Juvenil Martiano, La Habana, 2002.
Menéndez Dávila, Mileyda: Entregan premios del XXXV Seminario Juvenil de Estudios Martianos. En: Juventud Rebelde, 9.07.2009.

Soportes a emplear
Hecho: El desconocimiento de nuestros jóvenes de la vida y la obra del Apóstol.

Contexto: Las convocatoria al XXVI Seminario Juvenil de Estudios Martianos y los resultados de la edición XXXV de este evento.

Antecedentes: Pueden considerarse como antecedentes los resultados de la edición XXXV del Seminario Juvenil de Estudios Martianos.

Fuentes: Aparece explicado en la estrategia de fuentes. 

Tipos de juicios

Analíticos: Se utilizaron para brindar las dimensiones del problema. Entre ellos aparecen los de los profesores jubilados María Elena Jiménez y Ramón Alonso.

Sintéticos: Aparecen los criterios de Jorge Juan Lozano Ros, asesor de la Oficina del Programa Martiano y el doctor Pedro Pablo Rodríguez, director de la Edición Crítica de las Obras Completas de José Martí.

Disyuntivos: Los criterios de los alumnos Elisset Ribot, Lorena Gutiérrez, Michel Rodríguez y Erick Fonseca. Cada uno explica su punto de vista sobre el hábito de lectura entre los jóvenes.

De valor: Se presentan valoraciones del director y del asesor de la Oficina del Programa Martiano, Armando Hart Dávalos y Jorge Juan Lozano Ros; del doctor Pedro Pablo Rodríguez, director de la Edición Crítica de las Obras Completas de José Martí; de la profesora Daylen Hernández, y de la bibliotecaria Tayla Mura. 

Tipo de título: Genérico.
Tipo de lead: Sumario de Cuándo.


 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris