Facebook Twitter Google +1     Admin

UNA SOCIEDAD NO PUEDE VIVIR EXENTA DE SUS RECUERDOS Y RAÍCES

20110720073948-lianet.jpg

Tema: ¿Cuáles son sus consideraciones acerca del periodismo retrospectivo como parte del registro histórico de la sociedad?

LIANET HERNÁNDEZ RODRÍGUEZ,
estudiante de tercer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

“En el pasado pueden encontrarse sucesos con la suficiente relevancia y una buena dosis de carga humana, con sus respectivos conflictos, capaces de movilizar por sí solos el interés de las audiencias”, asegura el periodista cubano Luis Raúl Vázquez Muñoz.

A pesar de este criterio, actualmente, pedirle a un profesional de la prensa en Cuba una reflexión acerca del periodismo retrospectivo, puede ocasionar titubeos.

Una mirada en retrospectiva desde el periodismo cumple la función de desentrañar sucesos importantes o no conocidos de la historia. Su intención es rescatar o registrar dichos acontecimientos e insertarlos en la memoria colectiva como constancia del devenir de la sociedad.

Muchas veces al periodista lo mueve el esclarecimiento de un misterio o situación ambigua, e incluso probar algún suceso antiguo con implicaciones en el presente. Esto no significa hurgar en el pasado en busca de fines morbosos o lucrativos, más bien de razones válidas para mostrar a la sociedad, hechos para enriquecer su historia y fortalecen su universalidad.

En el periodismo retrospectivo son los protagonistas de los hechos, guiados por el periodista, quienes cuentan las historias con marcado interés humano. De ahí su profundo compromiso por guardar y conservar la historia de la sociedad en la cual se desarrolla.

Según Vázquez Muñoz, historiadores y reporteros comparten como objeto de interés al hombre y a los grupos y comunidades en los que este se mueve. Incluso, el intelectual francés André Malraux, llama a los periodistas “historiadores del instante”.

Para Mercedes Hernández, periodista de Radio Taíno, algo tan personal como un blog puede llegar a convertirse en reflejo de lo acontecido en un sitio determinado. “Narran hechos diarios que mañana serán la historia de un pueblo o de una comunidad”. Y agrega Mercedes que “son una fuente para otros profesionales, pues sus autores escriben sobre el presente que mañana será el pasado”.

El periodismo en Cuba es revolucionario, y marcha al compás de la sociedad. La realidad es la que lo hace más humano y verídico. Es precisamente con esa realidad con la cual nos comprometemos los profesionales y la dejamos fijada para siempre en los registros históricos en que deviene la prensa.

La investigación, como máxima del periodismo, garantiza la preservación y reconstrucción correcta de los acontecimientos. Esto, junto con la ética que debe acompañar al profesional, son elementos que agradece la sociedad cuando se pretende manejar sus archivos.

Vázquez Muñoz asegura que el periodismo cumple la función de informar hechos de interés público, teniendo a la actualidad, a la verdad y al ejercicio de la ética como bases principales.

Cuántas veces, los que amamos el periodismo hemos encontrado grandes historias en lugares insospechados, incluso muchas veces hemos hecho de un suceso antiguo, un trabajo con otra perspectiva, nuevas fuentes e interpretaciones diversas y pensamos que será el trabajo de nuestra vida. Eso es el buen periodismo, y si se trabaja desde la retrospección implica, además, una visión ágil de la historia.

“Tal vez los periodistas no se percatan todo el tiempo que cuando escriben hasta la más simple nota, sobre el más trivial de los temas, en realidad están contribuyendo a enriquecer la historia de su país”, asegura Miguel Ernesto Gómez Masjuan, periodista y profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.

¿Qué sociedad puede vivir exenta de sus recuerdos y raíces? Decía Martí: “La raíz que está en nosotros ya se verá luego en el fruto: la raíz crece debajo de la tierra: sin raíz no hay fruto”.

Esos frutos son nuestros sueños, las aspiraciones que se podrán materializar en el futuro. Y los periodistas estamos llamados a archivar el presente, pero también a recordar el pasado en el momento que sea necesario. García Márquez decía: “La mejor noticia no es siempre la que se da primero sino muchas veces la que se da mejor”.

Y Masjuan advierte que “sin una capacidad de análisis, el periodista sería apenas un acumulador de datos capaz de recitar hechos. Si no lograra comprender mejor los procesos históricos, relacionarlos, entonces ese profesional no estaría cumpliendo cabalmente su rol social”.

Mirar en retrospectiva desde las herramientas del periodismo supone una búsqueda para la autodefinición de la sociedad, la obligación de los periodistas de dar a conocer lo que sucedió y deben manejar los ciudadanos como parte de su realidad.

Estos elementos le brindarán al lector, televidente u oyente (en dependencia del medio), las herramientas para entender su presente y saciar sus dudas. Cada hecho que contenga los valores noticia será susceptible a ser retomado por la agenda de los medios y darle la importancia que merece a fin de quedar guardado para la posteridad.

El Doctor en Ciencias y Premio Nacional de Historia, Eduardo Torres Cuevas, sostiene que “existen necesidades que se convierten en priorizadas en cada historiografía nacional y en el caso de Cuba, siempre colocada al borde del desarreglo, existe una necesidad vital de autodefinición y autocomprensión".

Nuestras raíces pueden ser fortalecidas a través de esta manera de hacer el periodismo desde la retrospección. La nacionalidad cubana es uno de los aspectos que más ha preocupado a nuestros intelectuales, en la urgencia por preservar ese mosaico que es nuestra cubanía. Precisamente, el periodismo retrospectivo es una de las vías más expeditas para consolidar ese sentido de nación que nos ha caracterizado a los verdaderos cubanos.

Nos permite tocar el lado sensible de los hechos, humanizarlos. Aunque no solo tiene que develar el lado bueno de los acontecimientos que ya sucedieron y que el periodista decide retomar una de sus aristas, sino también aquellos ángulos que hayan quedado solapados en la historia y que se desee guardar para la posteridad como prueba válida del patrimonio de la sociedad.

Aunque el periodismo se asocie con actualidad y rapidez, lo sucedido en el pasado también es su preocupación y una fuente inagotable de buenas historias que enriquecen la profesión día a día. Lo aparentemente antiguo puede promover gran interés en la sociedad y convertirse en pieza sustancial del registro histórico de la misma.

Bibliografía:

Araujo Medina, Cremilda. “El rol del Periodista”. Editorial Pablo de la Torriente Brau. La Habana, 1989.

Beatlle, Jorge Sergio. “José Martí. Aforismos”. Editorial Centro de Estudios Martianos. La Habana, 2004.

Cedillo, Juan Alberto. “Gabriel García Márquez sufre 'como un perro' por la mala calidad del periodismo escrito”. Disponible en: http://www.elmundo.es/

elmundo/2008/09/02/cultura/1220349340.html. Consultado: 14 de abril de 2011.

Vázquez Muñoz,  Luis Raúl. “Periodismo Histórico: la criatura que quiere   vestirse”. Disponible en: http://www.saladeprensa.org/art765.html. Consultado: 14 de abril de 2011.                     

Periodistas consultados:

Gómez Masjuan, Miguel Ernesto, periodista y profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.  

Hernández, Mercedes, periodista de la emisora Radio Taíno.         

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris