Facebook Twitter Google +1     Admin

ORGULLO DE SER MAESTRA

20110725232131-claudia.jpg

Georgina Veloz Massano afirma que para un maestro revolucionario el aula puede estar en cualquier rincón del mundo donde exista una sola persona que no sepa leer ni escribir.

Texto y foto:
CLAUDIA MONTES DE OCA RIVAS,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

“En el Destacamento Internacionalista Ernesto Che Guevara ratifique mi vocación por el magisterio, comprendí que, para un maestro revolucionario, el aula puede estar en cualquier rincón del mundo donde exista una sola persona que no sepa leer ni escribir. Angola me preparó mejor para la vida y, a la vez, para enfrentar los retos de nuestro sistema de educación”.

Con solo 46 años de edad, Georgina Veloz Massano, profesora del Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona, tiene para contar grandes historias como educadora cubana. Todo comenzó con aquellos juegos infantiles de maestra y escuelita, que más adelante se harían realidad cuando en la secundaria, decidió optar por la escuela Makarenco y hacerse maestra.

En este centro, formador de grandes pedagogos, Yoya -como todos la llaman-, además de encontrar su primer amor, también asumió cargos importantes en la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y enraizó para toda su vida valores como la dedicación, perseverancia, amabilidad y patriotismo. De esa forma, se graduó de profesora de Química con la disposición de enseñar la Tabla Periódica con el amor y la preparación que su profesión exigía.

Era 1980. En ese entonces se desarrolló en Cuba la segunda revolución educacional y Georgina se alistó en el Destacamento Ernesto Che Guevara, la misión fue llevar la luz de la enseñanza el continente africano. Específicamente en Angola permaneció esta educadora cubana hasta 1984: “Me decidí no solo por mi compromiso con la UJC, sino porque me gustaba y lo sentía de corazón.

“Esa experiencia fue mi gran práctica docente. Estábamos en un país lejano, en otro continente, con diferentes idioma e idiosincrasia. Resultó muy difícil, pero poco a poco fuimos adaptándonos. Al principio, nos comunicábamos en lo que llamábamos ‘portuñol’ hasta ir perfeccionándolo al contacto directo con la población. Además de dar clases, teníamos una relación muy bonita con los habitantes, en el horario de la noche realizábamos actividades culturales y juegos deportivos. Fue un trabajo inolvidable, en el que gané experiencias y valores”.

A pocos meses de concluir la misión, Yoya y sus compañeros fueron atacados por un batallón de la UNITA con acerca de dos mil hombres. Este hecho se conoce históricamente como la Batalla de Zumbe, pues fue en el municipio Angolano en que ocurrió.

Al iniciarse el tiroteo, Georgina y sus compañeras fueron trasladas a un lugar seguro. Según ella, en ese instante por su mente pasaron los más disimiles recuerdos, añoraba la presencia de sus padres junto a ella; pero sabía que requería de fortaleza, valentía y decisión. Recordó a Mariana Grajales y sintió que tenía que honrar su memoria.

“La UNITA no logró su objetivo, aunque no contábamos con armas ni fuerzas militares, todos los presentes defendimos aquel pedacito de tierra como propio. Lo más lamentable fue la muerte de tres colegas y cuatro constructores cubanos. Me resultó muy difícil ver morir a mis compañeros, de toda la misión esta es la parte más triste, no logro borrar esas imágenes de la mente.

“Siempre que se habla del papel de los nuestros en África vuelven a mí los rostros de mis colegas que tan valientemente pusieron en alto el nombre de Cuba, esto me marcó mucho. A la experiencia docente se le sumó una militar”.

Al concluir la misión y regresar a Cuba, Yoya recibió la medalla de Heroína de Zumbe, en reconocimiento a la posición asumida en dicha batalla.

-¿Profesionalmente cuanto le

aportó la experiencia en Angola?

Crecí en todos los sentidos de la vida, me hice más revolucionaria, más cubana, y aprendí a valorar en justa medida la superioridad de nuestro sistema educacional.

Para Georgina, el Instituto Varona es su segundo hogar. Comenzó como alumna y transitó por diferentes niveles educacionales, colaboró en la enseñanza secundaria, dirigió un pre pedagógico, ocupó múltiples responsabilidades, además, de alcanzar el título de Máster en Didáctica de la Química y Profesora Auxiliar. Desde hace siete años ocupa el cargo de secretaria general del Comité del Partido y forma parte de dicho organismo a nivel provincial. Continua, también, ejerciendo la docencia y atendiendo trabajos de curso y diploma.

-¿A su juicio, cuales son los

principales retos que enfrenta el Instituto

al llegar a su aniversario 45?

Al calor de la Batalla de Ideas, estamos en constante perfeccionamiento y transformación del proceso docente. Hoy tenemos en la capital más de cuatro mil jóvenes de otras provincias ejerciendo como Profesores Generales Integrales (PGI) de secundaria básica, para suplir el déficit de maestros en ese nivel de enseñanza. El reto es resolver el problema con los propios capitalinos, hacer que los educadores salgan de los mismos territorios, incentivar la vocación por las carreras pedagógicas. Tenemos que poner todo el empeño para que su preparación sea correcta porque, como dijo nuestro Comandante, sin educación no hay Revolución posible.

-¿Cree cumplidas las expectativas

en relación con los PGI?

Sí. Como en todo proceso contamos con jóvenes buenos, regulares y menos buenos, pero es encomiable la labor que están  realizando en las secundarias. Gracias a ellos hoy se puede hablar de un nuevo modelo de educación, son estos muchachos los que lo implementan y, en muchos casos, aportan valiosas ideas para su perfeccionamiento, se preocupan por mejorar las clases, incluso, percibimos cambios favorable en sus hábitos, costumbres e imagen para dar un mejor ejemplo a los alumnos.

Ellos mantienen viva la idea de Fidel de ser los guías de quince pioneros en la enseñanza media y así poder conocer a fondo las características de los alumnos, aunque no todos estos muchachos son perfectos y a pesar que hemos tenido dificultades con algunos de ellos, creo han cumplido las expectativas.

Repito, lo que se impone es mejorar su preparación, y estamos trabajando en el perfeccionamiento del modelo de formación por lo que se han cambiado algunas cosas, entre ellas, el tiempo que empleaban para el auto estudio. También es necesario mantener el vínculo de la escuela con la comunidad, hay que rescatar los valores, buenos modales y conductas, evidentemente deteriorados.

-¿Qué opinión le merece la utilización

de los medios audiovisuales en el

proceso docente educativo?

Es una forma para los PGI de adquirir conocimientos, enriquecer los turnos y profundizar en un contenido determinado. Un profesor no se sustituye con nada. Todos esos instrumentos contribuyen a perfeccionar la labor docente, depende del guía saber emplear correctamente las herramientas y lograr captar la atención del estudiante con ellas. Creo que es uno de los mejores planes puestos en práctica dentro de las transformaciones educacionales.

-¿Por qué cree existe tan poca

disposición de los jóvenes para

optar por carreras pedagógicas?

Pienso que es multifactorial. Hay un elemento importante conspirando y es la falta de conciencia en la familia sobre la importancia y necesidad del maestro. También influyen el periodo especial y las medidas tomadas por nuestro gobierno para ampliar algunos sectores. El de la educación siempre ha sido el más sacrificado y humilde, pero se ha mantenido a lo largo de estos años.

Quizás la juventud no sienta tanto amor por la pedagogía como prevalecía en mi época de estudiante. Los profesores tenemos la misión de transmitir este sentimiento con dulzura y paciencia para poder revertir la situación actual. Nos toca transmitir a las nuevas generaciones el interés por la profesión. Comparto el criterio de que cuando uno llega al corazón de sus alumnos, jamás se olvida.

Hoy los estudiantes optan por diferentes carreras porque quizás perciben otro futuro con mejoras desde el punto de vista económico, salarial. Esta carrera es de mucha comprensión y dedicación, lo cual lleva al éxito. El reconocimiento social también es valido en el empeño, pues cuando los medios de difusión divulgan mensajes alentadores y destacan los ejemplos positivos de nuestra labor, eso es un gran incentivo para los pedagogos.

A Yoya todavía le quedan varios años para jubilarse, pero aún así, confiesa que cuando ese día llegue tendrá que valorar mucho su decisión, porque no puede imaginarse fuera del aula.

“La verdad, no quiero ni he pensado en el retiro, mientras tenga fuerza y aliento seguiré frente al pizarrón, con mis alumnos y mi Pedagógico. Cuando llegue el momento decidiré qué hacer. No concibo estar sin mis alumnos, sin sus comentarios, sin aprender todos los días algo de ellos y viceversa”.

-¿Sabiendo a todo lo que debería

enfrentarse si volviera a nacer,

escogería ser maestra?

Sí y mil veces sí. Yo escogí esta profesión porque verdaderamente lo sentía, amaba y gustaba. No podría imaginarme realizando otro trabajo. Mi vida es el magisterio. Soy feliz dando clases, con el olor a tiza, con mis planeamientos, recorriendo los pasillos y escuchando los comentarios de la juventud. Por eso nunca me he desvinculado de la docencia y mientras tenga fuerzas seguiré al pie del lápiz, la cartilla y el manual. Yo digo, como Martí: “Siento orgullo de ser maestro”.

Esta entrevista forma parte del libro en preparación Rostros del Varona, escrito como examen final del género por alumnos de Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, a propósito del aniversario 45 de la casa de altos estudios pedagógicos.

Ficha técnica:

Objetivo central: Destacar a Georgina Veloz Massano como profesora del Instituto Pedagógico Enrique José Varona y Heroína de la Batalla de Zumbe.

Objetivos colaterales: Profundizar en la vida profesional de esta educadora; Conocer sobre su experiencia internacionalista en Angola; Subrayar su labor como secretaria general del Partido en el Pedagógico y miembro del secretariado provincial.

Tipo de entrevista:
Por sus participantes: Individual.
Por su forma: Mixta.
Por su contenido: De personalidad.
Por el canal que se obtuvo: Directa (cara a cara).

Tipo de título: De alusión a frase literaria.
Tipo de entrada: De cita textual.
Tipo de cuerpo: Mixto.
Tipo de preguntas: 1-Directa, informativa, abierta. 2-De opinión, abierta. 3-De opinión, abierta. 4-Informativa, abierta. 5-Informativa, abierta. 6-De opinión, abierta. 7-De opinión, abierta.
Tipo de conclusión: Opinión de la entrevistada.

25/07/2011 16:21 islalsur #. Rostros del Varona


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris