Facebook Twitter Google +1     Admin

¿UN FUTURO LLENO DE ADULTOS MAYORES?

20110813161823-javier.jpg

La baja mortalidad y el descenso de la fecundidad han ocasionado una inversión en la estructura de edades.

JAVIER ORTIZ HABER,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Cuba será el país más envejecido de Latinoamérica en el 2025, de acuerdo con un informe divulgado por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE).

Actualmente, el 17 por ciento de la población cubana es mayor de 60 años, gracias a la alta esperanza de vida al nacer y la baja natalidad registrada en los últimos años, por lo que el número de personas en la tercera edad se incrementará irreversiblemente en los próximos cuarenta años, acuña el documento.

“El envejecimiento poblacional no es un fenómeno local, sino global, y está teniendo lugar por primera vez en la historia de la humanidad”, explica el antropólogo Jorge Martínez Fuentes, de la Facultad de Biología de la Universidad de La Habana.

Y agrega que “en estos momentos hay 600 millones de personas con más de 60 años en todo el mundo y se estima que dentro de unos años la cifra será mayor”

Luisa Álvarez Rodríguez, especialista en el tema de envejecimiento de la Escuela Nacional de Salud Pública, afirma que “el reto de la medicina cubana ya no es solo continuar aumentando la longevidad de la población sino, además, mejorar la salud de ésta con una adecuada calidad de vida.”

Añadió que “el sector de la salud deberá prepararse para atender a un número creciente de personas de la tercera edad. Se requerirán nuevas estrategias en los programas de salud, incrementar los servicios de geriatría, tanto en lo relativo a la oferta de consultas externas, como en el número de camas, y enfrentar un aumento de las enfermedades crónicas.”

Un informe de la ONE acerca del envejecimiento indica que se requiere organizar un proceso educativo con el fin de preparar a la sociedad en la atención y convivencia con este segmento de la población en un ambiente de respeto, tolerancia y apoyo.

“Como parte del imaginario popular, circula una gran cantidad de mitos y prejuicios sobre la vejez”, afirma Ignacio Serra, de 69 años, residente en el Vedado habanero: “Conozco a gente que, por la edad o el aspecto físico, ha sido abandonada a su suerte y ha perdido desde el poder adquisitivo hasta la dignidad.”

La licenciada Yanet Fraga Domínguez, especialista del Centro de Estudios de Población y Desarrollo (CEDEM), señala como indispensable encarar las consecuencias de este proceso demográfico.”Diversos estudios que hemos realizado recomiendan la apertura de más hogares de ancianos, casas del abuelo y comedores comunitarios. Además, se deben propiciar regulaciones laborales que permitan a los ancianos incorporarse a actividades productivas, de forma parcial o por tiempo completo”, asegura.

“Hay personas mayores que no son precisamente débiles o dependientes, y pueden valérselas solas, pero algunas sí necesitan ayuda”, dijo Camilo Villalón, recién graduado de un politécnico de Informática, residente en el municipio habanero de Playa: “Mi abuelo todavía trabaja y se mantiene, pero el día que no pueda hacerlo, la familia estará dispuesta a ayudarlo.” 

El doctor Roberto Diéguez Daca, de la Sociedad Cubana de Gerontología y Geriatría, señaló que este problema perjudica la natalidad: “El desconocimiento de alternativas para enfrentar la presencia de adultos mayores necesitados de atención permanente, interfiere con los planes de algunas parejas a la hora de planificar el nacimiento de un hijo.”

A propósito de la problemática, recordó que en la Conferencia Regional Intergubernamental sobre Envejecimiento, celebrada en Chile en el 2003, varios especialistas anticiparon que muchas personas que hoy cuidan de sus progenitores no disfrutarán de igual suerte.

Diéguez dijo que “en Cuba ya se han dado pasos firmes para enfrentar el envejecimiento. Los aspectos centrales del Programa de Atención Integral al Adulto Mayor priorizan el perfeccionamiento del trabajo en la atención médica. Además, existen proyectos como la Cátedra del Adulto Mayor, con 400 sedes en todo el país y más 10 000 graduados, que ayudan a los ancianos a incorporarse socialmente.”

Mario Castañeda, de 64 años y vecino de Nuevo Vedado, critica la falta de atención y opina que “no se trata simplemente de abrir más asilos para encerrar enfermos seniles o viejos abandonados. Hay que enseñarle a la juventud a respetar a sus mayores, porque muchos jóvenes nos tratan con indiferencia.”

A su vez, la doctora Lea Guido, representante en La Habana de las organizaciones Mundial y Panamericana de Salud, aseguró en una entrevista concedida a la Agencia de Información Nacional (AIN) que “el envejecimiento en Cuba rompe con los patrones de un país en vías de desarrollo y puede compararse con los índices del Primer Mundo. Es un buen ejemplo para otros países de la región.

“Cuba se encuentra en una situación privilegiada, pero con muchos retos, pues es una sociedad con una alta tasa de personas envejecidas”, sostuvo la doctora Guido.

FICHA TÉCNICA:

Tema: El envejecimiento de la población, sus consecuencias y cómo abordar el problema.

Propósito: Informar sobre cómo evoluciona el envejecimiento en nuestro país.

Objetivos colaterales: Recoger opiniones de la población al respeto.

Estrategia de fuentes:

Documentales

Red Cubana de Gerontología y Geriatría http://www.sld.cu/sitios/gericuba/

Cuba: Proyección de la Población. Nivel Nacional y Provincial. Período 2006-2030. Centro de Estudios de Población y Desarrollo. Oficina Nacional de Estadísticas. La Habana. 2005.

Cifras e informes tomados del sitio de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE): www.one.cu

Anuario Demográfico Nacional de la ONE 2008. Edición 2009. Oficina Nacional de Estadísticas.

Fuentes no documentales:

Luisa Álvarez Rodríguez, especialista de la Escuela Nacional de Salud Pública.

Ignacio Serra, residente del municipio habanero de Plaza.

Yanet Fraga Domínguez, especialista del Centro de Estudios de Población y Desarrollo.

Camilo Villalón, residente del municipio habanero de Playa.

Doctor Roberto Diéguez Daca, miembro de la Sociedad Cubana de Gerontología y Geriatría.

Mario Castañeda, residente del municipio habanero de Plaza.

Soportes a emplear:

Hecho: La población cubana está envejecida.

Contexto: El envejecimiento de la población supondrá un cambio radical en la realidad cubana.

Antecedentes: Desarrollo de este proceso y medidas tomadas para encararlo.

Proyecciones: El envejecimiento de la población supondrá la creación de alternativas para atenderla.

Fuentes: Todos los mencionados en la estrategia de fuentes.

Tipos de juicios:

Analíticos: Expresados en todo el trabajo.

Sintéticos: Los de la licenciada Yanet Fraga Domínguez y la especialista Luisa Álvarez Rodríguez.

Disyuntivos: Del doctor Roberto Diéguez Daca.

De valor: Los de Ignacio Serra, Camilo Villalón y de la doctora Lea Guido.

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de lead: Interpretativo.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris