Facebook Twitter Google +1     Admin

PONER EL CORAZÓN EN CADA CÁLCULO

20110813163012-eugenio.jpg

Efraín Echevarría Hernández expresa que su profesión va más allá de la racionalidad.

Texto y foto:
JESÚS EUGENIO MUÑOZ MACHÍN,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Camino a su oficina, sosteníamos una amena conversación que a cada trecho era interrumpida por alguno de sus alumnos. Resultó fácil apreciar la admiración y el respeto que sienten todos los estudiantes por el Doctor en Economía Internacional, Efraín Echevarría Hernández.

Jefe del Departamento de Ciencias Sociales en la Universidad de Pinar del Río, es Efraín un hombre que no teme a las responsabilidades, y con 17 años de experiencia en la docencia, revela el infinito placer que le produce enseñar.

-¿Siempre quiso ser economista?

Realmente no. Al terminar el preuniversitario mi primera opción era Derecho. Tenía buena expresión, dicción y bastantes conocimientos de cultura general, pero vinieron ese año 10 carreras y no me la asignaron.

En aquel momento era un sistema diferente, no había exámenes de suficiencia ni de habilidades; para obtener Derecho se medía solo el promedio. Me llegó Economía, que fue la segunda opción.

Hasta que no terminé el segundo año no estuve realmente motivado por la carrera, pero a partir de ahí, decidí ser economista de veras y dedicarme fundamentalmente a la docencia y la investigación.

Comencé estudiando Licenciatura en Planificación de la Economía Nacional,  especialidad que ya no existe, y cuando estaba finalizando el segundo curso, me propusieron concluir la carrera en la Unión Soviética, con el objetivo de que viniera como profesor a la Universidad de Pinar del Río una vez graduado.

-Durante su estancia en Moscú  ocurrió un proceso trascendental que cambió el orden sociopolítico del mundo...

Sí, viví la etapa de la Perestroika a partir del año 1986. Creo que ese proceso no tuvo originalmente una inspiración contrarrevolucionaria. Si se hubiera llevado por el camino de la revolución, pudiera haber cambiado la faz de esa nación y posiblemente del mundo.     

-En 1991 se incorpora a la Universidad de Pinar del Río. ¿Qué han representado 17 años de experiencia en el magisterio?

Mucho esfuerzo, mucho sacrificio, un crecimiento profesional impresionante. Sin duda alguna, me he dedicado a lo que mejor sé hacer: dar clases, enseñar e investigar.

-Sus alumnos lo catalogan como un profesor muy exigente. ¿Cuánto hay de cierto en ese calificativo?

Trato de ser en el aula el mejor maestro que los estudiantes quieren tener y exijo que mis alumnos sean los mejores estudiantes a los que un profesor desea impartir clases.

Mis exámenes son difíciles, pero no pido más de lo que me exijo a mí mismo. Creo que les dejo una lección de ética muy útil para su vida profesional. La inmensa mayoría de los alumnos recuerdan con cariño el trabajo juntos. Parece que la fórmula funciona.

Ha participado en todas las ediciones del Encuentro Internacional sobre Globalización y Problemas del Desarrollo, evento que considera el más relevante al que ha asistido: “Lo considero el más importante por la diversidad de opiniones que se discuten, por el rango de las personalidades que participan y por las características de las discusiones, que son muy abiertas. Al mismo tiempo, he tenido la oportunidad de compartir experiencias con personalidades reconocidas a nivel mundial. Actualmente soy miembro de la Comisión de Relatoría del evento.”

-¿Hasta qué punto las soluciones teóricas del Encuentro Internacional sobre Globalización han sido llevadas a la práctica?

No se trata de una reunión cumbre, aunque han participado representantes gubernamentales. No tiene como propósito realizar propuestas que sean vinculantes para los países, ni para los organismos internacionales que asisten.

La importancia está en su carácter de denuncia, en que evidentemente cada vez que se realiza, la riqueza del debate constituye un punto de avance, aunque sea pequeño, en la teoría y la discusión académica.            

-¿Últimas publicaciones?

Desde hace cuatro años he tenido la posibilidad de vincularme con la Universidad La Sapienza de Roma y de esta forma publicar dos libros: Manual de Crítica de la Economía Aplicada y Che Guevara Economista.

-¿Qué le motivó a escribir sobre el pensamiento económico del Che?

Diría que la curiosidad. En los últimos años he dedicado una parte importante de mi vida a documentarme, por ejemplo, sobre los trabajos del Che en la revista Nuestra Industria, cuando fue Ministro de ese sector y los ejercicios de preparación que hizo para tomar la presidencia del Banco Nacional de Cuba. Todo me llevó a un grupo de conclusiones que son las que se presentan en el libro. En el Che hay un pensamiento económico crítico, revolucionario, que fue capaz de unir algo que es muy difícil: la teoría con la práctica.

-Muchas veces se concibe al economista como una persona muy racional y excesivamente técnica...

Siempre nos asocian con el cálculo, la contabilidad, con ese tipo de racionalidad que es muy instrumental.

Ciertas definiciones sobre la disciplina hacen creer que es una ciencia inocua, sin ética, que desconoce la división de clases, pero no es así. Para nosotros, analizar las consecuencias de los ciclones no es solo contabilizar los daños de más de cinco millones de dólares, es también conocer el trauma que sufrieron las personas y de dónde van a salir los recursos. Definitivamente, la economía no es una ciencia desprovista de valores éticos y morales.

-Defina estas dos etapas de su vida: la década de los 90 y los primeros años del siglo XXl.

En la década de los 90 ocurre un proceso de maduración profesional, publiqué mi primer libro, La Reforma Económica en Cuba. Logré el respeto de los estudiantes y que se valorara mi trabajo. El inicio del nuevo siglo ha sido una etapa de consolidación. Obtuve el Título de de Doctor en Economía Internacional. He incrementado, además, el intercambio académico en Cuba y  el extranjero.

-¿Cuánto se ha sacrificado para lograr sus metas?

Mucho. Soy de una familia humilde y he tenido que escalar milímetro a milímetro cada tramo ascendido. Siempre me he negado al facilismo y probablemente eso haya tenido un costo en mis resultados profesionales y en el plano personal. Pero así soy: vivo mi vida y duermo tranquilo.

-Virtudes que se reconoce.

Tenacidad, honestidad, honradez y capacidad de trabajo.

-Defectos.

Muchas veces cedo demasiado para que los demás se sientan bien.

-¿Qué es para usted sentirse realizado?

Es tener amigos y una familia estable. Soy una persona que disfruta mucho las cosas simples de la vida. El sentido del éxito es comprender que la labor de enseñanza realizada puede dejar una huella en el crecimiento de las personas que ayudas a educar.

Ninguno de los logros de Efraín ha sido cuestión de suerte. Talento y voluntad van de la mano en cada uno de sus proyectos. Acercarse a las Ciencias Económicas desde una perspectiva diferente lo hace trascender. Para él, la economía no es solo cálculo, es poner por encima de  todo las necesidades humanas.

FICHA TÉCNICA:

Objetivo central: Hacer un recorrido por los aspectos importantes de la vida de Efraín Echevarría Hernández.

Objetivos colaterales: Conocer cuáles fueron sus inicios en el estudio de la economía, cuán importante ha sido la docencia, eventos más relevantes en los que ha participado, obras publicadas, etc. 

Tipo de entrevista:
Por los participantes: Individual.
Por su forma: Mixta.
Por su contenido: De personalidad.
Por el canal que se obtuvo: Encuentro directo.

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de entrada: Anecdótica.
Tipo de cuerpo: Mixto.
Tipo de preguntas: Cerradas: 1, 10, 11, 12; Directas: 3, 4, 5, 6, 9, 13; Abiertas: 2, 7, 8.
Tipo de conclusión: De opinión o comentario del entrevistador.

Directas: Belkis Machín Cosme, trabajadora de la Asociación Nacional de Economistas de Cuba (ANEC), de Pinar del Río.
Complementarias: Currículo personal de Efraín Echevarría Hernández.
Libro Manual de Crítica de la Economía Aplicada, Editorial Jacca Brooks, 2005.
Libro Che Guevara Economista, editorial Jacca Brooks, 2007.


 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris