Facebook Twitter Google +1     Admin

PALPANDO LA SOCIEDAD

20110822135516-david.jpg

Más de seis mil cartas recibió el año pasado (2007) la sección Acuse de recibo, del diario Juventud Rebelde, como muestra de la fuerza pública alcanzada.

DAVID VÁZQUEZ ABELLA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Acuse de Recibo es una de las más reconocidas secciones de correspondencia que existe en la prensa cubana, y goza de reputación dentro de la población y en las instituciones y organismos gubernamentales. José (Pepe) Alejandro Rodríguez es su redactor y aceptó contarnos sobre ese espacio del periódico Juventud Rebelde. El encuentro tuvo lugar en su oficina y allí recibí una clase sobre el periodismo revolucionario y de vanguardia.

La sección Acuse de Recibo se creó en diciembre de 1997. Rogelio Polanco, director del periódico entonces, sugirió la idea. A Pepe Alejandro lo llamaron desde un inicio para estar a cargo del espacio, por su crédito alcanzado en los géneros de opinión, “hacía falta un hombre que meditara y conectara el corazón con el cerebro todo el tiempo”, cuenta el redactor.

Las secciones de correspondencia en los diarios cubanos no han tenido un desarrollo orgánico, han sido intermitentes, “es una carencia de la prensa cubana”, asevera Pepe. Esta sección viene a cubrir una necesidad, la de “conectar a las personas más humildes con aquellos hombres responsables de las decisiones institucionales.

“Se concibió de manera distinta, para que irrumpiera con las cartas sin pedir permiso a nadie. Eso tiene una responsabilidad muy grande, un doble filo resbaladizo. Nosotros partimos de un criterio a priori de confianza en las personas, no satanizamos a nadie al pensar que nos va a engañar”, así comenta sobre el funcionamiento del espacio.

Su objetivo no era solo publicar una carta, era identificar al pueblo con el periodista, “que en este lado de la sección existiera un rostro visible, alguien con defectos y virtudes palpitando con ellos, y va a recibir esa queja que quizás ya transitó por todas las vías factibles, para ayudarlos a buscar una posible solución”.

Fueron tiempos difíciles los primeros, de incomprensiones y mal interpretaciones: “Empezamos contra viento y marea, chocamos con témpanos de hielos. Esta sección comenzó tirando piedras a la luna”. Al principio, el nivel de respuesta de las instituciones era muy bajo, “la gente reaccionaba como ante un hereje, pedían reuniones para hablar conmigo, pero desde un primer momento, el director exigió que fueran en el periódico y con todo un equipo para respaldarme”.

Ningún proyecto periodístico, ninguna voluntad individual, puede fructificar si no tiene el apoyo de los directores de los medios: “La consecuente política de la dirección ha sido el éxito de la sección porque está convencida de la importancia del espacio. El inicio fue una etapa muy cruenta, pero tuve la resistencia porque sabía que a la larga la perseverancia nos ayudaría a moldear conductas, crear otra manera de diálogo”.

Comenzaron a publicar una vez por semana. Poco a poco el espacio caló, tocó los puntos sensibles de las entidades y se ganó un prestigio. La profesionalidad del redactor ha sido uno de los factores que permitieron el éxito.

Para conducir una sección como esta, el periodista “debe poseer mucha fuerza expresiva, elegancia para presentar los asuntos con potencia pero, a la vez, con respeto”, explicó Pepe Alejandro. Además, hay que tener mucha experiencia en la vida, es un trabajo donde debe prevalecer la ética y la convicción revolucionaria: “Equilibrar pasión y razón porque no es un francotirador desde una atalaya.

“Acuse de Recibo se ha ganado una reputación en el país y posee una fuerza pública muy grande, los que atienden a la población en las instituciones vienen por aquí y se preocupan por conocer los temas que aborda la ciudadanía”.

Cada seis meses el periódico hace un corte estadístico de la sección y en estos momentos las respuestas de los organismos está cerca de un 90 por ciento, por lo que comenzaron a medir otros indicadores, como el nivel de calidad y eficiencia de la solución y la responsabilidad administrativa ante las dificultades que plantea la población.

Explica que en el último año recibieron mucha correspondencia y empezaron a asumir otro frente de trabajo, “seguimos publicando las cartas, pero aquellas muy complejas las enviamos a las instituciones para su investigación y posterior solución. Estamos abriendo los caminos a las entidades”.

Acuse de Recibo le permite a Pepe Alejandro percibir las dificultades y fallas fundamentales de nuestra sociedad, por lo que no podíamos desaprovechar el momento para escuchar sus valoraciones acerca del tema.
Expone que esta Revolución enseñó a pensar, a decir “esto es mío, este país es mío”, por eso los que escriben lo hacen angustiados y preocupados por las dificultades de nuestra sociedad: “El gran problema es cómo resolver que las instituciones públicas sean eficientes. Cómo lograr emplear los recursos de la forma más idónea y atender las necesidades de los ciudadanos.

“Cuba es muy compleja, hay un desarrollo social elevado y un ansia de justicia grande. Lo que ha hecho esta Revolución por el ser humano es maravilloso, sin embargo, existe una contradicción entre el gran ideario de justicia social del país y la base de eficacia económica para poder sostenerse.

“Existen complicaciones de burocracia, de mucha centralidad, desatención a los asuntos ciudadanos. Los problemas de indisciplina social son serios. La sociedad necesita, como dijera Raúl, de cambios estructurales que rediseñen y logren un sentido de pertenencia del hombre a la empresa”.

-El pueblo todavía no se siente como

el real propietario de los medios de

producción, ¿cómo cree que se pueda

solucionar esta contrariedad?

Es una paradoja, la gran mayoría de este pueblo se siente identificada con la Revolución. El problema cardinal es encontrar la fórmula y hacer las transformaciones necesarias para lograr que la propiedad del estado llegue a convertirse en propiedad del pueblo. No porque sea estatal es social. Esta es una gran traba del diseño estructural de nuestra nación.

Debemos lograr que el trabajo sea el rasero fundamental. El hombre necesita sentir la relación entre su bolsillo y como vive. Existe una falta de sentido de pertenencia y se está manifestando en la indisciplina social, en el maltrato a la propiedad pública.

En esta conversación sobre nuestro país y su futuro no podía faltar hablar de los jóvenes y su importancia. Pepe Alejandro es muy optimista con respecto al tema: “¿Cómo enamorar a alguien que no tiene el elemento vivencial y ha crecido en momentos muy diferentes, en los cuales los paradigmas no siempre están presentes en la vida cotidiana? Implicarlos a la causa es un gran desafío.

“Yo estoy implicándote con esta entrevista. Cuando hablo contigo te digo que estoy aquí. Debemos lograr que nuestra Revolución sea más socialista y más democrática, más creativa, más ingeniosa. Pero la solución no está en irse a otros países. Actualmente hay miles de muchachos con talento fuera del país y viven de las migajas del gran mundo.

“El mensaje debe cambiar, hay que atraer a la juventud de hoy con métodos de hoy, no de ayer: Debemos tener la capacidad de confiar en los jóvenes y de permitirles que debatan sus propios temas. Brindarles espacios, confiar en ellos, dejarlos asumir tareas. La batalla hay que darla donde estés. El camino es largo y accidentado”.

-¿Cómo debe ser el papel de los

medios y la prensa en este proceso?

Muy activo. Ahora, como nunca, hace falta la inteligencia, el análisis ponderado. Estoy trabajando por el periodismo revolucionario que hace falta, no por el francotirador.

-¿El pueblo tiene suficiente información

sobre cómo funciona nuestra sociedad

y de las dificultades reales que tenemos?

No la tiene toda. La información se burocratizó, centralizó y se guardó en una caja fuerte. Es culpa de todo el mundo, no vayan a acusar a los periodistas, algunos se acomodaron, pero otros no. El Partido ha tratado de propugnar una estrategia, pero no es una lucha fácil. Creo que todavía faltan muchas rendiciones de la gestión gubernamental ante los ciudadanos. Hay que abrir la comunicación.

Cierto es que José Alejandro Rodríguez ha sabido llevar la sección Acuse de Recibo utilizando el periodismo que necesitamos hoy día, el del “puño, pero con terciopelo, con sutileza, con pequeñas dosis de ironía”.

FICHA TÉCNICA:

Objetivo central: conocer el funcionamiento de la sección Acuse de Recibo y buscar un análisis de la sociedad cubana actual.

Objetivos colaterales: Conocer de los inicios de la sección. Conocer del entrevistado las características que, a su juicio, debe tener un periodista para conducir una sección como esta. Analizar los problemas más frecuentes observados a través de la sección.

Tipo de entrevista:
Por los participantes: Individual.
Por su forma: Mixta.
Por su contenido: De opinión autorizada.
Por el canal que se obtuvo: Encuentro directo.

Tipo de título: Genérico.
Tipo de entrada: De presentación.
Tipo de cuerpo: Mixto.
Tipo de preguntas: 1-abierta, 2-abierta, 3-cerrada, 4-abierta.
Tipo de conclusión: De opinión del entrevistador.

Fuentes consultadas:

Fuente documental: Periódico Juventud Rebelde, días 18, 19, 20. 21, 22 de noviembre del 2008.
El entrevistado.

22/08/2011 06:55 islalsur #. Entre colegas


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris