Facebook Twitter Google +1     Admin

CRECEN INGENIEROS Y ARQUITECTOS

20111106132519-angelica.jpg

Texto y foto:
ANGÉLICA MARÍA MENÉNDEZ HIDALGO,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Entre los días 2 y 3 de diciembre de 1983 los ingenieros y arquitectos de la construcción del país asistieron a su primer congreso; el hecho marcaría por siempre la vida profesional  del sector,  pues fue aquí donde decidieron fundar la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba (UNAICC). Este fue el pretexto para conversar con su presidente, Antonio Caparó Marichal.

“Hoy llegamos a este aniversario con nuevas perspectivas, es la hora de hacer balances y miradas retrospectivas sobre lo realizado; tareas aún no concluidas o postergadas y otras perspectivas de trabajo para un mejor funcionamiento.”

-En este aniversario 25 (2008), ¿cuáles son los logros más importantes?

Nuestro principal logro y objetivo y que más prioridad de cumplimiento damos, es a la contribución del desarrollo profesional, técnico y cultural de los afiliados, como medio indispensable para influir positivamente en la calidad de las obras que se ejecutan; porque, precisamente, es en las obras donde la UNAICC gana o pierde su prestigio. Se mejora también en la realización de los eventos, por el alto nivel de profesionalidad que se adquiere, y en las relaciones que fortalecen los organismos de la nación. Ellos sirven de escenario para la captación e intercambio de información.

En el extranjero, aumenta el reconocido prestigio de los profesionales cubanos y se consolidan las relaciones internacionales. Otro de los logros importante es la instauración de las Sociedades. Crearlas fue útil en la integración de los afiliados. Ellas logran acercar más el trabajo a los intereses de los miembros, y se vinculan entre sí mediante las actividades generales que  se desarrollan. Han demostrado ser una fuerza organizativa imprescindible, ayudan a desarrollar y concluir un gran número de tareas que antes recaían en pocos hombros. Implantarlas, más que un deseo, fue una necesidad.

Igual significación revisten las sedes provinciales, sirven como base de operaciones para desarrollar un trabajo más eficiente y organizado. Con ellas chequeamos la emulación en cada territorio y sus labores se planifican con mayor esmero. 
 
-¿Cuáles son las principales funciones que realiza la organización?

La organización tiene diversas funciones, entre ellas, promover la investigación y difusión de las actividades de los afiliados; propiciar el desarrollo profesional e integral de los mismos y velar por su ética, prestigio y comodidad. Para lograrlo, estamos poniendo nuestro mayor empeño en la reparación y construcción de las sedes provinciales de la UNAICC.

La de la Isla de la Juventud, luego de su remodelación, se ha convertido en sitio de referencia para todo el país; y la de Santiago de Cuba no solo fue restaurada sino también amplió espacios que hoy son utilizados para importantes actividades en la provincia.

-¿Quiénes pueden pertenecer a la institución?

Pueden ser afiliados a la UNAICC todos los graduados universitarios avalados por un centro educativo cubano o extranjero validado en el país, en las especialidades de Arquitectura y las Ingenierías Civil e Hidráulica. Pueden pertenecer también los profesionales que posean títulos de Arquitectura o alguna ingeniería adquiridos en los lugares que mencioné y se desempeñen laboralmente en actividades vinculadas con las especialidades de la construcción.

Todos los años se ofrece la categoría de Afiliado de Honor a aquellas personas de reconocido prestigio tanto nacional como internacional, en las ramas de la arquitectura o la ingeniería y a los dirigentes políticos y administrativos vinculados con la actividad constructiva del país.

-Un trabajo primordial para ustedes es la divulgación, qué estrategias utilizan para cumplir con esa tarea?

Este  aspecto es clave tanto para el conocimiento de la labor, como de los avances de las ramas afines a la construcción. Durante estos 25 años de existencia no hay actividad en que la promoción no esté presente y que actualmente sus resultados son mucho más palpables.

La informatización, por ejemplo, viabiliza considerablemente los procesos de transmisión. Por otro lado, se encuentran las publicaciones seriadas, por ejemplo, el boletín de la Sociedad de Ingeniería Mecánica, Eléctrica e Industrial (SIMEI) que  cuenta con una versión digital, la revista Ingeniería Civil y Arquitectura-Cuba.

A pesar de todos estos avances, había poco conocimiento de la organización y nos dimos a la tarea de buscar espacio en la prensa, lo que permitió de verdad darnos a conocer. No obstante, los resultados no son los mismos en todas las sedes provinciales, pues aún persisten quejas sobre la falta de información con respecto a las acciones emprendidas por la Asociación. Esto no significa que estén desvinculados completamente, pero sí hay que reconocer que en la capital prevalece la promoción.

-¿Cómo asumen la interacción con los jóvenes?

La UNAICC nunca ha estado ajena a atender prioritariamente a la más joven generación, pues serán ellos los futuros profesionales. Desde que el estudiante se gradúa, lo acogemos y, en primer lugar, nos preocupamos por su etapa de adiestramiento, luego porque se mantenga actualizado en su superación y, en general, por cumplir con sus expectativas.

Hacemos este trabajo de atención desde la base, mediante actividades de bienvenida a los centros de trabajo de los recién graduados, se invitan a los estudiantes de quinto año de las carreras afines a participar en las secciones de base y se abren las puertas de las sedes para realizar conferencias, talleres y cursos.

-¿Qué rol desempeñan los jubilados en la institución?

Con los jubilados afiliados a la organización tenemos una fuerza calificada, con una experiencia única e insustituible. Muchos de ellos son integrantes del  equipo de asesores para la obras de la Batalla de Ideas. Se han realizado encuentros, en especial el 6 de diciembre, Día del Jubilado de la UNAICC, para conocer sus inquietudes y experiencias laborales. Cada año se les confiere el diploma Fernando Pomares a aquellos que mantienen un trabajo destacado en la organización. Aunque los que están trabajan muy bien, nos gustaría ampliar la cifra de retirados asociados. Nos ayudaría muchísimo.  

-Como institución, ¿cuáles han sido los aportes sociales?

No puedo hablar de aportes sociales si no menciono la participación de nuestra membresía en la reconstrucción de viviendas y otras instalaciones afectadas por fenómenos meteorológicos. Actualmente la UNAICC se encuentra inmersa en algunos proyectos con el fin de apoyar al Ministerio de la Construcción (MICONS), luego de los devastadores ciclones que han azotado la Isla en estos últimos meses.

Estamos vinculados con el proceso inversionista de la Batalla de Ideas y los programas priorizados de la Revolución. Accionamos principalmente en la elaboración de proyectos y controles técnicos de las obras, lo cual le ha permitido al país un considerable ahorro. El programa energético del país ha estado monitoreado eficientemente por la UNAICC mediante la Sociedad de las Ingenierías Mecánica, Eléctrica e Industrial (SIMEI). De todas formas, con respecto a esto siempre es preciso hacernos sentir mucho más. Elevar nuestro protagonismo es decisivo en los programas del país y debemos, ante todo, saber que la tarea conlleva mucho esfuerzo.

-¿Alguna insatisfacción en el tiempo que lleva como presidente?

Siempre hay insatisfacciones, una de las cosas que menos me complace es el tema de la divulgación, lo cual ha traído consigo que las provincias pierdan méritos y no participen en los eventos con la preparación que se exige. Me gustaría  que se trabajara más en el compromiso de todos con todos, se puede hacer un mayor esfuerzo.

No obstante, de forma general, cada vez que se detecta algún problema, enseguida se visualizan los deseos por erradicarlo; a veces se logra de manera más sencilla y otras resulta más complejo, pero nunca, hasta ahora, nos hemos dejado vencer por las adversidades y eso me hace sentir mejor, pues cada vez que hay insuficiencias más temprano que tarde se resolverán.

-¿Y el futuro de la UNAICC?

En el transcurso de los años ascendimos por una larga escalera y me parece que  es una excelente señal, significa que hacemos las cosas bien. Somos una asociación que crece y no dejará de avanzar. Subir cada peldaño es un reto bien difícil, en muchas ocasiones las cosas no están como más nos gustan y nos tenemos que llenar de agallas para salir adelante. De esta forma, hemos obtenido un prestigioso lugar dentro del Ministerio de la Construcción (MICONS).  Si seguimos con este buen paso, veo el futuro de la UNAICC fortalecido. Lo veo como un camino productivo y seguro.

Hoy miro atrás y me siento orgulloso de esta organización porque veo que mi trabajo y el de muchas personas ha dado un gran resultado. Eso me complace mucho.

Ficha Técnica:

Objetivo central: Indagar sobre la vida interna y objetivos de la UNAICC, con motivo de su 25 aniversario.

Objetivos colaterales: Conocer sobre sus afiliados, las sedes en las provincias, la interacción con los jóvenes, con los jubilados y sus planes.

Tipo de entrevista:
Por sus participantes: individual
Por su forma: clásica
Por su contenido: informativa
Por el canal que se obtuvo: directa

Tipo de título: genérico  
Tipo de entrada: retrospectiva
Tipo de cuerpo: clásico (preguntas y respuestas)
Tipo de preguntas: 1-informativa, abierta; 2-informativa, abierta; 3-informativa, abierta; 4-informativa, abierta; 5-informativa, abierta; 6-informativa, abierta; 7-informativa, cerrada; 8-informativa, abierta; 9-abierta; 10-informativa, abierta.
Tipo de conclusión: opinión del entrevistado.

Fuentes consultadas:

Antonio Caparó Marichal. Directa.
Libro: Sexto Congreso de la UNAICC. Documental.
Revista UNAICC. Documental.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris