Facebook Twitter Google +1     Admin

VIVIR EN MARTÍ

20130201042446-randy.jpg

RANDY SABORIT MORA,
Corresponsal de Prensa Latina en Guatemala,
Profesor de la Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Cortesía para Isla al Sur.

Guatemala (PL) Vivir en Martí es el mayor desafío que tiene un ser humano en vísperas del 160 aniversario del natalicio de aquel hombre que supo convertir sus palabras en actos. Gana más cada individuo al aplicar las enseñanzas del Apóstol que si cita frases de memoria de su obra.  Hay que leerlo mucho, y ejercitarlo más.              

Innumerables son los caminos que conducen a la savia del Maestro, pero lo más importante es la transformación que ocurra en uno tras devorar miles de sus cuartillas, incluidas sus epístolas, imprescindibles para entenderlo de carne y hueso. 

Alguien contó a Prensa Latina que en un taller martiano se leyó a los niños, varios textos del escritor paradigmático, como el primero de sus Versos Sencillos: “yo soy un hombre sincero…”         

La testigo comentó que los pequeños aquel día confesaron a sus padres varias de sus mentiras piadosas. Los progenitores asombrados, llamaron a la  escuela para saber qué le habían dicho a sus hijos. Todos, al saber lo ocurrido, quedaron sorprendidos con el efecto mágico de Martí.   

Si cambios como esos lo experimentaron “los que saben querer” y quienes son “la esperanza del mundo”, como definió el Maestro a los infantes, entonces todo su  tiempo invertido en vivir y morir con luz en la frente habría tenido sentido.   

¿Cuánto no tendríamos que aprender los mortales de él cuando se nos sube el ego a la cabeza? ¿Acaso olvidamos que aquel comunicador de altos quilates decidió echar su suerte con los pobres de la tierra? ¿Obviamos por instante a quien escuchó atento a los veteranos de la guerra de los Diez Años (1868-1878)? ¿O borramos de la memoria al que tomó nota en su Diario de Campaña sobre la sabiduría de los guajiros cubanos? 

Sería bueno que cada persona se propusiera descubrir “en vivo y en directo” al guía de tantas generaciones. Debemos aprender de su virtud para sumar voluntades y multiplicar afectos. Martí es inabarcable y todo futuro, como sostuvo el estudioso Cintio Vitier, fallecido en 2009 a los 88 años, después de tantos años bebiendo de la savia del inmortal.           

En tantos artículos y crónicas memorables que esparció por periódicos decimonónicos, se revela un mismo propósito: contribuir a la redención personal de los humanos y al equilibrio de la Patria Grande (la América desde México hasta Chile), y el mundo.

Su prédica constante fue convocar a los seres a crecer hasta la estatura de los buenos como su Meñique de La Edad de Oro, revista siempre joven y nacida en julio de 1889 en Nueva York.          

"Sin defender no sé vivir", confesó a su queridísimo amigo mexicano Manuel Mercado. Él, perfecto enamorado de la vida, murió en combate “de cara al sol”, como poetizó en sus Versos Sencillos y “en el campo de batalla”, según la profecía en su poema dramático “Abdala”, escrito cuando iba a cumplir 16 años.     

El mejor homenaje al Apóstol nuestro que está, es dedicar unos minutos del día a verificar si nuestros actos cotidianos son dignos de alguien que vive en Martí.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris