Facebook Twitter Google +1     Admin

¿ABANDONADOS LOS BOMBOS DE LA ANTIGUA LOTERÍA?

20130303023426-janelle.jpg

Las dos máquinas permanecen en el patio central del edificio Monte de Piedad, antigua sede del Museo Numismático, en la Habana Vieja.

JANELLE PUMARIEGA SANTANA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.
Fotos: ARCHIVO DEL MUSEO NUMISMÁTICO Y JAVIER DIEZ MINIET.

Los bombos utilizados durante la neocolonia en los sorteos de la extinta Lotería Nacional y que forman parte del patrimonio cultural cubano, se encuentran en el edificio Monte de Piedad, antigua sede del Museo Numismático, sin poder ser transportados para la actual de esa institución, en Obispo 305.

‹‹Aunque forman parte de los fondos de nuestra instalación, no los podemos traer para aquí porque son dos moles muy pesadas y el falso techo del sótano no las soportaría. Además, el traslado sería engorroso y podría afectar su valor como piezas museables››, dijo Divina Rubio, especialista del museo.

No obstante, agregó que se les da su debido mantenimiento por parte del conservador a cargo de ellos. También se dirigen visitas para que las personas los puedan apreciar.

Contrario a lo que plantea la especialista, Leandro Grillo, trabajador del Taller de Lámparas de Estilo, ubicado dentro del propio edificio Monte de Piedad, señaló: ‹‹Los bombos están deteriorados, oxidados, faltos de pintura y no hay ni siquiera un cartel que los identifique como lo que son››.

El director del Museo Numismático, Sergio González, afirmó que si bien esos aparatos constituyeron expresión de un momento histórico plagado de vicios, al cual Cuba no volverá como sistema, no por eso deben dejar de ser atendidos, ya que poseen un valor patrimonial y forman parte de la historia de la Isla.

Uno de los bombos es más pequeño y se utilizaba para los premios, el más grande, era para los números. Niños huérfanos de la Casa Cuna  operaban estas máquinas eléctricas, cilíndricas y cóncavas. Extraían de ellas los barrilitos con los dígitos agraciados y los daban a conocer.

La Lotería Nacional de Cuba se abolió después de 1959 por considerarse un negocio lucrativo cuyos fondos eran malversados y los premios, manipulados muchas veces a favor de los más ricos.

Surgió como institución en 1812. El 11 de septiembre de ese año tuvo su primer sorteo y los números ganadores resultaron el 3 406 y el 3 380, ambos vendidos en Santiago de Cuba, con recompensas de diez mil y cinco mil pesos, respectivamente.

Los billetes poseían marcas y contraseñas; tenían el mes, día, año y número de sorteo al que pertenecían. Se imprimían así para “protegerlos” y “prevenir las falsificaciones”. Emisoras radiales, como la CMQ, eran las encargadas de difundir los dígitos ganadores durante la etapa neocolonial.

Después del triunfo de la Revolución se intervino este negocio lucrativo. Dio paso, entonces, al Instituto Nacional de Ahorro y Vivienda (INAV), con el objetivo de ‹‹…transformar lo que constituía un baldón y una vergüenza para Cuba en instrumento de servicio y sostén de las clases populares››, como definió Pastorita Núñez, quien fue su presidenta. Con los fondos recaudados por el INAV se construyeron numerosos hogares, lo cual colaboró en resolver uno de los mayores problemas que asediaba a la población cubana en aquel entonces.

El último sorteo fue el 16 de marzo de 1968, hace ya más de 44 años.

Pie de fotos: Sorteo de Lotería en la etapa prerrevolucionaria (1). Los bombos, actualmente en el edificio Monte de Piedad (2).

Ficha técnica:

Tipo de título: Llamativo
Tipo de lead: Sumario de Qué.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide invertida + Pirámide normal o desarrollo cronológico + Dato adicional.
Primer valor noticia: Curiosidad.
Otros dos valores noticia: Proximidad, Interés colectivo.
Tipo de fuentes declaradas: No documentales, no tradicionales.
Tipo de noticia: Ligera.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris