Facebook Twitter Google +1     Admin

ACORDES DESCONTAMINANTES

20130311143922-autie.jpg

El representante del proyecto Isla Verde, Jorge Delgado Suárez, opina que el medio ambiente está integrado por todo lo que nos rodea, y cada acción que realicemos de forma respetuosa va a incidir en la protección de nuestros ecosistemas.

Texto y foto:
LUIS A. AUTIÉ CANTÓN,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Una artista española dijo una vez que la música entra por el oído y va al corazón. Ese es el precepto que Osmel Francis y su grupo musical Cubanos en la Red tuvieron en cuenta al crear, hace doce años, el proyecto comunitario Isla Verde, para contribuir a la formación de una conciencia ecológica en la población mediante el arte y las actividades comunitarias.

En esta ocasión la música la puso el murmullo del mar en la capitalina barriada de Santa Fe pues, junto a la costa, se encuentra El Islote, una casa que funge como oficina y cuartel general del proyecto. Allí, en una habitación con olor a agua salada, el Máster en Agroecología y Agricultura Sostenible y representante del proyecto Isla Verde, Jorge Delgado Suárez, opinó sobre la situación ambiental actual.

-¿Que nexo existe entre arte y medio ambiente?

¿Como puede uno ayudar en el cuidado del otro?

El medio ambiente está integrado por todo lo que nos rodea y cada acción que realicemos de forma respetuosa va a incidir en la protección de nuestros ecosistemas. El arte en, nuestro caso, es utilizado como ente transformador. Mediante el mismo podemos hacer llegar mensajes educativos que propongan nuevas formas de relación, donde armonicen la naturaleza y la sociedad. Por ejemplo, nuestro grupo realiza semanalmente tareas de limpieza de litorales, ríos, etc.; con esos residuos se realizan esculturas, se confeccionan ropas, lo cual permite mostrar a las personas cuánto se puede reciclar con lo que se bota. Además, realizamos conciertos donde los temas, sin dejar de ser bailables o divertidos, encierran mensajes que promueven el cuidado y la conservación del entorno.

-¿El tratamiento que se da a los residuos

sólidos es el adecuado? ¿Cree usted

que se podrían aprovechar mejor?

En nuestro país no existe una cultura en la clasificación de los residuos. Hay que especificarlos para después poder reutilizarlos. Tenemos que crear mecanismos que estimulen a las entidades y personas naturales a que no arrojen los desechos en calles, ríos y el mar. A partir de la empresa de Materias Prima se han creado puntos para la recolección de los materiales que puedan ser reciclados, como latas, vidrios, cartón o papel. Esto  funciona bien, pues se paga por lo que se lleve. Pero esos no son los únicos desechos sólidos, también existen otros orgánicos que pudieran ser transformados en abonos para las plantas.

-En cuanto al cuidado del medio ambiente,

¿opina que la labor de las autoridades

es positiva, provechosa?

El cuidado del medio ambiente no es una labor estricta de las autoridades de un país. No obstante, en la Constitución de la República de Cuba queda explícita la voluntad política para su conservación. Creo que se debe trabajar más en instruir a los trabajadores y directivos de las entidades contaminantes, porque no ganamos mucho con multar si no educamos a las personas.

-He constatado personalmente la existencia de

micro vertederos de residuos sólidos domésticos

en diferentes lugares de la ciudad.

¿Cree que es suficiente el trabajo realizado

por los medios de comunicación masiva

con el propósito de educar a la población?

En los últimos tiempos se ha realizado algún que otro spot a favor de este tema, pero considero que es insuficiente, porque el tópico debiera estar reflejado diariamente en la prensa escrita, los programas de la televisión y la radio. Los medios de comunicación constituyen elementos super importantes para la sensibilización.

Los micro vertederos, que cada día son más comunes en el entorno citadino, traen consigo un grupo de contaminaciones desde lo visual, hasta emisiones de gases proveniente de la descomposición de la basura que se acumula. Constituye a su vez un ambiente propicio para el hábitat de insectos y animales que perjudican la salud humana.

Esto forma parte de la indisciplina social porque en ocasiones se tienen los tanques donde depositar los desechos y las personas inconscientes los dejan fuera, aspecto en el cual se tiene que trabajar más; otras veces los compañeros de Comunales no recogen a tiempo los desperdicios y se convierte en una cadena de irresponsabilidades que termina en la alteración de medioambiente.

-¿En su opinión, qué importancia tiene

la acción de la población en el

cuidado de nuestras costas?

Las personas son los principales agentes contaminantes de nuestras costas, pues vierten a ríos y mares cualquier tipo de residuos sin importarles su destino final. Es muy común ver en ellas latas de cervezas y refresco, así como jabitas de nylon que provocan cambios en los ecosistemas marinos y destruyen la flora y la fauna.

-Ecológicamente, ¿como avizora

usted a Cuba dentro de 50 años?

Podemos valorar dos escenarios: si continuamos con tanta indisciplina social y sin control de la eliminación de los desechos, seremos un gran vertedero y la aparición de plagas y pandemias aumentará en gran medida. Pero un segundo escenario, donde trabajemos con respeto el medio ambiente, podrá ser un paraíso. 
 
-Entonces, ¿cree posible la erradicación

de la contaminación costera?

Sí, posible y necesaria, pero para ello debe sumarse la población y  las entidades, nadie puede quedar exento de responsabilidad, porque estamos en un gran avión que se llama Tierra, con unos pilotos que somos los seres humanos. Si seguimos cargando este avión de desechos llegará el momento que se venga abajo. No importarán razas, religiones, ni poderes, todos desapareceremos sin dejar rastro de lo que un día fuimos.

Pie de foto: Jorge Delgado Suárez reflexiona que en el escenario donde se propicie trabajar con respeto el medio ambiente, Cuba podrá ser un paraíso.

11/03/2013 07:39 islalsur #. Medio Ambiente


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris