Facebook Twitter Google +1     Admin

NARRACIONES DE PABLO

20130329215626-pablo.jpg

POR ESTE ARGUMENTO SÓLO ME DIERON CIEN PESOS. El protagonista de la historia vislumbra con sus dotes de escritor una salida a la precaria situación económica en que se encuentra. Intenta venderle a un director de cine norteamericano un argumento fílmico sobre la guerra de independencia cubana, en el que había puesto todas sus esperanzas, pero este solo le ofrece cien pesos por él, alegando que no incluía una historia de amor. El joven regresa vencido junto a su novia, quien le demuestra que “no hay belleza en el mundo sin amor”. (JORGE AGUIRRE NÚÑEZ)

UNA “FUGA”. Luis Rivero, barbero reservado, de aspecto enfermizo, prefería morir a pasar por los trabajos forzados del Presidio Modelo, así relata Pablo de la Torriente en el cuento Una “fuga”. Rivero pidió ropas a sus familiares, lo cual estaba prohibido. Para su desgracia, el Capitán del penal, furioso por la noticia del ajustamiento de un esbirro machadista, se enteró y la tomó contra él. Lo envió a la cantera de La Yana, de donde Luis se escapa. Lo encuentran y se evade por segunda vez. Herido y desesperado, decide entregarse. Muere exhausto en el hospital. (CLAUDIA ALEMAÑY CASTILLA)

EL VIENTO SOBRE LAS TUMBAS. Una tormenta, un perro decapitado y el miedo que provoca algo tan cercano como la muerte desata las pasiones y los temores humanos en “El viento sobre las tumbas”. Este relato de Pablo de la Torriente Brau, recogido en el libro Narrativa, pone en boca de un anciano una antigua historia donde la conciencia y el terror juegan distorsionando a los personajes. El teatro de los instintos ya estaba montado por Pablo, bastando leer las primeras líneas para ser testigos de una narración de viejos rencores y sentir el viento rugiendo entre las alas de los ángeles de cualquier cementerio. (ELIZABETH ALMEIDA LÓPEZ)

C2D. CABALLO DOS DAMA. En C2D. Caballo dos dama, Pablo de la Torriente utiliza esta jugada para narrar la vida de un joven ajedrecista cubano que compite contra Alexander Aleckine en el Campeonato Mundial de Nueva York. La historia, escrita en primera persona, cuenta las ensoñaciones y pensamientos en que se sumerge el joven mientras intenta responder  la jugada y que, a su vez, conducen a la indecisión amorosa en que estaba inmerso: dividido entre dos mujeres. La partida termina en tablas, con un jaque perpetuo, reflejo de cómo continúa la vida del muchacho, que pierde el Campeonato y la oportunidad de amar. (DALILA CASTRO FONTANELLA)

EL TIEMPO. El efecto inexorable que tiene el paso del tiempo sobre el hombre preso, es tema del relato El tiempo. En él se comentan las principales peripecias de un recluso: el hambre, el cansancio, los sueños de libertad, el espanto y la esperanza. Se presenta el dilema de los hombres que temen, al término de su condena, haber perdido a su mujer y su lugar en la sociedad. Pablo culpa a todos los que pudieron hacer algo y no hicieron nada, al tiempo y sus secuaces, que solo son conocidos por quienes hayan naufragado en él. (RACHELL COWEN CANINO)

EL GRITO. El cuento narra la historia de un joven que se encontraba en el Presido junto a Pablo de la Torriente. El autor reporta  la situación que el muchacho pasó dentro de la cárcel. El joven estaba condenado a pasar sed en una cárcel cerca de su padre. A medida que pasaban los días, comenzaba a gritar pidiendo agua. Los solados podían ofrecerle el líquido, más no podían dárselo. Parece que el castigo impuesto al preso era carecer de agua. A pesar de los esfuerzos del padre del muchacho, este último terminó por beber el agua del inodoro y luego trató de absorber  la humedad del suelo. El autor deja claro que el chico muere por esta situación y no por edema pulmonar como acuñó el médico. De esta forma, se puede imaginar los horrores por lo que estos prisioneros pasaron en el Presido. (PHU DOAN MINH)

ASESINATO EN UNA CASA DE HUÉSPEDES. Humor macabro y realismo hallamos al leer el cuento “Asesinato en una casa de huéspedes“, de Pablo de la Torriente, quien es capaz, de una manera coloquial, de relatarnos las ideas y acciones de un personaje que encuentra en el hecho de matar, una pasión. Así, el protagonista/narrador, justifica su torcida adicción desde el punto de vista social, e incluso familiar. Somos, entonces, testigos de uno de sus crímenes, al cual es llevado por lo que considera el mismo asesino el principal motivo de sus acciones: el odio. (ENIO ECHEZÁBAL ACOSTA)

UNA AVENTURA DE SALGARI. Una aventura de Salgari narra la historia de un joven campesino de espíritu aventurero, apasionado por la literatura de Emilio Salgari, quien viaja a Sabanazo, actual provincia de Holguín, acompañado de su profesor de Matemáticas. Salgari, como le apodaron sus amigos, experimenta un cambio radical en estas nuevas tierras donde la aventura que él encontraba en los libros de Emilio, la veía de cerca, mientras se acercaba al Cauto. Pareciera la simple historia de un adolescente, cuando, en realidad, es un cuento de miedos que deriva en un final dramático. (ALEJANDRA GARCÍA ELIZALDE)

¡FIEBRE! ¡Fiebre! Es un cuento en el que se exponen cuatro situaciones diferentes, que constituyen las alucinaciones de un hombre con temperatura muy alta. Los relatos son cortos y están escritos en primera persona. Aunque se encuentran inconexos entre sí, en todos los casos el protagonista muere. Ser víctima de un ladrón despiadado o de un verdugo indolente son algunos de los destinos sufridos por el enfermo que al parecer teme por su salud y traslada el miedo a sus sueños, interrumpidos por la voz de su novia. (HÉCTOR GARCÍA TORRES)

EL COFRE DE GRANADILLO. Cuando Pablo de La Torriente estaba construyendo el cofre de granadillo en el Presidio, otro camarada le ofreció madera para ubicarla en la tapa. El trozo obsequiado revelaba perfectamente la cara de un chino. El amigo le contó que se lo había dado un loco del pabellón psiquiátrico, que en su alucinación lo confundía con su cómplice en el asesinato de Li, el chino ladrón ahorcado en el árbol de granadillo. Así llegó el rostro asiático al joyero hecho por Pablo, que posteriormente sería muy útil, pues serviría para ocultar instrucciones necesarias para salvar la vida a un compañero revolucionario. (YAIMA GUILLARTE HERNÁNDEZ)

EL HÉROE. El héroe es una historia llena de humor que encierra un gran mensaje. Cuenta acerca de un telegrafista en un paradero de trenes, que al acercarse a la vía para recoger la correspondencia, tropezó y la locomotora le alcanzó una pierna. Ante el horror de todos los presentes, el anciano pidió tranquilamente que dieran marcha atrás. La pierna era de palo, la verdadera la había perdido en la batalla de Ceja del Negro, luchando por la independencia. Esta acción lo convertía en un verdadero héroe. (MARIATERESA HERNÁNDEZ MARTÍNEZ)

PÁGINAS DE LA ALEGRE JUVENTUD. En el relato Páginas de la alegre juventud, Pablo de la Torriente narra sus vivencias como jugador del Atlético, club de fútbol americano. La obra transcurre durante un partido donde el equipo del autor comienza perdiendo el primer tiempo. Pablo revive con un lenguaje informal la emoción de los aficionados y la experimentada en el terreno de juego. En el desenlace, el equipo del Atlético logra la victoria y Pablo, convaleciente por un golpe, encuentra el amor de una forma poco esperada. (ALEJANDRO MADORRÁN DURÁN)

EL GUANCHE. El cuento El Guanche narra la historia de un soldado, que lo llamaban Guanche (nombre que se les da a los antiguos habitantes de Islas Canarias) por su valentía y buena puntería en el tiro. Un día fue con tres prisioneros al río y se escaparon en un bote. Luego de navegar durante el día, en la noche una tormenta les retrasó la fuga. Unos soldados los buscaban y dieron con ellos; comenzó el tiroteo, pero el Guanche los  mató a todos. Murió matando, y demostró su coraje hasta el último momento de su vida. (LISBET PENÍN MATOS)

A FOJAS 72. El relato A fojas 72 comienza cuando un redactor encuentra la copia de los autos de un crimen, donde el acusado confiesa su delito. Una de las víctimas era su mujer, quien cada noche lo narcotizaba para serle infiel. El romance duró hasta que una noche, el marido despertó y al presenciar el acto de adulterio de su mujer, decidió dejar atrás su pasado de hombre pacífico y convertirse en un psicópata al acabar con la vida de los amantes. Estando en la cárcel, al comprender que su existencia no tenía sentido, se suicidó. (HITCHMAN POWELL ESCALONA)

EL GRITO. Los gritos de Amado Kindelán escapaban de la celda pidiendo auxilio; sus carceleros lo habían condenado a morir de sed. Nadie podía ayudarlo. El padre, Escolástico, tuvo que reprimir la angustia y las ganas de venganza por no poder acompañar al hijo en su sufrimiento. Convertido en cadáver sediento, Amado fue reconocido por un doctor como víctima de un edema pulmonar. Es este el epítome del “¡El grito!”, cuento salido de las manos de Pablo de la Torriente. (MELISSA RAMÍREZ HERNÁNDEZ)

LA NOCHE DE LOS MUERTOS. A modo de monólogo, Pablo de la Torriente Brau desarrolla La noche de los muertos, relato de la prisión que muestra los vínculos entre el sueño y la muerte. Una madrugada en que cumplía los servicios como cuartelero de guardia, se detuvo a observar a sus compañeros de galera mientras dormían; todos parecían vencidos por la eternidad, excepto uno: aquel hombre la había burlado. Mas cuál no sería su asombro al descubrir, a la mañana siguiente, que este era el único que en realidad había fallecido. Tal impacto causó el hecho en él, que fue hospitalizado por insomnio. (AMALIA RAMOS IVISATE)

LAS PUPILAS. Narrativa es un libro que abarca la obra de uno de los más destacados narradores del siglo XX en Cuba: Pablo de la Torriente Brau. Incluye en sus textos Las pupilas, relato que refleja de forma conmovedora lo grises que se tornan los días de quien sufre prisión. Mediante las imágenes proyectadas por los ojos de un recluso, nos convertimos en cómplices del dolor que siente al ser parte de una fila interminable de hombres que llevan en sus espaldas cargas mayores que ellos mismos. Pero los deseos incontenibles de vivir les da la fortaleza para seguir adelante. (OSMERYS RAMOS MÉNDEZ)

ASESINATO EN UNA CASA DE HUÉSPEDES. Pablo de la Torriente Brau nos presenta un asesino que encubierto todavía, narra cómo perpetró un Asesinato en una casa de huéspedes. La acción criminal es concebida, primero, por la observación de un choque de guaguas en un retrato, y es llevada adelante por el odio reconocido hacia la víctima por parte de los asesinos: un hombre y su perro. Ese odio, alimentado por envidias y celos, compartido, además, por la mascota, hace que el también inquilino, mientras dormía tranquilamente, sea atacado por la furia del hacha de la cocina y los dientes del fox terrier. (DARIANNA REINOSO RODRÍGUEZ)

¡NOSOTROS SOLOS! En el relato ¡Nosotros solos! está presente una moraleja: el abuso tiene consecuencias nefastas. La historia narra la dura existencia que llevaban los trabajadores ferroviarios. Eran explotados por un bárbaro capataz hasta que este dio una golpiza a un nuevo trabajador y surgieron ideas de venganza. Al otro día, el joven apaleado, en compañía de otro, mataron a golpes al capataz. El final no constituye el término de la explotación, pero sí el fin de la opresión de un tirano. (CLAUDIA RODRÍGUEZ COLÓN)

UN ANTROPÓFAGO. Repulsión es la palabra más apropiada para describir lo que se siente al leer las anécdotas de Pedro Ríos que conforman el relato Un antropófago, del libro Narrativa. Castigos, torturas, y asesinatos son narrados por el joven y sonriente negro tal y como si no perturbaran sus memorias. Incluso, cuando cuenta como él mismo tuvo que recoger sin lavarse las manos los sesos de un compañero asesinado y comer el pedazo de pan que le quedaba, mostraba esa característica sonrisa en sus labios. (DARÍO GABRIEL SÁNCHEZ GARCÍA)                           
                                       
LA MORDAZA. Al leer  cuento La mordaza las descripciones de las torturas dan al lector la posibilidad de acercarse a lo que era el Presidio Modelo en aquella época. Es un relato de corta dimensión, pero que trata un tema muy profundo: las torturas en la prisión. El dolor por los horrores de la cárcel hace un llamado para erradicar de la humanidad los maltratos y abusos que se han cometido y se cometen en nombre de la paz. (YUNIOR SMITH RODRÍGUEZ)

UNA TRAGEDIA EN EL MAR. Alguien ha publicado un libro bajo la firma de Pablo de la Torriente Brau, “y es preciso que yo me defienda”, dice. Pablo demuestra que no es su mismo estilo. El cuento comienza con la narración de un personaje que se auto describe “no ser malo y hasta parecer tonto”; también de no tener novia, ni mujer ni querida. Es joven, pero no feliz. En confesión de un remordimiento escribió esta historia en la que los protagonistas son dos pececitos  japoneses y el reflejo de estos en un espejo. (JAVIER TAMAYO RAMÍREZ)

LUNA DEL PRESIDIO. El relato Luna del presidio, del libro Narrativa, de Pablo de la Torriente Brau, cuenta una de las vivencias del autor durante el presidio al que fue condenado en la entonces Isla de Pinos. El tema central es describir la razón por la que el compañero de celda llegó allí. La luna, según Pablo, no era más que la inspiración para un poema insignificante, sin embargo, el acompañante recordaba con ella un suceso lamentable donde por amor, incomunicación y orgullo, llegó a matar a su compinche y hermano de la mujer que amaba. (MARIA KARLA VILLAR MORA)

29/03/2013 14:56 islalsur #. Libros


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris