Facebook Twitter Google +1     Admin

160 AÑOS JUNTO A LA MÚSICA

20130606144845-camilo.jpg

Ni la muerte logró separar al “Paganini negro” de su gran pasión: sus cenizas reposan en la iglesia San Francisco de Paula, lugar que funciona como sala de conciertos en el Centro Histórico de la Ciudad de La Habana.

Texto y foto:
CAMILO VILLA JUICA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

El destacado violinista cubano Claudio José Brindis de Salas y Garrido, sigue disfrutando de la música a 160 años de nacido: sus cenizas descansan en la Iglesia San Francisco de Paula, lugar que acoge diversos conciertos de música clásica.

Los restos del músico, que antes estuvieron sepultados en el Cementerio del Oeste de Buenos Aires y en la Necrópolis de Colón, en La Habana, fueron colocados en el sitio actual en el año 2000, como símbolo de que el histórico recinto pasaba de ser de un lugar de recogimiento religioso, a una sala de conciertos.

Detrás de un ventanal ovalado al costado izquierdo del santuario, se divisa su ánfora de bronce, que lleva grabada la frase: “Brindis de Salas murió en Buenos Aires el 2 de junio de 1911”.

“Aquí vienen muchos visitantes que preguntan por sus cenizas; también familiares y estudiantes de otros países”, comentó Nuris Llapur, veladora del recinto.

Adriana Ochoa, violinista integrante del conjunto musical “Ars Longa” que ensaya en el lugar, dijo sentirse orgullosa de tocar cerca de la figura de Brindis de Salas, aunque sean sus cenizas.

Que músicos fallecidos sean sepultados en recintos religiosos no es nuevo en el país, pues los restos del compositor de villancicos Esteban Salas se encuentran en la Iglesia del Carmen de Santiago de Cuba, desde 1803.

Brindis de Salas, también conocido como el Paganini negro, nació en La Habana el 4 de agosto de 1852, y estudió violín con su padre, Claudio Brindis de Salas. Gracias a su aptitud sobresaliente, obtuvo una beca para estudiar en Francia, donde ganó el primer premio del conservatorio de París, en 1870.

Brindis rápidamente ganó fama de ser el mejor violinista del momento. Su talento y prestigio le permitieron presentarse en ciudades como París, Berlín, Londres, Madrid, Milán, Florencia, Viena, Ciudad de México y Buenos Aires, entre otras.

En Francia fue nombrado Caballero de la Legión de Honor, y en Alemania, donde se casó con una dama de la nobleza, fue condecorado con La Cruz del Águila Negra y obtuvo dicha nacionalidad.

Después de un tiempo en Alemania, el músico comenzó a sufrir depresión debido a la lejanía de su tierra, por esta razón, decidió abandonarlo todo y volver a Cuba, realizando varios conciertos, ninguno con resultados positivos, pues el músico ya no contaba con la fama y el prestigio de otrora.

Su precaria condición en la Isla lo llevó a radicarse en Argentina, donde murió en la más absoluta miseria el 2 de junio de 1911.

Hoy, sus restos mortales oyen cada sinfonía interpretada en el altar de la iglesia San Francisco de Paula, y le dan al lugar un toque místico que hace al espacio único en el mundo.

Durante las próximas semanas el recinto acogerá distintos conciertos, destacándose entre estos, “Pasos Galanos”, por el conjunto de música antigua Ars Longa y dirigido por el maestro Aland López el próximo viernes 19 de octubre, y “Diálogo Entre Dos Épocas”, concierto de órgano protagonizado por Moisés Santisteban, el viernes 26 de octubre. Ambos a las 7:00pm.

Pie de foto: Ánfora en la cual yacen las cenizas de Brindis de Salas.

Ficha Técnica:

Tipo de Título: Genérico.
Tipo de Lead: Sumario de Quién.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide invertida + Pirámide normal + Dato adicional.
Tipo de fuentes: Directas. Documentales.
Valor noticia: Actualidad.
Otros valores noticias: Interés humano, Originalidad.

 

06/06/2013 07:48 islalsur #. Cuba Curiosa


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris