Facebook Twitter Google +1     Admin

UNA TARDE CON GABINO

20130714133520-gabino.jpg

Los estudiantes de primer año de Periodismo de la Universidad de La Habana, departieron durante casi tres horas con el destacado periodista Gabino Manguela, del semanario Trabajadores, acerca de sus experiencias en la profesión y su visión de la vida.

UN PERIODISTA NUNCA PARA DE TRABAJAR. Escuchar una conferencia de Gabino Manguela es, sin lugar a duda, una clase de periodismo del bueno, del más crítico, del que está acorde con la sociedad del presente. “El periodismo tiene necesariamente que parecerse al medio, a las circunstancias en que se desarrolla”, decía mientras disertaba sobre algunas vivencias suyas y analizaba aspectos del oficio en el ámbito cubano de hoy. //// El experimentado periodista del semanario Trabajadores considera que el ser bueno en esta labor se logra aprovechando el tiempo al máximo, trabajando a toda hora. Cuando se le oye hablar, su entusiasmo, sus deseos de hacer periodismo, de investigar la sociedad sobresalen en cada palabra. //// Uno de los estilos que más ha cultivado Manguela durante su carrera es el interpretativo. Los reportajes que construyen, según el mismo, para estar a tono con lo polémico de la sociedad cubana, son una viva muestra de que la crítica social, manejada inteligentemente puede surtir un efecto muy favorable en los medios de prensa. //// Su interés por enfocar los textos en las necesidades del lector, en sus aspiraciones como consumidor de producto periodístico, salió a relucir más de una vez durante el encuentro, al que asistieron los estudiantes del grupo de primer año de Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. //// “No subestimen las historias porque sus protagonistas sean gente común”,  aclaró, y expresó que las mejores anécdotas están en las calles, junto al obrero, al campesino y los mejores temas en la cotidianidad. (VERÓNICA ALONSO CORO)

GRACIAS. Quizás escuchemos esta palabra y pensemos que el trabajo va con el sermón de las palabras mágicas, la buena educación, las normas adecuadas. Créanme que estoy pensando preparar uno, amplio, un ensayo tal vez, porque de verdad hace mucha falta. //// Pero, hablando en plata, hablando en oro, como diría el gran Sabina, cantautor español, hoy las gracias son para alguien. Hoy más que gracias brindo mi sincero agradecimiento. Cuando el tiempo pasa perdemos la oportunidad de jugar de novatos y aprender del cuarto bate, así aprovecho y burlo la insurreccionalidad del tiempo. //// Mis primeras prácticas docentes fueron en el semanario Trabajadores y que un trabajo periodístico tuviera mi nombre fue motivo suficiente para que mi mamá le contara a todas las vecinas. Pero a mí lo que en realidad me deslumbró no fueron esas satisfacciones de un CDR provinciano, fueron los acuciosos reportajes de Gabino Manguela, un periodista que consigue ahondar en los más polémicos temas o entrevistar a un Pepe, que no es un Pepe cualquiera. //// Entonces, estar hoy escuchando a ese mismo hombre, desbordado de humildad, lleno de saberes y dotado de la magia del buen periodismo es una placer. Llegar a un aula de novatos a explicar cómo se toca la bola o se conecta un jonrón, es lo que hace la gente como Gabino, el periodista de los grandes trabajos de investigación, el de la última oficina del pasillo. GRACIAS, alguna vez nuestra pelota se pegará a la cerca. (LESLIE ALONSO FIGUEROA)

MANGUELA. Llegó con una bolsa llena de lechugas, cual homenaje andante a cualquier cubano de “a pie”. El aura de hombre común que lo rodeaba se diluyó enseguida que las primeras palabras salieron de su boca y, parado en un aula, frente a todo un grupo de “pichones” de reporteros, disertó sobre prensa. //// Gabino Manguela es la típica “espinita” periodística que, cuando crees saberlo todo sobre el reportaje, se atraviesa en tu camino para decirte que no, que el reportaje es un arte y él es uno de los maestros. Qué razón tiene Manguela. Entonces te enseña todo lo que sabe, te prepara, te ilustra. Es el perfecto ejemplo de que en Cuba existen profesionales que elevan el periodismo a su máxima expresión. (LUIS A. AUTIÉ CANTÓN)

GABINO MANGUELA: UN PERIODISTA INCÓMODO. De pie, sin necesidad de una silla que sirva de reposo para su ya no tan joven figura, Gabino Manguela encuentra gustoso el departir con las más jóvenes generaciones sobre la experiencia que el quehacer periodístico le ha brindado. Esta vez es un aula de Periodismo, repleta de miradas que buscan sueños disfrazados de profesión, la afortunada con la visita de este reportero. //// Oírlo incita a la aventura a quienes realmente tienen el corazón junto al público lector. Sí, aventura pudiera ser el término más eficaz para definir las peripecias que parecen ser hermanas de temas no tan esclarecidos en nuestra sociedad, y que tienen como padres al engaño, el egoísmo o la negligencia. //// Quienes siguen cada lunes el semanario Trabajadores recuerdan a Manguela por su “persecución” tras los responsables de la venta adulterada de refresco en La Habana, con lo que demostró que “casi todo se puede publicar”, pues tal y como él mismo dijera: “El hecho en sí está dado por la forma en que el periodista aborda el problema”.  //// Puede que su nombre, junto a los trabajos de entonces, hayan resultado incómodos de digerir para los más pícaros vendedores –y no es de dudar que les haya puesto los “pelos de punta”–; pero la responsabilidad que para con el público tienen los periodistas es de más peso que cualquier artimaña, y Gabino está consciente de ello.  //// Para él, la realidad debe ser expuesta desde múltiples visiones para buscar criterios que desencadenen hechos y, con estos, cambios. //// Bienvenido pues ese “Quijote” que se sirve de su teclado para echar abajo molinos de artificios, y bienvenido sea también su deseo de compartir su experiencia con los que nos estamos formando en las aulas. (ALBERTO CABRERA TOPPIN)

GABINO, PERIODISTA DE LA COTIDIANIDAD. “La impronta del trabajador de la prensa siempre debe estar presente en el reportaje. Este género, en sí mismo, valora la entrevista, la crónica y otras modalidades”. Pautas de este nivel ofreció Gabino Manguela, periodista del semanario Trabajadores, en encuentro con estudiantes de Periodismo en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. //// Según el destacado redactor, la habilidad para la escritura del llamado “género ensalada”, radica en el estilo personal de cada quien. En este sentido, sugirió que “el reportero debe intentar, a toda costa, responder a las preguntas básicas que exige la profesión”. //// “El reportaje es, quizás, el género que menos se puede encasillar. Cada quien aborda determinada óptica y esfera de los hechos. Pueden implicarse la entrevista, el comentario, la crónica u otras modos de composición periodística”, agregó.  //// Acerca del estilo en la redacción, afirmó que el talento entra a jugar en el relato que se hace de los acontecimientos, para lo que señaló como “imprescindible”, la consulta detallada a las fuentes y la “premura a la hora de describir los sucesos”. //// “El Periodismo es investigación, así que deben recopilarse la mayor cantidad de datos posibles en este y cualquier otro tipo de género. Por ello que se le concede tanta importancia al dominio de la información pura, a fin de elaborar el resto de los escritos con el rigor que implican”, expresó Manguela. //// Para referirse al dinamismo de la sociedad, manifestó que: “El lector cubano es muy polémico, pues dice lo que piensa, critica la guagua, enjuicia y cuestiona lo que diariamente le preocupa. Es faena del redactor pensar en ¿qué temática quisiera leer el receptor? y ¿cómo le gustaría que fuese abordada?” //// Desde esta perspectiva, insistió en la responsabilidad y dedicación que debe prevalecer en los periodistas, “sin escatimar horas” y reflexionó en torno a la primicia de la publicación, “que no siempre es lo más importante, pues en muchas ocasiones queda algo nuevo por pensar”. //// “Si algo positivo me regaló el Periodismo es el permiso de situarme en el lector, en sus problemas, angustias y risas. Si no existiera ese público, no existieran profesionales de nuestra índole y viceversa”, expuso Manguela Díaz. (ROSALIA CARMONA LEDESMA)

ARMAS PARA VENCER. Dicen que Periodismo es describir lo que pasó ayer, dicen que Periodismo es adelantar lo que ocurrirá mañana, dicen que Periodismo es informar, interpretar, opinar. //// Sin embargo, hay que tener persistencia, conocer los detalles del entorno y seguir la información hasta el final; estas son las armas para vencer. //// Gabino Manguela, de experiencia en el tema, fue el invitado en la tarde de martes por la profesora Iraida Calzadilla; y ante los criterios de lo que es hacer periodismo y sobre las armas que necesitamos para escribir, transcurrieron las más de dos horas de que disponíamos. //// El reportero del semanario Trabajadores sumó que un buen periodista debe cuestionar, criticar e informar acerca del tema a escribir. Nos alertó que casi todo se puede publicar y que lo fundamental está en la forma que el profesional lo trate. //// “Cuenten con su preparación actual, que es superior, usen su talento, que lo tienen y lo concertarán con el tiempo, tengan el deseo de hacer un buen trabajo y con la voluntad de hacer un buen Periodismo, deben de parecerse al medio, a la sociedad, recuerden que el cubano analiza y critica”, así se despidió de nosotros, no sin antes regalarnos la acostumbrada fotografía que hacemos los futuros profesionales con los grandes de la prensa cubana. (JAVIER DIEZ MINIET)

PARA HACER BUEN PERIODISMO. En el encuentro con  Gabino Manguela, periodista del semanario Trabajadores y colaborador del programa Haciendo Radio, los estudiantes de primer año de Periodismo comprendimos, durante cada minuto, la importancia y la manera de realizar un buen reportaje. //// Quedamos convencidos, escuchando a un experto en la materia, de que los trabajos serios llevan investigación, estudio y acumulación de experiencias por parte del periodista, quien debe  ser incansable en su búsqueda del conocimiento. //// Vivimos en una sociedad polémica que analiza y cuestiona la vida, llena de situaciones donde el periodismo tiene que reflejar, ya sea mediante reportajes u otro tipo de trabajos, lo que ocurre y quieren conocer las personas. //// “Siempre que se quieran obtener buenos resultados no deben minimizarse los hechos. Cada acontecimiento tiene relevancia para alguien, la tarea del periodista es saber magnificar su trascendencia y convertirlo en interesante para todos”, aseguró Gabino. (DAVID GALLO SÁNCHEZ)         

¿LECCIONES DE PERIODISMO, O DE VIDA? Pocas personas convierten su profesión en un instrumento de servicio, como el médico que trabaja durante 24 horas en la más “concurrida” guardia, el panadero que se levanta en la madrugada a hacer el “pan de cada día”, el maestro que delante de un aula intenta transmitir a sus alumnos una buena lección, el ingeniero que, en medio de una crisis mundial, pone sus neuronas  a buscar nuevas vías de ingreso al país, el albañil que, solo provisto de arcilla y cemento, es capaz de construir el mañana. Así también lo hace Gabino Manguela, periodista del semanario Trabajadores. //// Había conocido con anterioridad su manera de pensar –que, además, va grabada en cada uno de sus trabajos-, mas ello no impidió que ante mis ojos se develara el interés por conocer qué ideas tiene este reportero sobre el “mejor oficio del mundo”. //// “Con dignidad, deseos de hacer cosas y voluntad para trabajar, se puede hacer periodismo”, eso aseguró Manguela durante una conferencia en la que estudiantes de Periodismo y, ¡cómo no!, profesores, querían aprehender conceptos relacionados con la carrera, que partían de la experiencia de un periodista que bien podría catalogarse como “de pueblo”. //// Si tuviera que escoger un adjetivo para calificar al conferencista, sería humilde. Aún cuando es uno de los reporteros más influyentes y queridos por los lectores –porque se identifican con él- conserva la modestia que debería caracterizar a los “señores de la palabra”. //// Sustentando esa calificación, se asoma una de sus declaraciones: “No podemos situarnos nunca por encima del que nos va a leer porque muchas veces es más capaz, inteligente, observador y juicioso que nosotros mismos”. //// Sus enseñanzas no solo funcionan en el campo profesional. El “andar” de este periodista le ha permitido crear una ecuación -quizás más exacta que la de Newton- que permite, si no un ciento, al menos un 90 por ciento de éxito en la práctica del oficio: “Hay que pensar como el que lee el periódico: qué preferiría leer, cómo le gustaría que abordaran un tema, qué asunto le agradaría que fuera tratado”. //// Consciente de que “el receptor representa el destino y la razón de ser de lo que escribimos y la persona que, si confía en el periodista y en el órgano de prensa, va a ser capaz de transmitirnos las ideas más maravillosas del mundo”, nos invita a no creernos superiores a nadie y a realizar un periodismo que se corresponda con el medio, las circunstancias y la sociedad en que se desarrolla, directrices que, más que lecciones profesionales, parecen lecciones de vida. //// “Si algo positivo me ha dado el periodismo es el haber permitido situarme siempre en el lector: sus problemas, angustias, su risa, su felicidad… He tratado de que eso forme parte de mi trabajo”, concluyó alguien que, sin duda, ha calado en la sensibilidad de la gente. (CLAUDIA GONZÁLEZ CORRALES)   

SI DE PALABRAS SE TRATA. No soy de las personas que piensan que las cosas se arreglan con la palabra, sino con la acción. Sin embargo, y para mi sorpresa, hay seres humanos capaces de hacernos creer que la palabra tiene tanta fuerza como el acto. //// Gabino Manguela es un hombre experto en aportar su grano de arena para cambiar la sociedad cubana. Se me presentó como alguien con dificultades para la oratoria, pero descubrí que cuando se habla con la verdad, lo más importante no son las habilidades. //// Las casi tres horas que estuvimos conversando, intercambiando ideas, se me antojó deliciosa, con ese sabor de saber que se aprende y de que crece la estima hacia otro individuo. //// No puedo creer cómo me sentí identificada con sus avatares de periodista novato, claro, 20 años atrás, hasta sentí compasión con sus infortunios, no tan lejanos de los míos. //// De repente estaba en la Isla de la Juventud, descubriendo una vaca espectacular y que dio de qué hablar. En otro momento me encontraba combatiendo los absurdos de mi sociedad, en varios reportajes que abordaban el mismo tema. //// La pasé de maravillas y al marcharse el invitado, sentí que la prensa cubana tiene mucho talento que explotar. Ojalá algún día, sea uno de ellos. (BEATRIZ LOBAINA VALDÉS)

UN ENCUENTRO CON MANGUELA. El turno educativo de los más jóvenes estudiantes de Periodismo siempre viene acompañado por una sorpresa. Recuperación de clase, para amargura de muchos, o una charla con presencia de un invitado, para disfrute de otros. El último encuentro fue con el periodista del semanario Trabajadores, Gabino Manguela. //// Con el sudor corriendo por la frente y las libretas convertidas en abanicos, los estudiantes atendían las palabras del consagrado periodista. La espera de un consejo para mejorar el reportaje interpretativo, próximo a entregar por los alumnos, era tal vez la razón de tanta atención. //// Estuvo presente la profesora de Periodismo Impreso en la Facultad de Comunicación, Iraida Calzadilla, una de las defensoras del periodismo interpretativo, como el invitado. Parecía que los estudiantes estuvieran rodeados de los sabios de la interpretación. //// La charla transcurrió entre anécdotas y razonamientos sobre la prensa cubana actual. Uno de las principales temáticas abordadas fue la necesidad de fomentar el periodismo interpretativo en los medios de la Isla. //// “Un periodista de pueblo es aquel que piensa como el lector del diario al realizar cualquier trabajo y la prensa escrita necesita más de ellos”, dijo Manguela. Fue un encuentro ameno, y también muy productivo, ya que cuando terminó hizo a los estudiantes arreglar algunos errores en sus notas interpretativas. (LUAR LÓPEZ DE LA OSA)

UN HOMBRE DE PUEBLO. La humildad y la inteligencia se unen en el periodista que es un hombre de pueblo. Él ofreció consejos valiosos a los estudiantes de primer año. Nos dijo: “El periodismo es información, investigación y preparación, pero no olviden siempre pensar en los lectores”.  //// Gabino Manguela, periodista del semanario Trabajadores, enseñó a todos que hay que observar más allá de los horizontes. “Realizar reportajes no es tarea sencilla, pues requiere de las técnicas de la entrevista así como de la información”. //// “Pensar en las personas es lo fundamental, pues tenemos que cuestionar, criticar con las palabras llenas de inteligencia para que la gente comprenda la realidad”. //// “En mi mente hay una premisa: el periodista debe parecerse al medio de prensa que representa y a la sociedad, pero sobre todo, representar al cubano de a pie”. //// Lo que más me impresionó fue la frase: “Ser periodistas con dignidad es lo principal”. //// Cuando se retiró del aula, todos comentamos acerca de la importancia de sus palabras y fundamentalmente, aprendimos que en la profesión hay que observar y luego contar a los lectores las informaciones. (SANDRA MADIEDO RUÍZ)

GABINO REPORTA CADA MINUTO DE LA SOCIEDAD. Un periodista cubano, sencillo, y muy trabajador, hace de su oficio una tarea constante. Verlo por la calle, agenda abierta en mano y con el bolígrafo que pide a gritos un descanso, sería una rareza para muchos, para él, su guión diario. //// Gabino Manguela Díaz es ese que cotidianamente dice “mirar con los ojos de la sociedad” y define al periodismo como “la información desde distintos tipos de ángulos”. Desde el periódico Trabajadores, este excepcional profesional ha dicho lo que quiere, porque su concepción parte de que “casi todo se puede publicar en dependencia de la forma en que el periodista aborde el problema”. //// Las dificultades de la gente han sido reflejadas por Manguela en trabajos que han penetrado importantes puertas. Para él, un buen periodismo “tiene que parecerse al medio, a las circunstancias, a la sociedad en que se desarrolle”. //// Sus reportajes son “clases magistrales” para cualquier estudiante o profesional de la información. Según Gabino, la fórmula es “no situarse nunca por encima de quien nos va a leer”, “ni salir con una lupa a la calle, hay que investigar de las formas más disímiles”. //// Su premisa: “Para hacer periodismo tiene que haber deseos y ganas de trabajar”, hacen de Manguela desde su profesión, un luchador constante por el perfeccionamiento de la sociedad. (ROBERTO MÁRQUEZ LÓPEZ DE VIVIGO)

MÁS QUE UNA CONVERSACIÓN… Nosotros, los estudiantes de primer año de Periodismo, tuvimos la oportunidad de intercambiar con el periodista del semanario Trabajadores, Gabino Manguela Díaz, el 2 de abril. Durante más de dos horas de conversación, nos enseñó sus experiencias en la realización de sus trabajos, especialmente los reportajes. //// Tengo más suerte que los compañeros de mi clase, pues trabajé con él durante un mes de prácticas, sentí su entusiasmo en cada trabajo y amor eterno con esta noble profesión. //// A través de compartir, sentimos más el amor por la carrera que escogimos y respetamos a las personas, que están ejerciendo en este campo. //// Sin duda, encontrar un periodista que tiene tantas experiencias es una buena oportunidad para todos los estudiantes de Periodismo. De ahí, podemos adquirir más conocimientos de la realidad, y mejorar las habilidades para realizar los trabajos. (ANH NGUYEN HAI)

LA ENSEÑANZA DE LA EXPERIENCIA. Para todos los estudiantes de cualquiera carrera, los intercambios con otros expertos de su profesión siempre desempeñan un rol recomendable y periodismo no es una excepción. Por la tarde del día 2 de este abril, los futuros periodistas de la Universidad de La Habana acumulamos valiosas experiencias sobre la elaboración de un reportaje, durante más de dos horas con Gabino Manguela Díaz, periodista de semanario  Trabajadores. //// Como expresó el reportero, el reportaje es el género periodístico que contiene más requisitos y retos. No obstante, una vez se realiza bien puede lograr una gran influencia. //// Cada historia que compartió sobre su labor en este género, fue una inolvidable experiencia en su camino profesional. Para mí, no solo es la enseñanza que me acompañará siempre al escribir cualquier género de periodismo, sino también, es lo que me recuerda para perfeccionar mi ética como un periodista. Porque lo más importante que me impresionó en este intercambio fue que sin amor al trabajo, no se puede hacer bien. (LAM NGUYEN THANH)

UN REPORTERO DE LA VIDA. Miro el reloj, 4:00 de la tarde. Tengo calor, sueño y ganas de ir para mi casa. Llega la profesora con prisa pidiéndonos que recojamos un poco el aula. «Recuerden que tenemos un invitado», dice. Deseo de todo corazón que sea alguien que valga la pena escuchar. ¿Qué si valió la pena escucharlo? Si, valió la pena. ////  Entra con su portafolio en mano y una sonrisa de esas que te hacen sentir que estás ante una compañía agradable. Presentaciones. Nos mira. Comienza a hablar. //// «Cómo se percatarán, no soy un buen orador, pero tengo muchas ganas de decir». Me quedé petrificada oyendo, saboreando cada palabra de un hombre con muchas luces. Repetía una y otra vez que había que hacer las cosas con el corazón, pues lo que carece de amor, está condenado al fracaso. //// Experiencias que solo se logran en la vida cuando se esfuerza el alma y se rectifica el ser a cada paso. Capaz de situarse en el lugar del pueblo, Gabino Manguela, periodista de Trabajadores, demuestra que para ser grande solo hay que intentar lo grande. //// En pocos minutos descubrí tantas maneras de ser dichosa que salí del aula con ganas de hacer más y mejor periodismo. Sentí la necesidad de viajar hasta la Isla de la Juventud y escribir un reportaje sobre una vaca maravillosa o poner los puntos sobre las “i” en cuanto a problemas que aquejan a la sociedad se trata, pero, sobre todo, sentí respeto por esa persona capaz de inspirar a una nueva generación con sus palabras de orador “inexperto”. (ANA LAURA PALOMINO)

PINCELADAS DE UNA TARDE CON GABINO. «La mejor investigación para un reportaje es la propia vida», dijo Gabino Manguela, redactor del semanario Trabajadores, a los estudiantes de primer año Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. //// Los alumnos que aún no lo conocíamos, nos habíamos hecho una pequeña idea a raíz de sus reportajes y del cariño con el que la profesora Iraida nos hablaba de él. Ella nos decía que, además de excelente periodista, era muy buen amigo. //// Entonces, la tarde acordada para la conferencia, descubrimos a un hombre robusto, alto, de piel morena, muy carismático y, sobre todo, sencillo, que nos dio importantes consejos para desempeñarnos bien en nuestra carrera. //// Lo que más resaltó fue la voluntad con la que debe trabajar un profesional de la prensa. Apuntó que, además del talento, debemos tener siempre deseos de hacer, de investigar, de informar, porque el periodista trabaja a todas horas. //// «A veces vamos por la calle y vemos algo extraño, y ahí mismo está la noticia, el reportaje», nos comentó. «O puede que estemos en la casa viendo el televisor, y de repente se nos ocurra una idea para nuestro trabajo: ¡tenemos que dejar lo que estábamos haciendo y ponernos a redactar!». Todos, puesto que hemos vivido experiencias similares, asentimos ante el comentario. //// Nos recomendó, además, que si amábamos nuestra profesión, nunca desistiéramos ante las a veces inevitables oportunidades en que nos ordenan volver a investigar, a entrevistar, a escribir, porque todo ese proceso no cumple otra función sino ayudarnos, crearnos mayor capacidad profesional. //// Apuntó también que es de gran importancia la forma en que tratemos a los lectores: «No pueden situarse nunca por encima de aquel que los va a leer, que quizás es más observador, más juicioso que ustedes mismos. Hay que forjar un vínculo, lograr que el público crea y se sienta parte de lo que escriben. Tienen que redactar como si ustedes fueran los propios receptores, situarse en su posición». //// Y se adentró en el tema del público cubano, al cual calificó de asiduo lector de periódicos, excelente analista y crítico. //// La verdad, fue una tarde muy provechosa, que terminó con la esperada y tradicional foto del grupo junto a nuestro invitado especial, colega y nuevo amigo. (JANELLE PUMARIEGA SANTANA)

S.O.S INTERPRETACIÓN. La implementación del periodismo interpretativo en la prensa cubana es una necesidad urgente que debemos tomar en cuenta todos, afirmó Gabino Manguela, periodista del semanario Trabajadores, en un encuentro realizado con los estudiantes de Periodismo de primer año en la Facultad de Comunicación de La Universidad de La Habana (UH). //// Manguela considera que la interpretación es imprescindible para la prensa actual, por lo que se deben sumar esfuerzos para que principalmente en los periódicos de tirada nacional, que son a los que el público tiene mayor acceso, se incremente la implementación de esta modalidad periodística. //// En el encuentro estaba presente, además, la periodista y profesora de la Facultad de Comunicación de la UH, Iraida Calzadilla, quien estuvo de acuerdo también con la necesidad de fomentar el periodismo interpretativo en los medios de la Isla y en tratar de rescatarlo del olvido de una vez y para siempre. //// La charla transcurrió entre anécdotas y debates sobre el papel de la prensa en los nuevos tiempos, con la esperanza de que las nuevas generaciones de profesionales del periodismo encuentren el modo de salvar y preservar la interpretación. (RAYMON DARIEL RODRÍGUEZ GONZÁLEZ)

UN PERIODISTA DE DETALLES. Hay muchos tipos de periodistas; desde los que se dedican a la cultura, el deporte, la política y la economía, hasta aquellos que se especializan en la cotidianidad, en esos detalles simples y a veces imperceptibles que hacen las grandes diferencias en nuestra sociedad. Uno de ellos es Gabino Manguela, reportero del periódico Trabajadores, quien, armado con su palabra siempre precisa y certera y con una pasión asombrosa hacia todo aquello que nos hace cubanos, ha desarrollado un estilo humanista propio dentro del periodismo, un estilo que lo caracteriza y lo engrandece. //// Leer sus trabajos es una invitación a recorrer las calles de la ciudad, la que llena de baches y un poco sucia nos ha visto crecer y nos enamora día y noche; a dialogar lo mismo con un zapatero que con un joven deportista con sueños olímpicos; leer sus trabajos es leer ese periodismo tan cubano, tan modesto, pero a la vez revelador, que nos enseña lo que está delante de nuestros ojos y que a veces no queremos ver. //// “Un reportero de clase”, así nos lo presentaron cuando vino a hablarnos sobre el reportaje y el periodismo en general. Más que una conferencia, la conversación con Manguela nos permitió vislumbrar los secretos para imitar tan honorable trayectoria: modestia, amor, entrega y sacrificio, aunque para él el quid de la cuestión se esconde siempre en los detalles, esos que marcan la diferencia y que son un verdadero motivo de orgullo. (GABRIELA RODRÍGUEZ–LOECHES)

REPORTERO EN TODO MOMENTO. Gabino Manguela no es un periodista común. Trabajar para él no es tal cosa, pues narrar las vivencias de los cubanos, llena de regocijos y tristezas, es su vida. Siempre desde la distancia profesional, y con una sonrisa en todo momento, es capaz de captar las emociones humanas, pues más allá de los hechos, los hombres siempre perdurarán. //// Gabino llegó al grupo de Periodismo para darnos algunos trucos y vías que permitirían adentrarnos en el mundo de los reportajes. Pero fue más que eso, Gabino nos ayudó a entender la verdadera esencia del periodismo, nos mostró que más allá de la intencionalidad, el género o la situación elegida, lo que importa es cómo influimos en las vidas de nuestros lectores. //// Como yo, muchos somos los jóvenes periodistas que día a día nos acercamos más a la profesión, y cada vez tenemos más dudas sobre qué o cómo escribir. Él, sin embargo, nos despojó de ellas, pues los intereses humanos son tan grandes que alguien siempre se identificará con un tópico elegido, más aún si se presenta con el adecuado tono y sensibilidad. //// Gabino Manguela no es un periodista común, es un profesional que convierte las desgracias en crónicas, las alegrías en comentarios, los grandes problemas en grandiosos reportajes, pero siempre, manteniendo la sensibilidad humana como bandera. (ALEJANDRO ROJAS ESPINOSA)

UN REPORTERO DE EXCELENCIA. Gabino Manguela es un periodista diferente. Su vasta experiencia en los medios nacionales, sumada a ese afán interminable de investigar y una peculiar manera de escribir, enfocada siempre en el elemento humano, lo hacen gozar de gran respeto y admiración dentro y fuera del gremio. Son muchos los jóvenes reporteros que acuden a él en busca de guía y consejo se encuentran siempre, para suerte de ellos,  una sonrisa y  respuesta afables. //// Sus trabajos no son más que el reflejo del sentir cotidiano. Y es que Manguela ha desarrollado a lo largo de los años un olfato envidiable y una pericia maestra para narrar las alegrías y carencias de los cubanos, siempre desde lo profesional, pero nunca haciendo oídos sordos de ese sentir tan profundo y arraigado que caracteriza a los que vivimos de este lado del mundo. //// Con un arsenal infinito de conocimientos, algunos académicos y otros ganados a golpe de sol y calle, se presentó Gabino ante mi grupo de Periodismo para darnos pistas sobre cómo hacer buenos reportajes, para enseñarnos algunos truquillos que nos ayudarán ser, más que buenos periodistas, más que buenos reporteros, mejores seres humanos. //// Gabino Manguela dejó una imagen en mí: la de un cubano cronista de su tiempo, la de un periodista como pocos, la de un reportero de excelencia. (JAVIER ROQUE MARTÍNEZ)

SER UN BUEN PERIODISTA, SER UNA BUENA PERSONA. Los estudiantes de primer de año Periodismo tuvimos la oportunidad de intercambiar con el periodista del semanario Trabajadores, Gabino Maguela Díaz, mediante este encuentro, el reportero nos dio ideas de lo que debemos hacer con nuestro futuro en la carrera de periodismo, un camino lleno de dificultad y retos: “Eso es un camino largo en el que necesitamos avanzar con espíritu, motivos y entusiasmo cada día”, dijo. //// Cuando se nace, nadie sabe qué va a ser, pero es cierto que hay un destino para cada uno, en nuestro caso, es ser periodista. Al principio, cuando logramos la oportunidad de aprender esta carrera sacrificada, pero muy hermosa, no sabíamos cuánta dificultad debíamos enfrentar. De las clases que nos imparten en la Facultad, de los trabajos prácticos y las experiencias que logramos en cada cobertura, de preguntas que de forma incorrecta realizamos a un entrevistado, desde las pequeñas trampas hasta las más grandes, entendemos que debemos prepararnos bien antes de llegar a entrevistar a alguien, es como antes de salir a la vida como  adultos. //// Creemos que podemos trabajar bien en la carrera y ser buenas personas, mejorándonos cada minuto. Una nueva generación siempre necesita las lecciones desde las generaciones anteriores para que tengamos una conexión, para que heredemos los conocimientos y los hagamos más brillante cada vez más. (THU TRAN LE ANH)

LA ESCUELA DE LA EXPERIENCIA. A veces la inexperiencia propia de un estudiante hace que se lance sin ningún tipo de cuidado ni preparación a las más difíciles vertientes de una profesión, saltándose todo proceso de aprendizaje y creyéndose ya capacitado para superar los muros que toda disciplina impone. No se da cuenta de pronto que el impacto fue tan fuerte que ya es imposible recuperarse y trepar la barrera como debe ser. //// Eso me enseñó Gabino, la humildad con que debe empezar un periodista para poder consagrarse en un futuro. Todo tiene su ritmo y no debe acelerarse forzosamente. //// Gabino, pese a ser un periodista consagrado, llegó al aula con su bolsa de pan y tomates para contarnos de sus “no tan buenos trabajos del principio”. Quizás no se dio cuenta de su aporte, pero desde ese momento aterricé y dejé de creerme un estudiante capaz de lograr cosas que sólo la experiencia puede lograr. //// Gabino me ayudó a encontrarme conmigo mismo. (CAMILO VILLA JUICA)

UN MODELO PARA LOS PERIODISTAS JÓVENES. La conferencia sobre periodismo del reportero Gabino Manguela, del periódico Trabajadores, fue un encuentro muy útil y valioso no solo para mí sino para todo el grupo. //// Antes del encuentro, me ponía ambiguo y dudaba con el periodismo interpretativo, aunque había leído varios documentos y trabajos de este tipo. Pero con un gran conocimiento en los medios nacionales y las experiencias propias, Gabino nos ha llamado la atención de una manera simpática y afectuosa, dado muchos consejos precisos para hacer buenos reportajes o cómo se puede mejorar el estilo de escribir. //// Gabino, magnífico reportero del periódico Trabajadores, nos dejó muchas impresiones y  también reflexiones sobre un modelo a seguir por los jóvenes. Espero que podamos tener algunos encuentros interesantes y beneficiosos así en próximas clases. (HUY VU QUANG)

ELOGIO AL TALENTO

DAIRON MIRANDA

“Gabino, periodista de la cotidianidad…”
Iraida Calzadilla

Gabino Manguela fue,
con pura seguridad,
un día a la Facultad
y asombrado me quedé
por lo que allí capté
acerca del periodismo:
periodista es uno mismo
más allá de todo estudio.

Y me resultó un preludio,
para entender su humanismo.

Padre, amigo, profesor,
del suceso cotidiano,
ejemplo de buen cubano
comprensivo y defensor.
En fin, un gran “malhechor”
si hablamos de ser atento,
profesional y contento
buscando el furtivo dato.

Y ese espíritu, sensato,
me preparó con talento.


 

14/07/2013 06:35 islalsur #. Entre colegas


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris