Facebook Twitter Google +1     Admin

IMAGEN Y VOZ DEL PLANETA

20130719143719-janelle.jpg

Los habitantes de La Habana consideran que la televisión es el medio por el que más se informan sobre medio ambiente. Pero, ¿influyen los productos dedicados a dicha temática en la toma de conciencia de la población?, ¿tienen hoy día la calidad necesaria?

JANELLE PUMARIEGA SANTANA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Alrededor de las nueve de la noche, la familia cubana se reúne en torno al televisor para disfrutar de la telenovela. Pero antes de que “la bolita” de Cubavisión empiece a dar vueltas, puede que Acualina hable acerca de la necesidad de proteger las aguas, o quizás un enigmático cuerpo de cartón clasifique las botellas para ser recicladas en materias primas, o la niña de un dibujo animado, preocupada porque los árboles están perdiendo todo su cabello, exhorte a repetir con ella que es necesaria la poda responsable.

Sin duda, la Televisión Cubana ha dado cabida en su programación a los spots de temática ambiental. Y no solo es frecuente encontrarlos en los horarios de gran audiencia, sino que en cualquier momento del día podemos visualizar imágenes encaminadas a la toma de conciencia en cuanto a la protección de nuestro entorno y sus recursos.

Y resulta conveniente preguntarse, ¿son realmente determinantes estos mensajes para el logro de una buena educación ambiental  en la población cubana?

El Centro de Investigaciones Sociales (CIS) del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), en coordinación con el Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), realizó en octubre de 2012 una encuesta a 439 habaneros para comprobar su conocimiento en materia ambiental y la repercusión que en ellos tienen los programas sobre esta problemática.

El informe de dicha investigación, elaborado por la licenciada Taimelys Cuellar, reveló que la televisión es el medio por el que más se informan sobre el tema los capitalinos, con el 97,1 por ciento de los encuestados a su favor.

Sin embargo, el 61,5 por ciento de los individuos tiene una definición de medio ambiente muy limitada, en la que solo engloban a los elementos naturales, como mares, bosques y suelos, y omiten todo lo creado por el hombre, aunque también forma parte de ese enorme concepto.

La situación refleja cuán grande es el protagonismo de los mencionados spots en aras de crear una conciencia ambiental, y lo  detallado que resulta el trabajo a realizar en busca de mensajes claros, precisos, que nos libren de un conocimiento a medias.

El deber ser

Víctor Ricardo Molina, especialista en comunicación audiovisual de la Agencia de Medio Ambiente (AMA), explica que un spot debe durar alrededor de 30 segundos y dar la información correcta con un lenguaje sencillo.

«Los realizadores deben tener buena capacidad de síntesis, para lograr transmitir correctamente su mensaje en ese breve período de tiempo. Además, las imágenes y la música tienen que impactar, pues se juega  también con la psicología del receptor», agrega.

María Febles, profesora colaboradora de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana y especialista en medioambiente, expresa que para  llegar a la conciencia de las personas es preciso conocer las necesidades y motivaciones de la población y satisfacerlas. Concluye que es preciso que las escenas que recreen se acerquen lo más posible a lo que hacen las personas diariamente.

Lo que está siendo

René Roca, coordinador del equipo de realizadores del ICRT, informa que la Dirección de Propaganda y Publicidad tiene la función tanto de realizar como de recibir los materiales provenientes de las instituciones relacionadas con Medio Ambiente, como CITMA, AMA o la Oficina Técnica de Ozono.

«Una vez en nuestras manos, evaluamos el material por el contenido. Si consideramos que es bueno y está bien tratado, lo enviamos a Gestión de Control de la Calidad, y ya aprobado, con todos los documentos necesarios, está listo para salir al aire», explica.

Roca considera que hay una mejoría en la calidad: «Por ejemplo, el ganador en 2012 del Gran Premio del Concurso Imagen de Cristal, en el cual compiten audiovisuales encaminados al bien público, resultó la Campaña por el Reciclaje, de la realizadora Ana Margarita Moreno». Aun así, señaló que continúan las deficiencias, porque en muchos casos la información queda inconclusa.

Mensajes incompletos y falta de preparación

Lídice Castro, especialista en educación ambiental del CITMA, opina que el problema de los mensajes incompletos se debe fundamentalmente a la falta de preparación de los realizadores. Cita como ejemplo un material relacionado con la lucha contra el mosquito Aedes Aegypti, en el cual hablan acerca de la importancia de hacer agujeros a las latas. « ¿Y después qué?», se pregunta la especialista. «Falta decir que las latas deben ser arrojadas a la basura o recicladas: para lograr crear una conciencia ambientalista en el espectador».

Agrega que «la temática de medioambiente no es sencilla, para abordarla se necesita un alto grado de especialización, y considero que eso nos falta». No obstante, aclara que se labora sobre la base de erradicar el problema, pues en 2012 se firmó un convenio entre el ICRT y el CITMA para promover la capacitación de los realizadores mediante cursos, conferencias y talleres.

Gloria López, ama de casa del capitalino reparto de San Agustín, considera que «son frecuentes los anuncios que quieren decir mucho y al final no dicen nada, y asimismo podemos ver otros que quizás comiencen con una buena intención, pero al final no se concretan, por ejemplo, los de la campaña Bioma».

Luis Alberto Morales, joven que cumple el servicio militar, señala que la música utilizada en varios de los spots, lejos de llamar la atención acerca del peligro que representa, por ejemplo, la pérdida de la biodiversidad, crea un efecto de somnolencia, ligado a las imágenes paisajísticas a las que acompaña: «De ahí la no comprensión de la idea que se intenta transmitir».

«Pero no todos los spots son así», afirma Angela Gómez, vecina de Centro Habana, «he visto materiales muy bien elaborados, con mucho “gancho”: el que habla acerca de la pérdida de quince metros de playa en los últimos treinta años, los de Repite Conmigo... Y lo mejor es que están hechos para todo tipo de público: niños, jóvenes y adultos pueden identificarse fácilmente con estos trabajos».

Temas “flojos”

Hay muchos spots de calidad, pero otros se quedan por debajo del nivel que exige la materia en cuestión. Sucede que no todos los spots que pueden calificarse de buenos abordan todas las problemáticas medioambientales en su totalidad. Y suponiendo que los de baja calificación lo hagan, porque tratan el tema de manera incorrecta.

De acuerdo con la investigación del CIS, la población habanera identifica como los principales conflictos la destrucción de la capa de ozono, el cambio climático, la contaminación de las aguas marinas, los desechos sólidos en las ciudades y la deforestación. Sin embargo, la pérdida de la biodiversidad no es vista como un problema, aún cuando se reconoce que dicha temática es abordada con frecuencia.

Yania Rodríguez, artesana del municipio La Lisa, se queja porque ve más anuncios de flora y fauna extranjeras, abundantes, que de especies cubanas en peligro de extinción.

Según el informe de Cuellar, los académicos afirman que el conflicto que más afecta a nuestro país hoy día es la degradación de los suelos, pero los ciudadanos encuestados lo ubican en el puesto número siete en la escala de problemas sobre los que reciben más información.

Yamilet Castillo, especialista en Gestión Documental del Buró de Información del CIS, destaca que la investigación refleja también un desconocimiento casi total de las consecuencias de la extinción de fuentes de energía no renovable y el aumento de la densidad poblacional.

La especialista Castro añade que tampoco se habla mucho de los efectos del uso inadecuado de productos químicos tales como detergentes, desinfectantes y hasta las grasas para cocinar. ¡«Con lo que la población cubana los utiliza!», dice. «Nunca he visto un spot que trate de eso», corrobora Nilda Santiesteban, residente y trabajadora del municipio Playa.

Sin embargo, Ana Gascón, vecina del reparto Toledo, manifiesta que sí ha visto spots acerca de sustancias químicas dañinas, pero señala que son muy pocos, al compararlos con la cantidad dedicada a la desforestación y la contaminación de las aguas.

Repite Conmigo, ejemplo a seguir

A pesar de los diversos criterios, de la diferencia de calidad entre unos y otros audiovisuales, los especialistas coinciden al poner como ejemplo de buen spot ambientalista a la campaña Repite Conmigo, de la realizadora Ana Margarita Moreno, y patrocinada por la Fundación Antonio Núñez Jiménez para la Naturaleza y el Hombre.

Joel Hernández, trabajador del programa de Educación Ambiental y Conservación de la Biodiversidad en dicha fundación, expresa: «Creo que el éxito de esta campaña se debe a la labor en equipo. Su realizadora, que en estos momento se encuentra brindando servicios en el exterior, siempre tuvo en cuenta las consideraciones de todos los compañeros de trabajo, quienes aportaron muchos elementos novedosos en cuanto a la manera de sugerir el mensaje».

Leila Patallo, estudiante del preuniversitario José Miguel Pérez, de Plaza de la Revolución, mostró su agrado con esta serie de spots al afirmar: «Me encanta. Los anuncios son modernos, la mezcla de imágenes y música resulta muy compatible, y lo que más me gusta es cómo una frase tan breve al final del spot se une a todo el trabajo audiovisual y es capaz de movernos tanto la conciencia».

¿Mejora la educación ambiental?

Si la televisión es el medio que más informa a la población, es necesario reforzar el trabajo en la elaboración de los mensajes audiovisuales de medioambiente, así como tener en cuenta la inclusión de las problemáticas menos abordadas, pues una mayor calidad conlleva a una población más informada y consciente. Por tanto, se logra una mejor educación ambiental.

«Mi nieto tiene ocho años y ha crecido viendo los mensajes de Acualina. Él va a la playa y por nada del mundo arroja un papel ni en el agua ni en la arena», comenta Regla Hernández, residente del municipio La Lisa.

Dariel Arencibia, futuro estudiante de Estomatología, cuenta: «Un día estaba apurado y  necesitaba botar un desecho que lleva en la mano, y  por no querer caminar hasta el cesto de basura lo lancé en medio de la calle. Ese mismo día, cuando llegué a mi casa, encendí el televisor y lo primero que vi fue un anuncio acerca de la importancia de utilizar los contenedores de basura. Nunca más he vuelto a tirar algo en medio de la calle».

Así también piensa la estudiante de Historia del Arte, Dayma Crespo: «Si no encuentro un cesto de basura, guardo el desecho en mi bolso hasta que aparezca uno o hasta llegar a mi casa”.

Esta puede ser la opinión de muchos, y si puede ser de muchos, podrá ser, por qué no, de todos. Quizás la responsabilidad de la educación ambiental no recaiga completamente en los spots de la televisión, pero si estos son portadores de una buena calidad, ayudarán a las personas a poner parches al ozono y a plantar semillas de aire limpio en nuestra Isla y en el planeta.

Pie de foto: La campaña Repite Conmigo ha tenido gran aceptación en el público cubano.

Ficha técnica: 

Tema: Los spots sobre medioamiente en Cuba.

Objetivo principal: Analizar la influencia de los spots ambientalistas en la conciencia y comportamiento de la población cubana.

Objetivos colaterales: Valorar la calidad de estos mensajes, mediante el criterio de especialistas y no especialistas. Dar a conocer el resultado de una investigación realizada a la población habanera acerca de su cultura ambiental y la influencia de los medios de comunicación en ella.

Estrategia de fuentes:

Entrevistar a un especialista en educación ambiental,  un realizador de audiovisuales, un psicólogo, un especialista en publicidad, y ciudadanos que opinen acerca de cómo influyen en ellos los spots de medio ambiente.

Soportes:

Hecho: Influencia de los spots ambientalistas en la conciencia de la población.

Contexto: La televisión es el medio por el que más se informan los habaneros acerca de medio ambiente, según investigación realizada entre finales de 2012 y principios de 2013.

Antecedentes: Menor calidad de spots ambientalistas

Proyecciones: Necesidad de aumento de la cantidad y calidad, así como en la preparación de los realizadores para un mejor conocimiento y  comportamiento de la sociedad cubana.

Estrategia de fuentes:

Informe de encuesta realizada por el CIS y el CITMA. Documental. Juicio analítico.       

Víctor Ricardo Molina. No documental. Juicio analítico, de experto.

María Febles. No documental. Analítico, de especialista.

René Roca . No documental. Analítico, de experto.

Lídice Castro. No documental. Analítico, de valor, de especialista.

Gloria López. No documental. De valor, de implicado.

Luis Alberto Morales. No documental. De valor, de implicado.

Angela Gómez. No documental. De valor, disyuntivo, de implicado.

Yania Rodríguez.  No documental. De valor, de implicado.

Yamilet Castillo. No documental. Analítico y de especialista.

Ana Gascón. No documental. De valor, de implicado.

Joel Hernández. No documental. De valor, de especialista.

Leila Patallo. No documental. De valor, de implicado.

Regla Hernández. No documental. De valor, sintético, de implicado.

Dariel Arencibia. No documental. De valor, sintético, de implicado.

Dayma Crespo. No documental. De valor, sintético, de implicado.

Tipo de título: Genérico.
Tipo de entrada: Descriptiva.
Tipo de cuerpo: Por bloques temáticos.
Tipo de transiciones: Subtítulos, muletillas y repetición de conceptos mediante textos diferentes.
Tipo de cierre: De instancia a la acción.

19/07/2013 07:37 islalsur #. Medio Ambiente


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris