Facebook Twitter Google +1     Admin

REGGAETON: ¿UN DAÑO A LA CULTURA FEMENINA?

20130904224551-montenegro-angela.jpg

ÁNGELA MONTENEGRO,
estudiante de quinto semestre de Comunicación Social,
Universidad Cooperativa de Colombia, sede Bogotá. 

Hace ya bastante tiempo que la industria musical está hipnotizada por el reggaeton, y el nicho ha llegado a todos los sectores sociales, pero, sobre todo, ha penetrado con mayor fuerza en los jóvenes -llegando a desplazar otros géneros musicales-, quienes prefieren escuchar música distorsionada y con mensajes como “Yo te miro y te imagino con ropa haciendo el amor” (Alberto Style), mensajes que incitan a la promiscuidad y la infidelidad; es una música que no tiene riqueza vocal ni mucho menos cultural.

Existen dos versiones sobre el origen del reggaeton: unos afirman que nació en Panamá, mientras que otros acuñan que en Puerto Rico, donde, además, procede la mayoría de los cantantes de este género. El reggaeton se deriva del reggae jamaicano, pero también recibe influencias de diferentes géneros como el hip-hop norteamericano y diferentes ritmos boricuas, según referencia de la página de internet www.reggaeton-in-cuba.com/esp/historia.html.

Ahora bien, no se puede negar que es un ritmo pegajoso y finalmente se contagia, y ¿quién no lo ha bailado por lo menos una vez en alguna una fiesta? La respuesta sería con toda seguridad que la mayoría de nosotros, me incluyo, pero eso no quiere decir que sea mi música predilecta, ni que esté de acuerdo con su contenido grotesco, pues pienso que es una forma de maltratar a las mujeres ya que la mayor parte de las canciones tienen contenidos sexuales dedicados al género femenino.

Esto ha contribuido para que por un lado, el machismo se siga propagando y las mujeres continúen siendo maltratadas y denigradas; por otro lado, para que ellas entren en el juego de que la liberación femenina y la igualdad de género es cuestión de perder los valores propios de la feminidad.

Entonces, ¿cuál será el sentido romántico que los jóvenes que algún día serán adultos le ofrecerán a sus parejas? Ninguno, porque ver a las mujeres como un objeto sexual y de consumo no tiene nada de romántico, al contrario, en pleno siglo XXI nos estaríamos devolviendo a la época en la que las mujeres buscaban ser reconocidas como personas, como seres llenos de valores y virtudes que no sólo se limitaban a cuidar a los hijos y a hacer las labores del hogar, y que estaban cansadas de ser víctimas de sus esposos machistas.

Cabe destacar que en la sociedad actual no se trata de ver quién es mejor, si los hombres o las mujeres, sino de que se vean con respeto, como personas que conservan una identidad y que no merecen ser maltratadas ni pisoteadas, mucho menos por un género musical.

Ahora presento otro interrogante: ¿qué quedará plasmado en la mente de los jóvenes que actualmente están influenciados por el reggaeton? Seguramente guardarán en su memoria que sentimientos como el amor no son importantes, que el sexo no tiene ninguna trascendencia en la vida y no se arraiga a una relación, que simplemente los momentos se viven y no hay nada más allá. Esto sería la involución de una juventud inconsciente de sus actos.

Para no ir más lejos, quiero invitar ante todo a las nuevas generaciones a reflexionar sobre qué tipo de música escuchan, porque realmente el reggaetón no enriquece sus valores ni su cultura. Más bien les aconsejo que exploren otros géneros que tengan letras amables como los boleros, la salsa y hasta el mismo vallenato. Si les parecen muy anticuados escuchen cualquiera… ¡menos reggaetón!


 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris