Facebook Twitter Google +1     Admin

RECUPERANDO ESPACIOS PERDIDOS, BOGOTÁ DANZA

20130925231719-camila.jpg

CAMILA ARIAS,
estudiante de cuarto semestre de Comunicación Social,
Universidad Cooperativa de Colombia, Sede Bogotá.

El ballet, que estuvo estigmatizado por más de 50 años en Bogotá, retoma de nuevo espacios culturales de la capital que se creían perdidos y reaparece para traer grandes recitales y reconocidas y tradicionales obras que se encargarán de atrapar y cautivar al público.

Academias como el Ballet Anna Pavlova y la Escuela de Danza Umaima Shek, entre otras, han permanecido por más de 50 años enseñando la práctica y el amor por esta danza clásica a una mínima cantidad de estudiantes interesados, generando un bajo índice de interés en lo que al ballet respecta.

Con el pasar del tiempo, y con la llegada de las nuevas tecnologías se ha ido perdiendo el valor de las danzas clásicas, estas han sido desplazadas y reemplazadas por  los movimientos contemporáneos que aunque al igual que todo tipo de arte poseen un gran valor, no igualan la autenticidad y estilo que posee lo clásico y mucho menos la carga histórica que trae arraigada, es por esto que en la actualidad se ha estigmatizado y señalado lo clásico como aburrido y común generando en los jóvenes un desapego total por su genuina práctica.

Este año ha sido favorable para el ballet, pues un gran porcentaje de la juventud ha aprendido a apreciar  e identificarse con este, no solo valorando la música sino los movimientos y estéticas que nacen a partir de su praxis.

A partir del surgimiento de este nuevo interés y apreciación se han afianzado grandes proyectos en las diferentes escuelas y academias que han nacido en Bogotá; la alcaldía ha generado nuevos espacios donde pueden ejercerse los recitales innovadores que se han ido creando en los últimos meses, permitiendo a la juventud que aprecien este arte tener en momentos de enriquecimiento cultural.

Recitales como Hamlet, Romeo y Julieta, Cenicienta, Blanca Nieves, El lago de los cisnes, La bella y la bestia, entre muchos otros clásicos de la danza, serán ejecutados por compañías de menores, junior y juvenil a lo largo del 2014, y se llevarán a cabo en los principales teatros de la capital a lo largo del mes de octubre.

Las expectativas son muy altas, pues se espera que se den becas para algunos estudiantes que han sobresalido y sueñan con ir al extranjero a trabajar  en grades academias donde puedan llevar muy en alto el nombre de Colombia y demostrar que no importa cuanta tecnología exista, cuantas nuevas tendencias nazcan, porque si hay amor por la cultura, la danza y los escenarios artísticos, lo único que importa es el querer para el hacer.


 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris