Facebook Twitter Google +1     Admin

ABUSO SEXUAL EN NIÑOS

20131014143959-ingrid.jpg

INGRID ROJAS MARTINEZ,
estudiante de cuarto semestre de Comunicación Social,
Universidad Cooperativa de Colombia, Sede Bogotá.

El abuso sexual a menores de edad es más frecuente de lo que uno pueda imaginar, aunque no se puede tener un dato exacto ya que muchos no son denunciados, tal vez por miedo o vergüenza. Sin embargo, la mayoría de las familias no da importancia justa, puesto que no han sido víctimas de este nuevo problema.

Desde muy pequeños debemos inculcar a los niños que las partes íntimas no se deben tocar, que ningún extraño o familiar, bajo ninguna circunstancia debe  acariciar su cuerpo.

El abuso sexual se da en cualquier estrato social, es por eso que se debe estar precavido y enseñar al menor que debe contar cada una de las cosas que haga durante el día, es necesario tener una confianza entre familia, para que el niño tenga la capacidad de manifestar lo que no le gusta con más tranquilidad.

Según estadísticas y estudios, el 50 por ciento de las personas que comenten el abuso son extraños, el 43 son conocidos y el 7 son parte del núcleo familiar.

Si un menor de edad está siendo abusado sexualmente va a tener cambios notables;  tal vez no va a poseer todos los síntomas, pero puede padecer alguno de estos: depresión, alteraciones, trastornos alimenticios, alejamiento en entornos públicos. Es importante que la comunidad se encuentre enterada de tales indicios, ya que será más fácil detectar si algún familiar está siendo víctima.

Hoy en día la palabra sexo es más nombrada y existe una nueva formación al respecto en la que se explica desde muy temprana edad lo que es, las causas, consecuencias. La población cree que ya no hay problemas de abuso, tal vez es por eso es que el tema no muestra mayor relevancia o será que nos queremos hacer los ciegos para no enfrentar este problema que nos está invadiendo.

Cómo es posible que se hable de una sociedad moderna, cuando al enfrentar casos como estos no se sabe exactamente qué hacer. Hay que tomarse la molestia de investigar; la verdad, eso me irrita, es imposible no llenarse de ira cuando se conoce que un ser indefenso es el que está padeciendo. Seamos realistas: ningún niño que sea abusado va a poder superar completamente un trastorno de tal magnitud.

Hay estudios que revelan que las personas con un estatus social elevado son las que menos denuncian los abusos. ¿Por qué?, la respuesta es muy sencilla: no quieren estar de boca en boca,  quieren seguir fingiendo que todo está bien y creen que por tener más dinero que otros no van a ser alcanzados por este tipo de problemáticas.

Para que el niño pueda superar mental y físicamente un abuso, es necesario el apoyo social y familiar, no recordarle datos específicos y, sobre todo, mantenerlo en terapia el tiempo que sea necesario.

Hago este llamado porque no quiero dejar a un lado el abuso sexual a niños, es algo que cada día afecta más a la sociedad. Para mí es importante que las personas al leer este documento reflexionen y que les quede rondando la pregunta: ¿estamos siendo actuantes para detener este abuso? Y si no es así, estamos a tiempo de aportar un cambio a la sociedad.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris