Facebook Twitter Google +1     Admin

ANA KARÉNINA, UN RETRATO DE LA SOCIEDAD RUSA

20140213015028-alejandro.jpg

La novela del escrito ruso León Tolstoi, presenta los tabúes y la situación de Rusia durante el siglo XIX mediante un sistema de personajes que entrelazan varias historias a la vez.

ALEJANDRO ROJAS ESPINOSA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Anna Karénina, novela del escritor ruso León Tolstoi, fue publicada por primera vez como libro en 1877, pues desde 1875 aparecía como suplemento de la revista “El mensajero ruso”.

El libro es calificado una de las obras cumbres del realismo y a su vez, la primera novela completa del autor. Aunque a su salida fue condenada como un romance de la alta sociedad, los escritores Fiodor Dostoyevski y Vladímir Nabókov la denominaron como una obra de arte que dejaba ver la magia de Tolstoi.

La novela está dividida en ocho partes, mas en su totalidad demuestra la falsedad reinante en la élite de Rusia durante el siglo XIX.  Anna Karénina, el personaje principal de la obra, es una dama de San Petersburgo que viaja para solucionar los problemas de su hermano, el príncipe Stepán Arkádievich Oblonsky ("Stiva"), quien por mantener un amorío con la institutriz de sus hijos tiene problemas con su esposa y manda a buscar a su hermana para que ayude a solucionar su conflicto.

El conde Vronsky, aunque no es el clásico “malo de las novelas”, es presentado como el antagónico de la obra, pues su empeño en las relaciones con Ana y luego su cobardía para enfrentar la sociedad, hacen que la Karénina sufra humillaciones y durante toda la obra tenga que pasar por situaciones embarazosas las cuales finalizan con su muerte.

A lo largo de la novela obra se nos presenta una época movida por el dinero, los intereses y, sobre todo, la hipocresía de los rusos adinerados, cual retrato fiel del tiempo en que Tolstoi escribe su libro.

El único personaje que se aleja del prototipo del período es Konstantín Dmítrievich Lyovin, un hacendado que llega a Moscú para proponer matrimonio a la princesa Kitty; pero esta lo rechaza porque espera una proposición de Vronsky que nunca materializa.

Konstantín regresa a su granja, dedicando su vida al trabajo, alejado de la ciudad, hasta que la princesa un día acude a él. Estudiosos de la obra, asocian a Lyovin como una representación del propio autor, quien veía en el dinero la perdición humana y trataba de alejarse de los anti valores reinantes en su país.

El libro, además de la forma con que entrelaza los personajes, diálogos y escenarios, demuestra la destreza de León Tolstoi. En una primera parte se muestra al hijo de Anna que juega con un tren antes que la dama parta; a su llegada a Moscú la Karénina advierte la muerte de un trabajador al caer en los raíles donde estacionó su ferrocarril y, además, conoció a Vronsky en ese instante, todo esto el autor lo relaciona al final con la muerte de su personaje principal en la línea férrea.

Anna Karénina es, sin duda, una de las mejores novelas de la época, una novela a la cual debemos recurrir para conocer sobre la historia rusa, pues mediante ella llegamos a comprender muchas cuestiones de esa sociedad y del mismo Tolstoi.

Pie de foto: Ana Karenina, un libro sobre amor, pasión y traición, en la Rusia del siglo XIX.

12/02/2014 18:50 islalsur #. Libros


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris