Facebook Twitter Google +1     Admin

SIEMBRA CONSERVACIONISTA EN CUBA

20140216131908-luar.jpg

El Instituto de Suelos apoya la introducción de nueva tecnología del cultivo para disminuir la degradación de la tierra. 

LUAR LÓPEZ DE LA OSA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Con el propósito de disminuir la degradación de la tierra, el Instituto de Suelos (IS) apoya la extensión de la agricultura de conservación en los territorios de Pinar del Río, Las Tunas y Guantánamo.

El sistema de producción agrícola se basa en el cubrimiento permanente de la tierra, ya sea por residuos de cosecha u otras plantas cobertoras, en la siembra directa sin remover el suelo y en el cambio de las plantaciones cada cierto tiempo (rotación de cultivos).

¨En la provincia más oriental de Cuba, el IS ha realizado investigaciones sobre la eficacia del método de siembra directa o de agricultura conservacionista en el país desde el año 2009 y el cambio en las propiedades del suelo es visible después de cuatro años del empleo de la técnica¨, dijo Bernardo Calero, director del IS. 

Debido a que los estudios realizados en Guantánamo, territorio perjudicado por un alto índice de degradación, obtuvieron resultados positivos en la disminución de la erosión del suelo, el instituto, de conjunto con entidades del CITMA, promueven ampliar la técnica a otros territorios de la Isla. 

El método del cultivo conservacionista es definido por el Servicio de Conservación de Fuentes Naturales de los EEUU, país que desarrolla la técnica, como todo aquel conjunto de operaciones de laboreo que, luego de la siembra del cultivo, deja hasta un treinta por ciento del suelo cubierto por rastrojo de las siembras.

La capa protectora de los restos de plantaciones permite el control de la evaporación del agua en el suelo. De esta manera, se prolonga la presencia de una reserva hídrica en el suelo que es aprovechada por el cultivo, especialmente en los períodos críticos.

“La presencia del rastrojo ejerce una protección directa al suelo sobre el efecto de la lluvia disminuyendo la erosión y esto es bastante importante en nuestro país que recibe altas precipitaciones”, aclaró Calero. 

Mediante este procedimiento no se realizan operaciones de labranza en el suelo, es decir, se prescinde del uso de maquinarias pesadas para remover la tierra. Esto contribuye a que la materia orgánica no se mineralice y sirva de abono a las plantaciones.

Otro de los beneficios de esta práctica es la reducción del consumo de combustible para las labores agrícolas, ya que es innecesaria la utilización de equipos pesados de laboreo.

Olegario Muñiz Ugarte, Investigador Titular del IS, afirma que al disminuir el uso de carburantes también decrece la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera y atenúa el efecto invernadero, fenómeno ambiental causante del calentamiento global.   

Los implementos necesarios en la siembra directa, sin laboreo en la cobertura, serán adquiridos en Brasil, país con experiencia en el empleo de la técnica agrícola.

Pie de foto: Aplicación de la siembra conservacionista en una  parcela de tierra guantanamera.

Ficha técnica:

Tipo de título: Genérico.
Tipo de lead: Sumario de Por qué.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide invertida + Dato adicional.
Primer valor noticia: Interés colectivo.
Otros valores noticia: Repercusión y Proximidad o cercanía.
Fuentes declaradas: Directas: Bernardo Calero, director de Investigación del Instituto del Suelo; Olegario Muñiz Ugarte, Investigador Titular del Instituto del Suelo. Documentales: Instituto del Suelo. Manual para el manejo del abonado verde en suelos dedicados a cultivos varios. La Habana: Instituto del Suelo, 2011.
Tipo de noticia: Ligera, blanda y simple.

16/02/2014 06:19 islalsur #. Medio Ambiente


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris