Facebook Twitter Google +1     Admin

ES MEJOR PRECAVER QUE LLORAR DESPUÉS

20140224142617-beatriz.jpg

Si está lloviendo, de inmediato desconecte los efectos electrodomésticos porque el Departamento de Daños a la Propiedad de la Empresa Eléctrica de La Habana no se responsabiliza por las roturas producto de inclemencias del tiempo.

Texto y foto:
BEATRIZ LOBAINA VALDÉS,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

En la Empresa Eléctrica de La Habana, ubicada en la Avenida  Independencia en el kilómetro seis y medio, municipio Boyeros, se encuentra el departamento que atiende los daños a la propiedad producidos por el servicio eléctrico.

El objetivo del departamento es atender las quejas de la población y los centros laborales, que acuden a este sitio por dificultades en el servicio eléctrico debido a fenómenos climáticos y a las oscilaciones del voltaje.

Sobre este controversial tema conversamos con la especialista de la entidad, Kenia Gómez Taylor, en su propio puesto de trabajo, en un ambiente tranquilo de manera aparente, pero cargado de tareas a cumplir y actas e informes a entregar por la especialista.

-¿Cuáles son las causas que

provocan daños a la propiedad?

Fundamentalmente están relacionadas con la caída del conductor primario sobre el secundario, entrada de corriente, neutros partidos en cables, en líneas de segundo nivel o flojas en la red. Otras razones que provocan incidentes son los errores en operación y mantenimiento de nuestros propios trabajadores.

Sin embargo, de todas las mencionadas anteriormente, la más significativa está vinculada con las cuerdas de aluminio sin los conductores correctos.

-¿Qué efectos producen estos fallos?

Un alto o un bajo voltaje que dañan las lámparas y los equipos electrodomésticos conectados en ese momento.

-¿Cómo se percibe en los

hogares el alto o bajo voltaje?

Lámparas “parpadeando” y en ocasiones desprendiendo humo por la quemadura de sus transformadores, refrigerador que no funciona porque se funde el termostato, teléfono inalámbrico sin corriente, etc.

-Ante esta problemática,

¿qué debe hacer el cliente?

La persona perjudicada debe llamar a la empresa y automáticamente esta informa el caso a la Organización Básica Eléctrica (OBE). La entidad designa los compañeros de la Guardia Eléctrica, que son las personas capacitadas para demostrarle a la población si procede el daño a la propiedad. En este momento se emite un documento llamado NT, que tiene un número que se le entrega al individuo para la elaboración de su posterior expediente de seguimiento.

-¿Qué tiempo tiene el  ciudadano

para realizar la reclamación?

Con ese NT, el consumidor debe presentarse en la Oficina de Atención al Cliente del OBE al que pertenece en un término de tres días hábiles.

-¿Cuál es la política de reposición

de los dispositivos dañados?

La Resolución 61 del 2009 en su artículo 18, expresa: “Si el o los equipos dañados a los usuarios ya no son comercializados en la red mayorista se sustituirán por otros que cumplan con las prestaciones de aquellos que se le afectaron a los clientes, según listado aprobado por el Consejo de Dirección de la Unión Eléctrica.”

-¿Y en caso de no ser así?

El mismo artículo continúa diciendo: “Si los aparatos dañados no pueden ser sustituidos por otros que cumplan con las prestaciones de estos, entonces podrán ser sustituidos por otros de diferentes prestaciones, pero de similar valor, siempre que el afectado este de acuerdo”.

-Recomendaciones a los consumidores (...)

Si no están utilizando los equipos hay que desconectarlos de la corriente; por inclemencias meteorológicas no se reponen.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris